5 fertilizantes ecológicos para nutrir tus plantas

Katherine Flórez 28 octubre, 2015
Además de ayudarnos a fertilizar las plantas y aportarles nutrientes, tanto el café como la cáscara de huevo pueden ser muy útiles para mantener las plagas alejadas

Los fertilizantes son productos utilizados en el jardín, cuya finalidad es la de nutrir las plantas para estimular su crecimiento y evitar que se marchiten.

En la actualidad en el mercado existen diferentes variedades y marcas que buscan atender a las necesidades de todos los tipos de cultivos y suelos; sin embargo, estos productos suelen estar cargados de químicos que, al final, solo funcionan como comida “chatarra” para las hierbas.

Si bien estos suelen nutrir de una forma más rápida, están diseñados para agotar el suelo y hacer que la planta requiera de más aplicaciones para mantener saludable.

Tras saberse que los fertilizantes comerciales pueden tener un impacto negativo en el ambiente, algunos empezaron a promover las alternativas ecológicas que funcionan de maravilla sin hacer un solo daño.

En esta ocasión hemos querido recopilar esos ingredientes que seguramente tienes en casa y que puedes utilizar para hacer más fértil tu jardín.

1. Restos de café

Crema-anticelulitis-de-café

Los restos que quedan del café después de preparar la bebida funcionan como uno de los mejores fertilizantes para aquellas plantas de suelo ácido como:

  • Los arándanos.
  • Los rosales.
  • Las azaleas.

¿Cómo utilizarlo?

  • Tendrás que enterrar ¾ de taza (86 g) de restos de café cerca de las raíces. Repite el proceso una vez al mes.
  • Otra opción consiste en añadir seis tazas de restos de café a un balde lleno de agua. Lo dejas reposar dos o tres días y, a continuación, lo rocías por todo el suelo de tu jardín.

Te recomendamos leer: 8 usos alternativos del café en el hogar que te sorprenderán

2. Cáscaras de huevo

Aunque casi siempre se utilizan en mezclas con otros ingredientes, se pueden utilizar por sí solas gracias a su elevado contenido de calcio que ayudará a evitar la podredumbre apical en las plantas de tomate y pimiento.

También es saludable para árboles frutales, rosales y varios tipos de hierbas. Su uso puede ser regular.

¿Cómo utilizarlo?

  • Lava bien las cáscaras y déjalas secar. Cuando estén listas, muélelas y aplica el polvillo alrededor de las plantas.

3. Té de cáscara de plátano

Cáscara-de-plátano

El potasio está considerado como uno de los nutrientes más importantes para las plantas después del nitrógeno.

Este interviene en el proceso de la fotosíntesis, en la osmorregulación del agua en la planta y la formación de tejidos resistentes.

Cuando las plantas se queman con facilidad, lucen opacas y reduce su floración, es muy probable que tenga deficiencia de este nutriente.

Para aportarle una buena cantidad sin recurrir a los químicos, vale la pena agregarle un poco de té de cáscara de plátano.

¿Cómo utilizarlo?

  • Corta las cáscaras de plátanos en pequeños trozos y llévalas a hervir en suficiente agua durante 15 minutos.
  • Cuando esté listo, déjalo reposar y dilúyelo en dos tazas de agua adicionales antes de aplicarlo en la tierra de las plantas.

4. Malas hierbas

Muchos no lo saben, pero las llamadas “malas hierbas” también pueden ser bastante útiles para nutrir el jardín.

Los nutrientes pueden variar dependiendo de la variedad que se utilice:

  • La ortiga aporta nitrógeno y hierro.
  • La consuela contiene potasio.
  • El diente de león puede aportar calcio y magnesio.

¿Cómo utilizarlo?

  • Coloca las hierbas sobre una tela que te pueda servir como colador y ponlas encima de una cubeta.
  • Vierte suficiente agua sobre las hierbas y déjalo fermentar durante 10 días, removiendo a diario.
  • Pasado el tiempo aconsejado, aplícalo como fertilizante.

Ver también: Sorprendentes beneficios de la jardinería para la salud

5. Cenizas de madera

plantas2

Las cenizas de madera son ricas en potasio y fósforo; este último, ayuda en la maduración de las flores y los frutos logrando potenciar su aroma y sabor.

También es bueno para mantener las plagas alejadas; no obstante, al alterar el pH del suelo, no están aconsejadas para especies de suelo ácido.

Antes de prepararlo es importante verificar que las cenizas no provengan de maderas comprometidas con metales pesados u otros contaminantes.

¿Cómo utilizarlo?

  • Diluye una buena cantidad de cenizas en agua y usa el líquido para el riego diario de las plantas.
  • Otra buena opción es esparcir una capa de cenizas a dos o tres centímetros de distancia del tallo.

Como puedes ver, hay muchas variedades de fertilizantes de origen natural que pueden ser más saludables y económicos que los embotellados comerciales.

Estos ingredientes le hacen un aporte nutricional importante al suelo y, además, algunos le proporcionan microorganismos benéficos. ¿Lista para probarlos?

Te puede gustar