5 factores que inciden en la depresión

Daniela Echeverri Castro·
27 Julio, 2020
La depresión no solo tiene su origen en hechos traumáticos. Sin que lo sepamos, hay algunos hábitos cotidianos que inciden en su desarrollo. ¿Los conoces? Te compartimos los más comunes.

La depresión se ha catalogado como un trastorno del estado de ánimo. Quienes están deprimidos suelen sentir una profunda tristeza, además de irritabilidad, pérdida de interés por la vida y cambios en el comportamiento. ¿Conoces los factores que inciden en la depresión?

El origen de esta condición puede ser biológico y circunstancial. Se dice que está causado por cambios en la química cerebral, ya sea por desequilibrios hormonales, factores ambientales o el estímulo de una situación determinada. Sin embargo, las circunstancias personales también tienen un papel en su aparición.

Factores que inciden en la depresión

Es importante tener en cuenta que no todos los periodos de tristeza profunda corresponde a la depresión. Una persona puede atravesar eventos tristes y traumáticos sin llegar a experimentar síntomas tan severos como para ser diagnosticados con depresión.

Este trastorno se ha catalogado como una afección médica grave, pues puede tener un desenlace fatal cuando no recibe un tratamiento adecuado. La calidad de vida de los pacientes se reduce drásticamente, al punto de sentirse incapaces de hacer sus actividades cotidianas. Incluso, algunas veces, puede influir en el desarrollo de otros problemas de salud.

Por ser un trastorno tan complejo, no hay una causa única para explicar su origen. De hecho, se han identificado decenas de factores que inciden en la depresión. Lo más preocupante es que muchos de ellos se pasan por alto, ya que forman parte del estilo de vida de las personas. ¡Descúbrelos!

No dejes de leer: 5 maneras útiles de manejar la depresión

1. Mala alimentación

Mujer depresiva con agua y comida: factores que inciden en la depresión
El consumo de comida chatarra se ha asociado con mayores problemas de salud, incluyendo entre ellos, mayor susceptibilidad al estrés y la depresión.

Una nutrición deficiente puede influir en nuestra salud mental. Si bien es fácil ignorarlo, las malas dietas pueden causar alteraciones en el sistema nervioso y la química del cerebro. Por ejemplo, el consumo habitual de grasas y comida basura se asocia con una mayor susceptibilidad al estrés y la depresión.

En concreto, un metaanálisis publicado en 2017 en la revista Pyschiatric Research pudo determinar que un patrón dietético caracterizado por un alto consumo de carne roja y/o procesada, harina refinada, dulces, mantequilla y en general productos con alto contenido en grasa, así como una baja ingesta de frutas y verduras, se asocia con un mayor riesgo de depresión.

Por el contrario, parece que llevar una dieta saludable puede disminuir el riesgo de depresión. Por lo anterior, se recomienda llevar una dieta saludable, rica en fuentes de ácidos grasos omega 3, proteínas, antioxidantes, vitaminas y minerales.

2. Factores que inciden en la depresión: Dormir mal

Para tener una buena calidad de vida, lo ideal es dormir entre 7 y 8 horas diarias sin interrupciones. Durante este lapso, el organismo lleva a cabo una serie de procesos que no puede hacer en otros momentos del día. Por eso, cuando hay interrupciones del sueño o problemas para dormir, se experimentan varias reacciones negativas.

En este caso en particular, cabe destacar que el insomnio y los trastornos del sueño tienen un estrecho vínculo con la depresión. De hecho, la investigación llevada a cabo sugiere que las personas que padecen insomnio podrían sufrir más probablemente depresión en el futuro.

3. Usar las redes sociales

Redes sociales
Recientes estudios han observado una correlación entre el abuso de las redes sociales y las conductas depresivas.

En los últimos años se han hecho varias investigaciones con respecto al uso de las redes sociales y los trastornos de salud mental. Un estudio publicado en la revista Journal of Social and Clinical Psychologyconcluyó que hay un vínculo causal entre el uso de las redes sociales y problemas como la depresión y la soledad.

Factores como la constante comparación social o el bullying explican estos efectos. Si bien su uso moderado no suele tener mayor impacto, permanecer en estas plataformas puede ser negativo. Por lo anterior, la recomendación general es establecer límites o disminuir su uso.

Descubre: Hábitos ocultos que tienen las personas con depresión

4. Factores que inciden en la depresión: Consumir bebidas alcohólicas

El abuso de las bebidas alcohólicas puede causar alteraciones en la actividad cerebral, provocando o empeorando los episodios de depresión. Las personas alcohólicas no pueden cumplir con sus obligaciones labores y familiares, lo cual puede influir en este trastorno.

Lo más preocupante es que cuando se unen el alcoholismo y la depresión, se dificulta más el abandono de la adicción. Por eso, quienes tienen ambos problemas deben contar con un constante apoyo profesional y familiar, acudiendo a terapias.

5. Ambientes laborales tóxicos

Mujer estresada en el trabajo
El ambiente laboral ejerce un poder significativo sobre nuestro estado de ánimo, pudiendo afectar negativamente.

Muchos pacientes afectados por estrés, ansiedad y depresión están sometidos de manera constante a ambientes labores tensos o tóxicos. ¿Qué quiere decir esto? Pues bien, son aquellos entornos laborales donde hay acoso, exceso de trabajo, bajas remuneraciones y dificultad para tener relaciones sanas con compañeros o jefes.

Todo esto va causando descontroles a nivel psicológico, pues el exceso de estrés aumenta la segregación de cortisol y otros sustancias químicas. Para evitarlo, se pueden aplicar sencillas estrategias: tomar pausas para descansar, evitar al máximo el exceso de trabajo y ambientar el lugar de trabajo con música relajante y aromas.

¿Reconoces estos factores que inciden en la depresión? Si es tu caso, empieza a tomar medidas para tratar de evitarlos. No olvides que la depresión es un tema serio que requiere tratamiento profesional. Si estás experimentando sus síntomas, te recomendamos buscar ayuda.

  • Tsuno, N., Besset, A., & Ritchie, K. (2005). Sleep and depression. Journal of Clinical Psychiatry. https://doi.org/10.4088/JCP.v66n1008
  • Benca, R. M., & Peterson, M. J. (2008). Insomnia and depression. Sleep Medicine. https://doi.org/10.1016/S1389-9457(08)70010-8
  • Woods, H. C., & Scott, H. (2016). #Sleepyteens: Social media use in adolescence is associated with poor sleep quality, anxiety, depression and low self-esteem. Journal of Adolescence. https://doi.org/10.1016/j.adolescence.2016.05.008
  • Hunt, M. G., Marx, R., Lipson, C., & Young, J. (2018). No More FOMO: Limiting Social Media Decreases Loneliness and Depression. Journal of Social and Clinical Psychology. https://doi.org/10.1521/jscp.2018.37.10.751
  • Taylor, D. J., Lichstein, K. L., Durrence, H. H., Reidel, B. W., & Bush, A. J. (2005). Epidemiology of insomnia, depression, and anxiety. Sleep. https://doi.org/10.1093/sleep/28.11.1457
  • Boden, J. M., & Fergusson, D. M. (2011). Alcohol and depression. Addiction. https://doi.org/10.1111/j.1360-0443.2010.03351.x
  • Bonde, J. P. E. (2008). Psychosocial factors at work and risk of depression: A systematic review of the epidemiological evidence. Occupational and Environmental Medicine. https://doi.org/10.1136/oem.2007.038430
  • Health and Safety Executive. (2018). Work related stress, anxiety and depression statistics in Great Britain, 2018. In Health and Safety Executive. https://doi.org/10.1083/jcb.201205106
  • Li, Y., Lv, M. R., Wei, Y. J., Sun, L., Zhang, J. X., Zhang, H. G., & Li, B. (2017). Dietary patterns and depression risk: a meta-analysis. Psychiatry research, 253, 373-382.
  • Riemann, D., & Voderholzer, U. (2003). Primary insomnia: a risk factor to develop depression?. Journal of affective disorders, 76(1-3), 255-259.
  • Thase, M. E., Salloum, I. M., & Cornelius, J. D. (2001). Comorbid alcoholism and depression: treatment issues. The Journal of Clinical Psychiatry.
  • Evolahti, A., Hultcrantz, M., & Collins, A. (2006). Women's work stress and cortisol levels: a longitudinal study of the association between the psychosocial work environment and serum cortisol. Journal of psychosomatic research, 61(5), 645-652.