5 errores comunes al dar los primeros auxilios

Aunque todos creemos tener nociones básicas de primeros auxilios, lo cierto es que generalmente incurrimos en errores que, si bien a priori no son peligrosos, pueden llegar a presentar complicaciones

La mayoría de nosotros no da mucha importancia a los entrenamientos de primeros auxilios que recibimos a lo largo de nuestra vida. Algunos pensamos que esos datos son bastantes obvios y que ya los tenemos bien entendidos.

El problema aparece cuando te enfrentas a una emergencia y te toca poner en práctica esos conocimientos. No es raro ver que algunas personas empeoran una situación que inicialmente era muy sencilla.

¿Te ha pasado? ¿De verdad crees que sabes cómo actuar si se presenta una emergencia? ¿Sabes cuáles son los 5 errores de primeros auxilios más comunes?

Aquí te decimos qué no debes hacer. Toma nota y prepárate para cualquier contingencia.

1. Utilizar los dedos para sacar cosas de los ojos

ojo-irritado

Es muy común que algún elemento extraño entre en l ojo, ya sea una pestaña, una mota de polvo o algo similar.

No obstante, debes saber que meter el dedo en el ojo para sacarlo no es nada recomendable. Tal vez ni lo habías pensado, pero las manos son una de las partes más sucias de tu cuerpo.

Esto significa que a través de los dedos pueden  introducir bacterias que más tarde generen infecciones.

En caso de que algún elemento extraño te haya entrado en el ojo puedes:

  • Usar agua limpia para enjuagar el ojo. Es importante que no talles o restriegues, ya que podrías dañar alguna zona del ojo. El agua debe estar libre de cloro y de cualquier otro agente irritante.
  • Usar gotas o solución para lentes de contacto. Este líquido está especialmente diseñado para ser amigable con los ojos y facilitará la extracción de cualquier cuerpo extraño.

Una vez que hayas usado el líquido, procura parpadear para llevar ese elemento extraño fuera del ojo o retíralo con mucho cuidado con un trozo de pañuelo desechable limpio.

Lee también: 7 ejercicios para los ojos que tienes que hacer diariamente

2. Verter agua oxigenada en una herida abierta

limpiar heridas con agua oxigenada

Este es uno de los errores de primeros auxilios que hemos aprendido desde pequeños. Seguro que en más de una ocasión te caíste y, al tener una herida, tu mamá aplicó agua oxigenada.

En el momento aparecían algunas burbujas blancas y creías que eso era signo de que los gérmenes estaban muriendo y quedabas libre de todo riesgo de infección.

Hasta la fecha, mucha gente aún tiene esta idea errónea. La realidad es que el agua oxigenada puede perjudicar los tejidos de la piel debido a que afecta a las células. Es cierto que las bacterias y gérmenes mueren, pero también afectas el proceso de curación.

No es raro ver que las heridas tratadas con agua oxigenada tardan más tiempo en sanar y muestran cicatrices más grandes o que quedan de por vida.

Lo mejor que se puede hacer es lavar la herida con agua y jabón neutro. La presión del grifo ayudará a eliminar la suciedad y residuos, mientras que el jabón desinfectará la zona.

3. Usar mantequilla en las zonas quemadas

Este consejo es válido para todo tipo de aceites, como vaselina y ungüentos antibióticos. Lo que en realidad hacen los aceites en las capas de la piel es reducir la capacidad de liberar el calor, lo que hace que la quemadura siga ardiendo y, por ende, causando más daño.

La mejor manera de cuidar de una quemadura es aplicando agua fría, pero solo durante 30 segundos. Puedes repetir esto por un máximo de 20 minutos si sientes que la piel te sigue ardiendo demasiado, pero luego seca y tapa.

Finalmente, cubre la zona quemada con una envoltura de plástico, que es porosa y estéril. Esto permite que la quemadura se recupere en un ambiente fresco y la protege contra los gérmenes que puedan infectar la herida.

4. Usar alcohol para bajar la fiebre

Disminuir-fiebre

Este mito en los primeros auxilios es un error muy peligroso. Dado que el alcohol se evapora rápidamente, este proceso hace que la piel se sienta más fresca al instante y por esta razón se hizo popular.

No obstante, esto no significa que vaya a terminar con la fiebre, ya que no afecta en nada la temperatura corporal. Lo que sí puede pasar es el alcohol se filtre en la piel y cause intoxicación.

En caso de fiebre es recomendable descansar, consumir mucho líquido y usar compresas de agua fría para disminuir la molestia. Recuerda que, si la fiebre no baja, es conveniente acudir al médico.

Visita este artículo: Remedios caseros que te pueden ser de gran utilidad para bajar la fiebre

5. Inclinar la cabeza hacia atrás para detener una hemorragia nasal

Aunque lo mejor es elevar algunas lesiones, como un tobillo hinchado, en caso de hemorragia nasal no se debe hacer. Al inclinar la cabeza hacia atrás toda la sangre corre por la garganta y el sangrado en realidad no se detiene.

Corres el riesgo de tragarla, irritar el estómago e inducir el vómito. Lo ideal es inclinarte hacia adelante, aplicar presión en la nariz durante 5 o 10 minutos, hasta que el sangrado se detenga.

Puedes considerar posteriormente hacerle una visita a tu especialista, en especial si tomas anticoagulantes y si el sangrado no para o se presenta con cierta frecuencia.

Por más que los primeros auxilios aparenten ser algo simple y que cualquier persona pueda hacer, es importante no cometer errores. En el mejor de los casos podrías no lograr nada, pero también pueden presentarse problemas severos.

Ante cualquier duda, es importante que llames a tu médico o a una ambulancia para que la persona sea atendida correctamente.