5 extraordinarios tés para bajar de peso fácilmente

Si bien estas infusiones por sí solas no van a hacer que perdamos peso sí son un complemento perfecto para reducir la ansiedad y acelerar el metabolismo para quemar más grasas

Más que por vanidad, el bajar de peso se ha convertido en una necesidad para millones de personas en todo el mundo dado que la obesidad supone un gran riesgo para la salud.

La acumulación de grasa altera las funciones de varios de los sistemas del cuerpo y conduce a sufrir una serie de patologías crónicas que desmejoran la calidad de vida.

No obstante, eliminar esos kilos restantes no es fácil y requiere de mucha fuerza de voluntad para poder cumplir con varios esfuerzos diarios.

La adopción de una dieta saludable, el ejercicio físico y el apoyo con algunas bebidas son las formas más eficaces de conseguir buenos resultados.

En este sentido, hoy queremos revelar 5 extraordinarios tés cuyas propiedades nutricionales impulsan el metabolismo y las funciones que participan en la pérdida de peso.

1. Té Verde

té verde

El té verde se ubica entre los primeros lugares de las mejores bebidas naturales para impulsar la pérdida de peso.

Contiene un poderoso antioxidante conocido como galato de epigalocatequina (EGCG) que se ha relacionado con el mejor trabajo del metabolismo a la hora de quemar calorías.

Este mismo antioxidante limita la absorción de grasa, lo que actúa como un preventivo contra el aumento de peso.

Ingredientes

  • 1 cucharada de té verde (10 g)
  • 1 taza de agua (250 ml)

¿Cómo prepararlo?

  • Incorpora las cucharada de té verde en la taza de agua y deja que se realice la decocción durante dos minutos.
  • Tápalo y espera unos 10 minutos para ingerirlo.
  • Toma máximo dos tazas al día, todos los días.

Visita este artículo: Té verde con limón: muy saludable en tu desayuno

2. Té de menta

Las propiedades de la menta han demostrado ser buenas supresoras del apetito, un factor clave al momento de adelgazar.

E consumo de su té entre comidas ayuda a mantener bajo control la ansiedad para evitar el consumo excesivo de calorías.

Cabe destacar que también es una hierba digestiva, lo que reduce la inflamación y los gases intestinales.

Ingredientes

  • 1 cucharada de hojas de menta (10 g)
  • 1 taza de agua (250 ml)

¿Cómo prepararlo?

  • Vierte la cucharada de hojas de menta en una taza de agua hirviendo y déjala reposar unos 5 minutos.
  • Puedes beberla un máximo de tres veces al día.

¡Ojo! Las mujeres que están intentando concebir, embarazadas o amamantando no deben consumir esta infusión.

3. Té blanco

te-blanco

El té blanco es una opción rica en antioxidantes que se ha relacionado con la prevención de patologías graves como el cáncer.

Su consumo frecuente ralentiza la capacidad del cuerpo para absorber las grasas, lo que disminuye el riesgo de sobrepeso.

Además, contiene una cantidad importante de cafeína, sustancia estimulante que acelera la función metabólica.

Ingredientes

  • 1 cucharada de té blanco (10 g)
  • 1 taza de agua (250 ml)

¿Cómo prepararlo?

  • Calienta el agua, incorpora el té blanco y deja que hierva unos 3 minutos.
  • Déjalo reposar 10 minutos más y consúmelo.
  • Puedes agregarle jugo de limón al gusto y toma entre dos y cuatro tazas al día.

4. Té de jengibre

El té de jengibre se caracteriza por sus cualidades digestivas que reducen la inflamación, el dolor y los gases.

Su ingesta reduce el deseo constante de comer y aumenta el ritmo del metabolismo gracias a su efecto termogénico.

Ingredientes

  • 2,5 cm de raíz de jengibre
  • 1 taza de agua (250 ml)
  • El jugo de un limón (opcional)

¿Cómo prepararlo?

  • Coloca a hervir el agua y agrégale la raíz de jengibre.
  • Déjalo en reposo durante 10 minutos y añádele el jugo de limón.
  • Consume hasta tres tazas al día.

No olvides leer: Descubre los increíbles beneficios de la infusión de jengibre, canela y miel

5. Té de rooibos

Té de rooibos

El té rooibos es una bebida rica en flavonoides que reduce el riesgo de afecciones graves y trastornos como la obesidad.

Sus propiedades sedantes reducen el nivel de estrés, estado emocional que se vincula con la sensación de hambre y el almacenamiento de grasa.

Es muy bajo en calorías y naturalmente dulce, por lo que no requiere ningún tipo de edulcorante.

Ingredientes

  • 1 cucharada de té de rooibos (10 g)
  • 1 taza de agua (250 ml)

¿Cómo prepararlo?

  • Coloca a hervir el agua y, cuando llegue a ebullición, agrégale la cucharada de té de rooibos.
  • Tápalo y déjalo reposar de 5 a 7 minutos.
  • Cuela y consúmelo caliente.

¡Ojo! Los pacientes que estén atravesando por la quimioterapia para combatir el cáncer no deben ingerir este té. Además, no está aconsejado para las mujeres con trastornos hormonales.

Las bebidas que hemos citado no son un remedio milagroso para eliminar el exceso de grasa; no obstante, vale la pena consumirlas con frecuencia para descubrir que son un excelente complemento de la dieta.

 

 

Categorías: Perder peso Etiquetas:
Te puede gustar