5 estrategias para transformar lo negativo en positivo

Este artículo ha sido verificado y aprobado por el psicólogo Bernardo Peña el 11 febrero, 2019
Tomar perspectiva nos ayudará a ver las cosas desde otro ángulo y podremos sopesar las posibilidades que nos ofrece nuestra nueva situación para así transformar lo negativo en positivo.

Transformar lo negativo en positivo no es cuestión de un día, ni de un momento en concreto, sino de un ejercicio diario que debemos aprender a llevar con nosotros, para nuestro bienestar.

La negatividad puede convertirse en un mal hábito, si no nos acostumbramos a mantener una perspectiva sana de las cosas. Por ello, en ocasiones, es nuestra actitud lo que empeora las situaciones, más que los problemas en sí.

A continuación te revelaremos algunas claves para transformar lo negativo en positivo. Una vez que las pongas en práctica no solo te sentirás mejor sino que conseguirás, tomar mejor las cosas que puedan surgir en el camino.

Estrategias para transformar lo negativo en positivo

1. Relativiza tus pensamientos

transformar lo negativo en positivo

Imagina que le has escrito a tu mejor amigo y este ha visto el mensaje, pero no te ha contestado. De repente, por tu mente empiezan a aparecer preguntas sobre si estará enfadado contigo, si le habrás dicho algo que le haya podido sentar mal…

Lo que ocurre en este momento es que estás en un error, quizás nada de lo que se te esté ocurriendo sea verdad.

Tu amigo puede estar ocupado, quizás se le haya terminado la batería justo cuando vio tu mensaje y mil cosas más puede que hayan podido pasar. Así que no te tomes tus pensamientos como una verdad absoluta porque están muy influenciados por los sentimientos que te están abordando en ese momento.

¿Qué tan verdad es lo que estás pensando? Pregúntatelo con tu mente lógica y verás cómo comienzas a verlo todo con más claridad.

2. Invierte la realidad

transformar lo negativo en positivo

Una técnica muy curiosa y divertida para transformar lo negativo en positivo es intentar invertir lo que te está sucediendo. Por ejemplo, en lugar de comenzar el día con un «qué mal me siento», proponte y di: «hoy me voy a sentir bien». Eso sí, debes procurar poner todo de tu parte para creértelo y lograrlo. 

Repítelo las veces que sean necesarias hasta que lo interiorices y seas consciente de que es mucho mejor proponerse estar bien y aprovechar el día, que pasarlo entre quejas y pesimismos. En realidad, tienes el poder para cambiar tu forma de ver y experimentar las cosas.

Descubre: Las quejas no te permiten ver la realidad

3. Ante lo negativo, ten siempre una respuesta positiva

No podemos controlar todo lo que nos sucede. Puede que mañana nos despidan del trabajo, que no podamos pagar el piso o que nuestra pareja nos deje.

Sin embargo, lo peor que podemos hacer es quejarnos, sumergirnos en el victimismo y alimentar esa negatividad que nos rodea y que estamos haciendo que sea mucho más fuerte. ¿Cómo evitar esto? Respondiendo a las adversidades con positivismo.

Por ejemplo, ante un posible despido laboral, podemos decir: esta es una oportunidad para encontrar otro trabajo que me ayude a crecer, o ante una ruptura: ahora podré dedicarme mucho más tiempo y descubrir qué es lo que realmente quiero en una relación.

4. ¡Practica mindfulness!

transformar lo negativo en positivo

El mindfulness te ayudará a ser mucho más positivo, pues una de sus características es que te invita a centrarte en el momento presente, dejando de vivir en el pasado y de preocuparte por el futuro. ¡Basta de hacer esto!

Con el mindfulness aprenderás a ver tus pensamientos sin juzgarlos, sacándoles el mayor de los partidos, lo bueno que puedan tener.

Muchos nos vemos condicionados por lo que sentimos y esto nos impide ver lo mucho que podemos aprender de algunas situaciones que experimentamos.

Descubre: 5 ejercicios de mindfulness para dormir mejor

5. Ámate mucho y date muchos mimos

transformar lo negativo en positivo

No podíamos terminar con estas estrategias sobre transformar lo negativo en positivo sin mencionar lo importante que es querernos y mimarnos. Porque, si no hacemos esto, será casi imposible que logremos ver algo de positivo en lo que nos pasa.

Siempre tendemos a interpretar si algo está bien o mal en función de cómo otras personas aprueben o no nuestro comportamiento. También, dejamos en manos de otros nuestro propio bienestar.

Debemos aprender a priorizarnos, a darnos el valor que merecemos sin que nadie tenga que decírnoslo, a querernos sin que nadie venga a declarar cuánto nos ama.

Es el momento de tomar las riendas de la vida y de descubrir que lo negativo es solo una cuestión de perspectiva. ¿Acaso no pensaste siempre que cometer un error significaba fracaso, para darte cuenta después de que en realidad significaba oportunidad?

No caigamos en victimismos, ni suframos en vano. La vida es mucho más simple de lo que creemos, solo que, a veces, nuestros pensamientos guiados por nuestras emociones nos juegan malas pasadas, se transforman en rumiantes y nos anulan.

Es hora de transformar lo negativo en positivo, es momento de empezar a ser felices de verdad.