5 exfoliantes de bicarbonato de sodio para ¿una piel envidiable?

14 Octubre, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por la médica Karla Henríquez
Varios remedios caseros proponen utilizar el bicarbonato de sodio como ingrediente exfoliante. Sin embargo, es maś recomendable utilizar la avena en copos o en harina.

El bicarbonato de sodio se ha vuelto un producto de uso común a la hora de eliminar malos olores, desinfectar, dar brillo, blanquear el suelo y otras superficies del hogar, y hasta para ahuyentar plagas en el jardín. Pero, ¿y qué tal funciona como exfoliante para lograr una piel envidiable?

Al ser una sustancia a la que se le atribuyen propiedades antibacterianas, se considera que sería bueno emplearlo para la limpieza del rostro. Sin embargo, hay que ser cautelosos con su uso. 

Para tener una piel envidiable, mejor usar avena

Al bicarbonato de sodio se le atribuyen propiedades antiinflamatorias y antisépticas. Esto lo convierte en un ingrediente ideal para elaborar diversos tratamientos farmacológicos (en crema) de venta libre para aliviar molestias puntuales como:

En el entorno casero, se suele utilizar para aliviar las molestias anteriores y también limpiar a profundidad la piel, en especial cuando presenta puntos negros e imperfecciones similares.

Bicarbonato de sodio en polvo

Sin embargo, el bicarbonato de sodio no es un producto que muchos dermatólogos recomienden utilizar a menudo, por cuenta propia, para exfoliar y cuidar la piel. Ahora bien, ¿por qué?

Porque es una sustancia demasiado alcalina y produce una pérdida de humedad significativa que puede traducirse en irritación, resequedad, arrugas, descamación y otras molestias.

Por ello, aunque se recomienden elaborar exfoliantes, mascarillas caseras y afines con bicarbonato, lo mejor es prescindir de este o utilizarlo en cantidades mínimas, previa consulta con el dermatólogo.

En lugar de bicarbonato, se podría utilizar copos de avena, que tiene un efecto suave sobre la piel y se adapta fácilmente a los distintos tipos. Además, sus múltiples beneficios (antiinflamatorios, calmantes, suavizantes, etc.) sobre la piel sí están comprobados.

Recuerda que el hecho de que algunos cosméticos contengan bicarbonato de sodio en sus fórmulas, no quiere decir que se pueda emplear este ingrediente por cuenta propia, para elaborar recetas de tratamientos de cualquier modo. En los cosméticos está en una dosis precisa para que, en conjunto con el resto de los ingredientes, brinde resultados positivos.

Descubre: Cómo hacer un jabón natural de avena para exfoliar la piel

Exfoliantes caseros para que tengas una piel envidiable

A continuación te compartiremos algunos exfoliantes caseros que puedes elaborar con otras opciones sencillas, pero mucho más seguras que el bicarbonato de sodio.

1. Pasta de avena

Avena en hojuelas.

Ingredientes

  • Agua.
  • Avena en hojuelas.

Preparación

  • Mezcla ambos ingredientes hasta formar una pasta homogénea. Para ello, deberás tener una mayor cantidad de avena que de agua.
  • Puedes ayudarte con el mortero para hacer que la pasta quede lo más uniforme posible.
  • Aplica la pasta sobre el rostro limpio y seco.
  • Hazte mediante masajes suaves, con movimientos circulares.
  • Deja que la pasta actúe durante 25 minutos.
  • Enjuaga con agua tibia hasta retirar todos los residuos.
  • Repite el procedimiento una vez cada 20 días para tener una piel envidiable.

Descubre: Entrevista a Rocío Gil Redondo, el cuidado de la piel y las últimas técnicas de rejuvenecimiento

2. Harina de avena y aceite de oliva

Por su efecto antiinflamatorio, la avena ayuda a aliviar el enrojecimiento, la picazón, la hinchazón y afines. En caso de que tu piel presente estas molestias, considera aplicarte una mascarilla exfoliante con harina de avena y aceite de oliva.

Ingredientes

  • 1/2 taza de aceite de oliva (50 g).
  • Harina de avena (cantidad suficiente).
  • Opcional: 1 clara de huevo.

Preparación

  • Mezcla ambos ingredientes en un recipiente.
  • Con ayuda del procesador, intégralos hasta obtener una mezcla homogénea.
  • Enseguida obtendrás una pasta cremosa.
  • Espolvorea una cucharada de harina de avena sobre la pasta y remueve con una cuchara.
  • Aplica sobre el rostro limpio (sobre todo en las zonas grasas: frente, nariz y barbilla).
  • Hazte masajes suaves para exfoliar la piel.
  • Enjuaga con agua tibia.

3. Leche de avena y azúcar

Ingredientes

  • Azúcar o harina de avena.
  • Leche de avena.

Preparación

  • En un recipiente pequeño mezcla el azúcar y la leche hasta formar una pasta.
  • Aplícala en el rostro mediante masajes circulares hasta cubrirlo por completo y deja que actúe unos minutos.
  • Pasado el tiempo indicado, retírala con abundante agua.

4. Aceite de oliva, azúcar y copos de avena

La mezcla de copos de avena, aceite de oliva y una pizca de azúcar es apta para pieles mixtas, ya que no solo exfolia, sino que también hidrata y suaviza la piel. Para prepararla, debes seguir los siguientes pasos.

Ingredientes

  • Azúcar.
  • Aceite de oliva.
  • Avena en copos.

Preparación

  • Mezcla todos los ingredientes en un recipiente.
  • No añadas mucha azúcar. Con un poco es suficiente.
  • Suma el agua y combina todo hasta obtener la pasta.
  • Aplica en el rostro con masajes circulares y cubre toda la zona.
  • Para terminar, limpia el rostro con abundante agua tibia.

Lee: Los beneficios de incluir aceite de oliva en la dieta

5. Leche y avena en copos con miel para una piel envidiable

Ingredientes

  • 1 vaso de leche de avena (250 ml).
  • 6 cucharadas de avena en copos (60- 70 g).
  • 1 cucharada de miel (25 g).

Preparación

  • Diluye la cucharada de miel en el vaso de leche de avena.
  • Agrega la avena en copos y mueve muy bien hasta obtener una pasta.
  • Aplica en el rostro de manera uniforme y espera entre 5 y 10 minutos.
  • Limpia con abundante agua tibia y termina con un poco de fría para evitar que los poros queden abiertos.

Descubre: Los mejores consejos para tener una piel radiante

¿Quieres tener una piel envidiable?

Para mejorar el aspecto de tu piel y conseguir una piel envidiable lo más recomendable es consultar con el dermatólogo y seguir sus recomendaciones. En especial si hubiera algún problema, como una dermatitis atópica, acné, etc., pues estas condiciones requieren un control y una serie de cuidados específicos.

El bicarbonato de sodio puede ser muy recomendado a nivel popular, pero no es lo más seguro ni adecuado para tu piel en todos los casos. Por ello, si estás considerando utilizarlo, consulta primero con el médico.