5 errores de comunicación comunes en las parejas

Virginia Martínez · 28 marzo, 2019
La empatía y el deseo por conocer, respetar y comprender al otro son los ingredientes básicos de una buena comunicación en la pareja.

Muchas cosas, si no se hablan, pueden acabar siendo un grave problema, incluso cuando al principio no lo eran. Por esa razón, debemos evitar cometer errores de comunicación y optar por el diálogo y el entendimiento.

Relaciones y errores de comunicación

Una relación interpersonal no es algo fácil de mantener de forma armoniosa y saludable. Por el contrario, requiere de un gran esfuerzo continuo y constante.

Cada miembro de la pareja ha tenido, a lo largo de su vida, unas experiencia y vivencias diferentes. Por eso, cada uno piensa, siente y actúa de una manera. Cada cual tiene sus propias necesidades y expectativas que no tienen por qué coincidir con las del otro. Es algo normal.

El problema reside en que, muchas veces, cometemos errores de comunicación graves. De este modo, lo único que conseguimos es no entendernos, no conocernos y no respetarnos, deteriorando la relación.

Muchas veces, además, los errores de comunicación se vuelven una costumbre, una rutina. Así, nos vemos atrapados en una situación difícil de superar. Por todas estas razones, hoy te hablamos de los cinco errores de comunicación más comunes en la pareja, a fin de que podáis evitarlos.

5 errores de comunicación más frecuentes

Primer error: Creer que cuanto más nos comunicamos, mejor

Pareja hablando a los pies de la cama con una taza de café
Hablar no siempre significa comunicación, pues esta debe ser efectiva y de calidad, dejando de lado los aspectos triviales.

Cantidad no significa calidad. En efecto, que se hable mucho no implica que exista una conexión especial. Por ejemplo, podemos hablar durante horas de algo irrelevante o trivial, lo cual no fortalecerá la comunicación en la pareja.

Por otra parte, si antes no hemos establecido unos buenos principios de comunicación, podemos incluso hablar durante horas desde una base incorrecta, discutiendo y no comunicándonos, generando más desacuerdos y conflictos.

Para que exista una buena comunicación, por tanto, no es necesario hablar mucho, sino hablar siempre desde la base de la empatía y el entendimiento. Es necesario saber ponernos en el lugar del otro.

Segundo error: Insistir en cosas que no tienen solución

En muchas ocasiones, existe algún tema o cuestión en la pareja que supone un límite para uno de los dos. Por esa razón, quien ha establecido ese límite, no cederá. En efecto, si insistimos demasiado, nuestra pareja podrá acabar creyendo que lo que queremos es dominarle y cambiarle, que no le respetamos.

Debemos respetar los límites de nuestra pareja de la misma forma que debemos establecer y hacer respetar los nuestros. Por eso, insistir en hablar de un tema que es un límite para el otro sólo llevará a conversaciones reiterativas y tóxicas en el que nada se resolverá y el ambiente se cargará de energía negativa.

Te recomendamos leer: Aprende a poner límites en tus relaciones personales

Tercer error: Adivinación

Hombre reflexivo
Para conocer realmente los sentimientos de la otra persona debemos comunicarnos y no suponer o tratar de adivinar.

Este error de comunicación se da sobre todo en parejas que llevan bastante tiempo juntos. En efecto, muchas veces, creemos que conocemos al otro como a nosotros mismos. Por tanto, consideramos que somos capaces de adivinar qué es lo que piensa y cómo se siente.

No obstante, este tipo de comunicación solo puede generar malentendidos. Asimismo, puesto que creemos conocer demasiado bien al otro, dejamos pasar la oportunidad de establecer una verdadera comunicación y conocernos mejor.

Además, al creernos capaces de adivinar los deseos y pensamientos de nuestra pareja, podemos estar creando la sensación de que le dominamos y controlamos.

Cuarto error: Esperar que tu pareja sepa leer tu mente

Del mismo modo que no puedes asumir qué siente o piensa tu pareja, tampoco puedes esperar que tu pareja sea capaz de leer tu mente y conocer lo que tú sientes o piensas.

Los miembros de una pareja son dos seres diferentes, con sus diferentes puntos de vista, experiencias, deseos y expectativas. Por tanto, es uno de los más graves errores de comunicación suponer que el otro puede saber qué estamos pensando y cómo nos sentimos. No tiene por qué ser así.

Por el contrario, debemos comunicarnos de forma efectiva y expresar a nuestra pareja cómo y por qué nos sentimos de una forma determinada. Sólo de este modo estaremos estableciendo las bases para una comunicación saludable.

Quinto error: No tener en cuenta el punto de vista del otro

Pareja en terapia cogiéndose de la mano
Para ponernos en el lugar del otro y comprender sus sentimientos debemos practicar la empatía en la pareja.

La empatía es «la capacidad de identificarse con alguien y compartir sus sentimientos», como bien define la Real Academia de la Lengua Española. Es decir, se trata de la capacidad de ponerse en el lugar del otro, de comprender su punto de vista (aunque no lo compartamos) y, al fin, comprender sus sentimientos.

Lógicamente, la empatía es una de las virtudes de una relación saludable. Por una parte, nos permite conocer más profundamente al otro. Por otra, nos brinda la posibilidad de abrir canales de comunicación más efectivos, evitando malentendidos.

No obstante, muchas parejas acaban considerando que no es importante esforzarse para entender al otro. Es, precisamente, lo que explicábamos mediante el error de la adivinación. Damos por hecho que conocemos demasiado bien al otro y, por tanto, no es necesario comunicarse.

Sin embargo, de este modo, perdemos una oportunidad de oro para dar a entender a nuestra pareja que comprendemos sus sentimientos y que nos interesamos.

Te recomendamos leer: Cómo tener más empatía: consejos para lograrlo

Conclusiones sobre errores de comunicación

Como has podido comprobar, la mayoría de los errores de comunicación se basan en establecer suposiciones sobre el otro. De esta forma, no respetamos a nuestra pareja como persona independiente con su propia personalidad.

Así, tendemos a no comunicarnos convencidos de que conocemos al otro hasta el punto de saber qué piensa o qué siente. No dejamos que exprese sus sentimientos porque, sencillamente, creemos conocerlos de antemano.

Por el contrario, una relación de pareja en la que existe una comunicación efectiva y saludable, deberá siempre basarse en la empatía y en el deseo de comprender y conocer realmente al otro.