5 fabulosos trucos para blanquear y desinfectar tus almohadas

Carolina Betancourth 29 mayo, 2017
Para evitar problemas de salud y, sobre todo, para mantenerlas en las mejores condiciones, se recomienda limpiar las almohadas, al menos, una vez al mes

Las almohadas son uno de esos artículos del hogar que necesitan un mantenimiento especial para conservarse en condiciones higiénicas y aptas para su uso habitual.

Aunque es muy fácil ignorarlo, este elemento absorbe restos de sudor y partículas de suciedad que crean un ambiente perfecto pare el crecimiento de los ácaros y bacterias.

Si bien solemos ponerles una funda protectora, es inevitable que, en algún momento, comiencen a adquirir manchas oscuras y olores desagradables que nos hacen pensar en tirarlas a la basura.

No obstante, antes de tomar medidas tan drásticas, es bueno tener en cuenta algunos trucos de limpieza y desinfección que, por un bajo costo, ayudan a darles un mejor aspecto.

En esta oportunidad queremos revelar los 5 mejores para que no dudes en ponerlos en práctica, por lo menos, una vez al mes.

1. Bicarbonato de sodio y vinagre

Método con bicarbonato de sodio, sal y vinagre blanco

Una mezcla de bicarbonato de sodio con vinagre blanco nos da como resultado un producto 100% natural para blanquear y suavizar las telas de las almohadas.

Estos ingredientes tienen propiedades antibacterianas y blanqueadoras que facilitan la eliminación de manchas de mugre y sudor.

Ingredientes

  • ½ taza de bicarbonato de sodio (80 g)
  • ½ taza de vinagre blanco (125 ml)

Preparación

  • Pon las almohadas en la lavadora y, cuando el agua las cubra, agrégales el bicarbonato de sodio y el vinagre blanco.
  • Deja que se complete el ciclo habitual y déjalas secar al sol.

Lee también: 7 recetas con bicarbonato de sodio para tu rostro

2. Agua caliente y jugo de limón

Para nadie es un secreto que el jugo de limón fresco es uno de los agentes blanqueadores y desinfectantes más efectivos que nos ofrece la naturaleza.

Por eso, no es de extrañar que también sea uno de los mejores aliados para dejar las almohadas frescas e impecables.

Ingredientes

  • El jugo de 6 limones
  • 2 ½ litros de agua (10 tazas)

Preparación

  • Pon a calentar el agua y, cuando hierva, agrégale el jugo de 6 limones frescos.
  • Sumerge con cuidado la almohada y, si es necesario, agrégale más agua, hasta que quede completamente cubierta.
  • Déjala en remojo durante 2 horas y lávala con tu detergente habitual.

3. Bicarbonato de sodio y aceite esencial de árbol de té

bicarbonato y aceite

Al combinar ingredientes como el bicarbonato de sodio y el aceite esencial de árbol de té podemos hacer un detergente en seco para cuidar nuestras almohadas.

Este producto facilita la eliminación de manchas amarillas y, gracias a su acción antibacteriana, remueve los ácaros y las bacterias.

Ingredientes

  • ½ taza de bicarbonato de sodio (80 g)
  • 10 gotas de aceite esencial de árbol de té

Preparación

  • Vierte el bicarbonato de sodio en un recipiente y mézclalo con el aceite esencial de árbol de té.
  • Tras obtener un producto uniforme, espárcelo sobre la almohada y déjalo reposar 45 minutos.
  • Pasado este tiempo, frota los restos con un cepillo y retira los excesos.

Visita este artículo: 6 problemas que te aquejan cuando tus bacterias intestinales están fuera de control

4. Detergente y bórax

El truco de detergente y bórax se ha hecho bastante popular en todo el mundo como uno de los mejores preparados para dejar las almohadas libres de percudido y con un aspecto 100% renovado.

  • Sus propiedades eliminan los restos de sudor y otras partículas que poco a poco van dejando manchas difíciles de borrar.
  • También tienen potentes propiedades antimicrobianas que ayudan a acabar con los ácaros y demás microorganismos.

Ingredientes

  • 1 taza de detergente (200 g)
  • 1 taza de jabón lavavajillas biodegradable (250 ml)
  • 1 taza de blanqueador sin cloro (250 ml)
  • ½ taza de bórax (80 g)
  • Agua caliente (la necesaria)

Preparación

  • En primer lugar, recuerda que es necesario tomar medidas de precaución para evitar intoxicaciones. Así, se recomienda el uso de guantes y tapabocas.
  • A continuación, añade los productos mencionados en la lavadora.
  • Incorpora una o dos almohadas en el interior de la máquina y, tras agregar agua caliente, inicia el ciclo habitual.
  • Cuando finalice, ponlas a secar al sol para que no adquieran olor a humedad.

5. Agua oxigenada y limón

limones

La mezcla de agua oxigenada con limón nos permite conseguir un blanqueador casero con potentes activos que eliminan las manchas de sudor y saliva de las almohadas blancas.

Ingredientes

  • ½ taza de jugo de limón (125 ml)
  • 1 taza de agua oxigenada (250 ml)

Preparación

  • Incorpora los ingredientes en un balde con agua caliente y sumerge la almohada durante una hora.
  • Pasado el tiempo indicado, enjuaga en el ciclo habitual de la lavadora y ponla a secar al sol.

¿Notas tus almohadas amarillas y sucias? Elige cualquiera de los trucos mencionados y mantén este elemento limpio y libre de microorganismos dañinos.

 

 

 

 

Te puede gustar