5 ejercicios para tratar el espolón calcáneo

Puesto que el dolor del espolón calcáneo puede ser muy agudo, si se extiende en el tiempo pese a la práctica de estos ejercicios es conveniente que acudamos al médico

El espolón calcáneo es una protuberancia ósea que se forma en el hueso del talón.

Esta puede causar molestias al caminar o al realizar otras actividades. El dolor punzante se siente en la cara interna e inferior del pie, y se manifiesta con más intensidad por la mañana.
Es un dolor que desaparece con el reposo y vuelve al reanudar la actividad. Asimismo, puede provocar la limitación de la flexión dorsal de tobillo.

Por suerte, existen ejercicios de estiramiento que resultan muy útiles para aliviar el dolor y ayudar a acelerar su curación.

Causas del espolón calcáneo

Según estudios realizados por fisioterapeutas y podólogos, está patología la sufren una de cada cuatro personas.

  • Edad: Puede ser un factor desencadenante pero no es el único.
    Sobrepeso: Las personas obesas que pasan muchas horas de pie pueden ser más propensas a presentar este problema.
  • Práctica deportiva intensa: Puede generar a veces este dolor.
  • Pie plano: Puede ser un riesgo para desarrollar esta patología, así como un tendón de Aquiles poco elástico.
  • Calzado inadecuado: el uso de zapatos con suela fina o de tacones (sobre todo finos y altos) puede provocar su aparición.

Visita este artículo: Estos son los 5 problemas que llegan al hogar a través de los zapatos

Ejercicios recomendados para aliviar el espolón calcáneo

1. Ejercicio con toalla

espolón

Este ejercicio es el más idóneo para tratar este problema.

  • Para llevarlo a cabo, bastará con colocar una toalla en el piso e intentar agarrarla y acercarla a nosotros con la ayuda de los dedos de los pies.
  • Puedes agregar algo de peso encima para ejercer más resistencia.

2. Ejercicio con cinta

Este ejercicio es una buena alternativa para el problema del espolón en el talón, pero también para otras alteraciones que pueden aparecer en el pie.

  • Siéntate en el suelo, con la espalda recta y las piernas estiradas frente a ti.
  • Coloca una cinta en la planta del pie y agarra un extremo con cada mano.
  • A continuación debes tirar hacia ti con los brazos, mientras que con el pie empujas hacia el lado contrario.
  • Aguanta la misma postura alrededor de 20 segundos.
  • Realiza tandas de 25 repeticiones, 2 a 3 veces por día.

3. Ejercicio con pelota en la planta del pie

Ejercicio con pelota en la planta del pie

Este ejercicio consiste en hacer rodar una pequeña pelota con la planta del pie. Es beneficioso para esta patología y también para la fascitis plantar.

  • Desliza el pie por encima de la pelota. De esta forma conseguiremos un masaje que irá relajando la planta del pie.
  • Para completar el ejercicio, presiona la pelota, desde la punta de los pies hasta el talón.

Ver también: 6 remedios para eliminar los talones agrietados

4. Hacer rodar una botella de agua

En este caso necesitaremos llenar una botella de agua y congelarla.

  • Tumbaremos la botella en el suelo, la cubriremos con una toalla y pisaremos sobre esta.
  • Debemos realizar un movimiento de rotación sobre la planta del pie, que debe durar, al menos, 5 minutos.
  • Hazlo 3 veces al día.

Este ejercicio de estiramiento nos va ayudar a mitigar el dolor. Además, el frío va actuar como un tipo de anestesia local.

5. Estiramiento de gemelos

Estiramiento de gemelos

  • Es un ejercicio muy sencillo en donde solo tendrás que apoyar las manos sobre una mesa o pared, y flexionar una pierna mientras estiras la otra.
  • Debes inclinarte hacia adelante, como si quisieras mover la mesa para estirar los músculos de la pantorrilla de la pierna que queda estirada.
  • Mantén la posición de 15 de 10 a 15 segundos.

Consejos para aliviar el dolor del espolón calcáneo

  • Reduce lo máximo que puedes la actividad deportiva e intenta hacer reposo todo el tiempo que sea posible.
  • Utilizar un calzado adecuado es fundamental para bajar la inflamación del talón y reducir el dolor. Lo recomendado sería un calzado acolchado, con suela flexible y un tacón alzado para fijar correctamente al pie.
  • Utiliza plantillas o almohadillas para amortiguar los golpes al caminar.
  • Aplícate hielo o compresas frías tres veces al día por 15 minutos, ayuda mucho aliviar el dolor.
  • Es recomendable que inicies una dieta para bajar unos kilos si tienes exceso de peso.

Recuerda que el sobrepeso es una de las principales causas de la aparición de los espolones. No solo servirá para reducir los síntomas, sino que también mejorará tu estado general de salud.

Este artículo es informativo. Si realizas algún ejercicio y tu molestia sigue, es recomendable que visites a un médico para que te realice el diagnóstico de acuerdo tu problema y te ofrezca un tratamiento personalizado.

Te puede gustar