5 errores de iluminación en el hogar

Las luces son un elemento central de toda habitación. Si no escoges las adecuadas o las ubicas en un lugar indebido, corres el riesgo de no aprovechar al máximo sus beneficios.

La iluminación es un aspecto fundamental en todos los ambientes de la casa. Tanto en los interiores como en el jardín, tener buenas luces resaltará cualquier decoración; de lo contrario, podríamos perder todo lo invertido en este aspecto. Presta atención a estos típicos errores de iluminación en el hogar y asegúrate de no estar cometiendo ninguno.

Muchas veces, por más que invirtamos y nos esforcemos, no logramos mejorar la iluminación en una habitación. En estos casos, suele ganarnos la impaciencia y, por lo general, dirigimos la culpa hacia las luces mismas y sus fabricantes.

Sin embargo, hay otros factores que debemos tener en cuenta. Planificar la iluminación para cualquier espacio de nuestra casa no consiste solo en comprar algunas luces y ya; va mucho más allá de esto.

Se trata de una estrategia integral que debe incluir también a los muebles, puertas, ventanas y otros accesorios. Si no pensamos en ellos, muy probablemente caeremos en alguno de estos errores de iluminación en el hogar.

Los 5 errores de iluminación en el hogar más comunes

1.- Utilizar luces demasiado intensas

Al contrario de lo que podríamos pensar, no son pocas las personas que se quejan de tener habitaciones excesivamente iluminadas. Esto da la sensación de estar encima de un escenario o un set de televisión.

Los motivos por los que esto se produce suelen ser la colocación de luces de techo demasiado fuertes o el uso de muchas fuentes de iluminación de manera innecesaria.

Lo recomendable, en realidad, es usar bombillas blancas suaves en todas las habitaciones. También es posible, claro, instalar reguladores de intensidad y así escoger la adecuada según cada momento.

Lee también: ¿Cuáles son las bombillas más saludables?

Por otro lado, no hay que abusar de las luminarias en el techo. Más bien, coloca una o dos y compleméntalas con lámparas de pie o de mesa.

Existen diferentes tipos de luces para la casa.

2.- Interruptores de luz mal ubicados

Un aspecto fundamental de toda iluminación es, lógicamente, de dónde encenderla. Con respecto a este detalle, existen ciertas “normas” o convenciones para la colocación de los interruptores.

Por ejemplo, estos deben estar colocados a aproximadamente un metro desde el suelo. Además, también deben colocarse a —más o menos— 5 centímetros de la puerta de entrada a la habitación. Seguro que alguna vez has entrado a un cuarto y no has encontrado el interruptor; sabrás, entonces, que esto resulta muy molesto.

3.- No planificar para aprovechar la luz natural

Si bien es muy importante colocar las luces que hagan falta, también lo es aprovechar la luz solar. En ese sentido, es recomendable ubicar las ventanas en dirección hacia el este, al menos en la sala de estar y la cocina. De esa manera, tendremos iluminación natural para ventilar y calefaccionar durante las mañanas y el mediodía.

Asimismo, también hay otros complementos que pueden ayudar a sacar rédito de los rayos de sol:

  • Colocar espejos.
  • Poner tragaluces en aquellas habitaciones en las que no podamos colocar ventanas, como por ejemplo el baño.
  • Pintar con colores claros, que reflejan mejor la luz.
  • No colocar muebles que obstruyan el ingreso de los rayos de sol.
  • Tubos de luz solar: estos recogen la luz del sol con una cápsula ubicada en el techo de la casa. Luego, la redirigen hacia el interior; son excelentes para las salas de estar y la cocina.

4.- No considerar la temperatura de la luz

No todo se trata de la intensidad o la ubicación. También debemos considerar los tonos de las luminarias que escojamos. 

La regla general indica que las tonalidades frías o blancas son las mejores para aquellos espacios en los que realicemos tareas. Por ejemplo: la cocina, la sala de estar, el estudio —en caso de que trabajes en casa— o el rincón de lectura, donde sea que lo ubiques.

Por otra parte, las luces cálidas —las de tono amarillento o naranja— son las adecuadas para favorecer la relajación en un ambiente. Debido a esta razón, son las mejores para los dormitorios.

Lailuminación es fundamental en una casa.

5.- Ubicar las lámparas a una altura incorrecta

A nadie le resulta cómodo tener la lámpara demasiado cerca, con peligro incluso de golpearla, ni tampoco demasiado alta, de modo que la luz se pierda hasta llegar a nosotros. Es recomendable atender a este detalle y buscar la medida exacta.

Si, en cambio, optas por las luces empotradas, es una excelente alternativa. No obstante, no debes abusar de ellas; hacerlo podría provocar que tu techo se parezca más a un queso gruyer que a un espacio debidamente aprovechado.

Los errores de iluminación en el hogar son, muchas veces, involuntarios. Sin embargo, es importante conocerlos de antemano para no tener que hacer correcciones demasiado importantes en el futuro. Con estas recomendaciones, puedes maximizar su utilidad y, un dato no menor, potenciar la decoración que escogiste para tu hogar.