5 ejercicios durante la gestación

Daniela Castro · 5 octubre, 2018
Hacer ejercicios durante la gestación puede promover el bienestar físico y mental de la futura madre, a la vez que prepara su cuerpo para el momento del parto.

Hacer ejercicios durante la gestación tiene múltiples beneficios tanto para la madre como para el bebé que viene en camino. Aunque durante esta etapa se deben evitar las rutinas vigorosas, algunas actividades pueden mantener alejado el sedentarismo.

Esto permite que la futura madre afronte con más optimismo el momento del parto, ya que sentirá su cuerpo más saludable y preparado. De igual forma, podrá disfrutar esta etapa con más plenitud, pues tendrá menos malestares o complicaciones.

Sin embargo, es importante tener en cuenta las recomendaciones médicas, ya que hay casos puntuales en los que se deben evitar ciertas prácticas deportivas. ¿Cuáles son los ejercicios recomendados? ¿Existen riesgos al practicarlos? ¡Descúbrelo!

Beneficios de hacer ejercicios durante la gestación

Los ejercicios más recomendados

 

La práctica de ejercicios durante la gestación es un tema que siempre ha causado dudas. Si bien se pensaba que podía ser perjudicial para el bebé, en la actualidad es uno de los hábitos más recomendados para llevar un embarazo saludable.

Por supuesto, no se trata de seguir un régimen estricto o de alta intensidad. Lo que se propone es mantener una rutina de entrenamiento de bajo impacto, que permita mantener el bienestar físico y mental en esta etapa. Veamos a continuación sus principales beneficios:

  • Ayuda a disminuir los dolores de espalda.
  • Mejora y corrige la postura corporal.
  • Tonifica los músculos de la espalda, glúteos y muslos.
  • Disminuye la constipación al acelerar el movimiento intestinal.
  • Previene el deterioro de las articulaciones al activar el líquido sinovial que actúa como lubricante.
  • Disminuye el estrés y la ansiedad que pueden causar problemas de sueño.
  • Fortalece los músculos del suelo pélvico y los prepara para el parto.
  • Disminuye el riesgo de diabetes gestacional.
  • Previene el aumento excesivo del peso, lo cual permite recuperar la figura con más facilidad después del parto.
  • Ayuda a controlar la respiración y mejora la capacidad para enfrentar el dolor.

Ejercicios durante la gestación que te conviene practicar

Es importante señalar que los ejercicios durante la gestación pueden variar en cada mujer, de acuerdo a su edad, estado físico y condiciones de salud. Lo más conveniente es consultar al médico qué actividades se pueden practicar sin que haya algún riesgo.

Ahora bien, si la embarazada no está acostumbrada a hacer ejercicio, lo mejor es empezar suave, de forma gradual. Si bien, en general, todas las actividades aconsejables son de bajo impacto, algunas son un poco complejas si nunca se han hecho.

1. Caminar

embarazada caminando

 

Es uno de los mejores ejercicios durante la gestación, sobre todo porque es de poca exigencia y se puede practicar de principio a fin. De hecho, se recomienda para reducir el riesgo de parto prematuro y favorecer la llegada del bebé por parto vaginal.

Por otro lado, es ideal para disminuir la presión sobre las piernas, ya que estimula la circulación y combate la retención de líquidos. De paso, regula la actividad del sistema nervioso y disminuye las crisis de ansiedad y estrés que se dan en esta etapa.

2. Montar en bicicleta

Siempre y cuando no sea un embarazo riesgoso, la bicicleta puede ser aliada para mantener las prácticas deportivas en la gestación. Esta actividad tonifica los músculos, mejora la circulación sanguínea y ayuda a mantener un peso adecuado.

Se recomienda hasta el quinto mes de embarazo, ya que después acarrea algunos peligros. No hay que ignorar que el volumen del vientre puede causar un desequilibrio y caídas. Por tanto, para evitarlo, en la etapa final se han de escoger otras opciones.

¿Lo sabías? Descubre cómo la natación ayuda a mejorar la salud

3. Natación

La natación es uno de los deportes que aportan múltiples beneficios para la salud.

Los ejercicios en el agua han llamado la atención de muchas mujeres en estado de embarazo que se preocupan por mantener un estilo de vida sano. La natación y otras actividades en el agua favorecen el alivio de los dolores musculares del embarazo sin mucho esfuerzo.

Otra ventaja es que hay menos riesgo de lesiones, porque el agua rebaja el peso físico. Además, reactiva la circulación sanguínea, fortalece la salud respiratoria y, al disminuir la ansiedad, promueve el bienestar mental.

4. Ejercicios de yoga

El yoga tiene rutinas complejas que no son aptas para mujeres en gestación. No obstante, también hay posturas de baja exigencia que pueden ser bastante beneficiosas a lo largo de esta etapa. Con estos ejercicios se mejora la postura corporal y reducen varias dolencias.

También se trabaja la región pélvica para reducir el riesgo de desgarros o traumatismos durante el parto. A su vez, mejora la salud mental y enseña técnicas de respiración que pueden servir para minimizar los dolores de parto.

5. Ejercicios de estiramiento

Los ejercicios de estiramiento son imprescindibles en todo plan de ejercicios durante la gestación. Debido a los beneficios que aportan, son recomendables desde los primeros meses hasta poco antes del momento de parto.

Su práctica habitual disminuye el dolor en las piernas y espalda y aumenta la flexibilidad de las articulaciones. En conjunto con los ejercicios abdominales y de Kegel, son los más habituales en las clases de preparación para el parto.

Lee este artículo: 8 hábitos que debes tener en cuenta para un embarazo saludable

¿Cuáles son los riesgos de los ejercicios durante la gestación?

La práctica habitual de ejercicios de bajo impacto no supone riesgos en un embarazo normal. Sin embargo, si la embarazada se excede en su práctica u opta por rutinas intensas, se eleva el riesgo de parto prematuro, malformaciones fetales y retraso en el crecimiento intrauterino.

Otros efectos secundarios de los ejercicios durante la gestación son:

  • Hipoglucemia (bajo contenido de azúcar en sangre)
  • Lesiones músculo esqueléticas
  • Hemorragias vaginales
  • Mareo y debilidad
  • Dolores de cabeza

En conclusión, el ejercicio físico tiene muchos beneficios en la gestación, siempre y cuando su práctica sea prudente y adecuada para cada etapa. Lo ideal es contar con la supervisión de un profesional para evitar posturas o movimientos riesgosos.