5 ejercicios para tonificar el cuello y reducir la papada

Carolina Betancourth·
29 Septiembre, 2020
La papada es una especie de bulto que se desarrolla debajo de la barbilla por diversos factores y que puede tener un aspecto compacto o flácido.

La papada se aprecia como un bulto que cuelga por debajo de la barbilla y que puede ser más o menos grueso y flácido. Se trata de una acumulación de grasa que puede aparecer como consecuencia de diversos factores: problemas de la glándula tiroidea, genética, obesidad, entre otros.

Llevar un estilo de vida sedentario, una mala alimentación, sufrir de sobrepeso y otras cuestiones influyen en el desarrollo de la papada. Por ello, a la hora de tratar este problema es necesario mejorar los hábitos de vida y, en conjunto, empezar a adoptar un estilo de vida más saludable.

Adicionalmente hay algunos ejercicios que podrían ayudar a mejorar el aspecto de esta zona del cuerpo. Se cree que podrían ayudar a prevenir la papada y mejorar la elasticidad de la piel. 

Rutina de ejercicios para tonificar el cuello y prevenir la papada

Al igual que ocurre con los demás músculos del cuerpo, se cree que trabajándolos a diario se conseguiría tonificar la zona y así, evitar la aparición de la papada.

Así lo corroboraría el libro Nuevo método natural de modelación muscular facial; donde se presentan una serie de ejercicios que podrían ayudar a ejercitar los músculos faciales. Sin embargo, no hay evidencias científicas que demuestren que los ejercicios tengan una consecuencia inmediata en la reducción de papada.

De hecho, lo que se aconseja (en los casos más leves y sin tener que recurrir a la cirugía) es seguir un plan de dieta para bajar de peso y acompañarlo de una serie de ejercicios. Con una dieta saludable, te incluimos los ejercicios que podrás complementar con un tratamiento de masajes faciales y un hábito de vida saludable para ayudar a prevenir la papada.

 Ejercicio Nº 1

  • Cierra la boca.
  • Luego, mueve la lengua en círculos y, con ella, trata de tocar el paladar superior e inferior.
  • Realiza de 10 a 15 repeticiones, tres veces al día, todos los días.

Ejercicio Nº 2

  • Siéntate con la espalda recta y los brazos a los lados del cuerpo bien extendidos.
  • Luego, estira el cuello hacia adelante tanto como puedas.
  • Gira el cuello con cuidado hacia uno de los lados, tratando de mantener la posición unos cuantos segundos.
  • Por último, regresa a la posición inicial y realiza el ejercicio hacia el lado contrario.
  • Haz 10 repeticiones.

Ejercicio Nº 3

¿Alguna vez has intentado hacer una sonrisa invertida? Si aún no lo has hecho, es momento de intentarlo, aunque no es nada fácil.

  • Trata de mantener los músculos del cuello tensionados.
  • Aguanta en esta posición unos segundos para sentir el trabajo.

Ejercicio Nº 4

Recuerda tu época de infancia con este ejercicio:

  • Di las vocales de forma exagerada, de modo que la boca quede lo más abierta posible.
  • Trata de mantenerla así unos segundos.
  • Repite este ejercicio cinco veces seguidas, como mínimo dos veces al día.

Ejercicio Nº 5

Este último ejercicio para prevenir la papada es simple: Solo tienes que masticar goma de mascar dos o tres veces al día. Aunque suene raro, un artículo de la Revista de la Asociación Española de Neuropsiquiatría recoge todos los beneficios que tiene mascar chicle en la mente y el cuerpo.

Se cree por tanto, que al mascar este producto estás trabajando una gran cantidad de músculos de la cara y el cuello. Sin duda, es una forma agradable y práctica de fortalecer los músculos y ayudar a la aparición de la papada sin hacer mayores esfuerzos.

Consejos para obtener mejores resultados

Puedes complementar también los ejercicios anteriores con estos sencillos tips. Te ayudarán a mejorar y acelerar los resultados que deseas obtener.

Mantén una buena postura

Mujer con mala y buena postura.

Varios estudios señalan la importancia de adquirir una buena postura corporal para evitar problemas de espalda en un futuro.

Aunque no haya evidencias científicas sobre esto, se cree que la buena postura puede ayudar a esconder la papada y mantener la piel de esta área del rostro firme. Es necesario que al caminar, te asegures de que tu cabeza no quede ni adelante ni hacia atrás, ni muy abajo ni muy arriba. Cuando estés sentada, asegúrate de mantener la nuca bien recta.

Duerme con una almohada delgada

 

Puede que a veces den comodidad, pero las almohadas altas se pueden convertir en tus peores enemigas. Así lo recoge un estudio sobre “la Educación para la salud a personas con problemas en el sistema músculo- esquelético”. Además de provocar ronquidos, también van estirando tu piel y puede ser que  contribuya a la aparición de la papada. 

Hidratación

Así como el rostro necesita de una constante hidratación, el cuello es una parte de cuidado especial que requiere humectarse con frecuencia. Es muy importante limpiar bien el cuello todos los días y aplicarle una crema hidratante, preferiblemente con propiedades antiarrugas. Además, recuerda beber agua tantas veces como lo necesites.

Limita el consumo de sal

El exceso de sodio que ingerimos a través de la alimentación también es una causa de la aparición de la papada. La sal provoca retención de líquidos y esto, a su vez, podría aumentar el tamaño de la papada.

Descubre: 7 cosas buenas que te ocurren cuando reduces el consumo de sal

Utiliza protector solar todos los días

Crema con aloe vera para las manos.

Por ello, te recomendamos utilizar todos los días un buen protector solar para evitar que la piel envejezca, pierda elasticidad y se pueda acentuar la papada. Aplícate el producto de arriba hacia abajo, evitando desplazar la piel.

Si sufres de papada, anímate a hacer estos ejercicios fáciles en casa, pero recuerda que la prevención es la clave, así que cuida siempre tu cuerpo por dentro y por fuera. En caso de que tengas algún problema de tiroides u alguna otra condición, es imprescindible que sigas las recomendaciones de tu médico.