5 ejercicios para vencer el cansancio ocular

Además de mantener los ojos humectados mediante el parpadeo frecuente, para prevenir el cansancio ocular también es importante realizar ejercicios localizados para prevenir problemas de mayor gravedad

 

El cansancio ocular agrupa una serie de síntomas que dificultan la visión. Se produce por el uso excesivo de dispositivos electrónicos, el impacto de los rayos UV del sol y la exposición continua a ambientes contaminados.

Entre otras cosas, se asocia con la mala alimentación y trabajos o actividades en las que se esfuerza la vista en espacios con una iluminación deficiente.

Si bien es leve y de carácter esporádico, tiende a interferir con las actividades cotidianas, sobre todo cuando viene acompañado con visión borrosa, irritación y dificultades para mantener el enfoque.

Lo más preocupante es que muchos le restan importancia y, al no tomar medidas para su control, acaban sufriendo migrañas severas, fatiga y otras afecciones de mayor cuidado.

Debido a esto, es primordial prestarle atención y, ante la manifestación de sus síntomas, poner en práctica unos sencillos ejercicios que promueven la relajación.

¡Descúbrelos!

Rutina de 5 ejercicios para vencer el cansancio ocular

Los ejercicios para vencer el cansancio ocular son actividades muy sencillas que, mediante masajes y movimientos, relajan los ojos para reducir la sensación de cansancio causada por la exposición prolongada a las luces de las pantallas u otros motivos de sobresfuerzo visual.

Es un entrenamiento que se puede realizar en cualquier espacio, invirtiendo pocos minutos, inclusive durante las pautas del trabajo.

1. Presión general

Ejercicios-oculares

El ejercicio de presión general tiene como objetivo promover la relajación de los ojos para disminuir la irritación y la pesadez causada por el cansancio.

  • Cierra los ojos y, enseguida, apoya las palmas de las manos sobre las esferas oculares, con los dedos en la frente.
  • Aplica una ligera presión, sin excederte, y sostén la postura durante 2 o 3 minutos.
  • Para mejores resultados, combina el ejercicio con una respiración profunda y pausada.

2. Presión puntual

El masaje de presión puntual es una actividad que ayuda a mejorar la circulación en la zona ocular para mejorar el proceso de oxigenación que, a su vez, disminuye las molestias causadas por el sobresfuerzo.

  • Mantén los ojos cerrados y pon el dedo pulgar en el costado interior de ojo, por debajo de la ceja y unido a la nariz.
  • Realiza una suave presión, acompañada con un ligero movimiento circular, durante 2 o 3 minutos.
  • Haz el ejercicio sobre los dos ojos al tiempo, usando la mano del mismo lado del ojo para ejercer el masaje.

3. Relajación circular

Relajación circular

La relajación circular es una actividad que, al implicar movimiento y parpadeo constante de los ojos, reduce su irritación y estrés.

  • Abre los ojos y muévelos de forma circular, en el sentido de las agujas del reloj.
  • Realiza 5 o 6 vueltas, parpadeando cada vez que completes un giro.
  • Luego, haz las mismas repeticiones, pero en el sentido contrario.

4. Cambio del enfoque

Fijar la vista hacia un mismo punto por tiempo prolongado puede ser la razón por la que, horas más tarde, se siente irritación y cansancio ocular.

Sin embargo, algo tan simple como un ejercicio de cambio de enfoque puede ser suficiente para relajarlos.

  • Sitúate enfrente de una ventana que posea una marca en el vidrio, o bien, hazla con un marcador borrable o papelito.
  • Fija la vista en ese punto de enfoque, durante 10 o 15 segundos.
  • Luego, ubica un punto lejano que puedas divisar por la ventana y cambia el enfoque, nuevamente por 15 segundos.
  • Vuelve a mirar el punto inicial y repite la actividad 5 o 6 veces.

5. Mantención del enfoque

ejercicio-ocular-2

La mantención del enfoque es un ejercicio simple que puede disminuir esa sensación de estrés visual durante el trabajo o al leer.

  • Toma con la mano un elemento pequeño, como, por ejemplo, un lápiz, y estira el brazo tanto como puedas.
  • Mira fijamente el elemento y, poco a poco, acerca la mano hacia la nariz, hasta donde los ojos puedan seguir enfocados.
  • Estira de nuevo el brazo y realiza 10 repeticiones.

6. Escritura imaginaria

La escritura imaginaria es un ejercicio de fortalecimiento visual que, además de reducir el cansancio, previene el deterioro prematuro de los ojos.

  • Ponte en frente de una pared, preferiblemente blanca, y simula que estás escribiendo con los ojos.
  • Evita mover la cabeza y dibuja las letras lo más grandes posibles.
  • Descansa 20 segundos y haz 3 o 5 repeticiones.

Ten en cuenta que, al practicar esta rutina de ejercicios, disminuirás las molestias oculares que interrumpen tu jornada.

Sin embargo, si estas se vuelven persistentes, es importante consultar con un profesional para evaluar si se están desarrollando otras enfermedades.