5 formas de hacer que tus conversaciones sean exitosas

Para lograr unas conversaciones interesantes y exitosas, además de un tema de conversación, debemos tener en cuenta otros aspectos, como la interacción con nuestro interlocutor y respetar los turnos de palabra

A veces necesitamos que nuestras conversaciones tengan un éxito apabullante.

Sin embargo, pensamos que esto tiene que ver con nuestro público o las personas que estén a nuestro alrededor. ¿Es así?

Lo que sí es cierto es que para tener conversaciones enriquecedoras e interesantes tenemos que seguir determinadas recomendaciones a las que no les solemos prestar atención.

Ya sea porque las consideramos obvias o porque nunca nos hemos parado a reflexionar sobre ellas.

Lee: Mi pareja no me entiende

Hoy te daremos algunos consejos para enriquecer tus conversaciones o para que estas mejoren. ¡Tú eliges!

Cómo mejorar tus conversaciones con los demás

mujer-leyendo-en-la-cama

Para mejorar tus conversaciones con los demás a partir de ahora, es necesario que tengas en cuenta que cuanto más te enriquezcas tú y aumentes tus conocimientos mucho mejor.

La riqueza empieza por la mente y, después, puedes exteriorizarla con los demás.

No obstante, esto no es todo. Vamos a darte unas pequeñas pautas que no requieren de mucho tiempo y que puedes empezar a poner en práctica hoy mismo.

¡Vamos allá!

1. Rodéate de gente de la que puedas aprender

Si quieres que tus conversaciones sean interesantes, tienes que rodearte de gente enriquecedora, de la que puedas aprender y que te pueda estimular.

Descubre: Quiero en mi vida personas que sumen, no personas que resten

Ya sabemos que no todas las personas son así, pero también sabemos que tú tienes el poder de escoger a las personas con las que te relacionas.

Así que… ¿Por qué no empiezas a escoger mejor a tus compañías? Verás cuánto puedes aprender de esas personas y, asimismo, en su momento, otros podrán aprender de ti.

2. Escucha de verdad

Debate

Si no escuchas de verdad, difícilmente podrás mantener conversaciones interesantes, pues siempre hablarás de ti mismo, querrás ser el centro de atención y las demás personas creerán que nada de lo que cuentan es importante para ti.

En cada conversación tiene que haber reciprocidad. Tiene que haber un interés por el discurso del otro. De lo contrario, no tiene sentido hablar.

Además, si quieres llevar a cabo el primer punto del que hemos hablado, escuchar te será de mucha utilidad para poder aprender de los demás.

3. Sigue los ritmos de la conversación

Seguir los ritmos de las conversaciones puede parecer algo sencillo, pero no lo es en absoluto.

Una persona puede creer que ha participado en un debate, cuando en realidad ha estado callada la mayor parte del tiempo.

Lee: Es mejor callar durante la tormenta y hablar cuando haya calma

¿No sabes cuándo intervenir? ¿Acaparas el turno de conversación de los demás? ¿Hablas demasiado cuando te toca? Todo esto debes tenerlo en cuenta cuando intervengas en una conversación.

Ser consciente de dónde fallas y ver qué puedes mejorar te ayudará para aprender y hacer que tus conversaciones sean mucho mejores. ¡Tiene que haber siempre un equilibrio!

4. La importancia de adaptarte a los demás

Amigos hablando

Puede que estés hablando de algo muy técnico y que los demás no estén entendiendo nada de lo que dices. ¿Te has puesto en su lugar? ¿Has detectado lo que está pasando?

Hacerlo te ayudará a mejorar tus conversaciones.

Al igual que no puedes mantener una conversación llena de tecnicismos con un niño de 6 años, lo mismo ocurre con el nivel de conocimiento que puedan tener las personas que están a nuestro alrededor con respecto a lo que les estamos contando.

Ser capaces de fijarnos en esto, ponernos en el lugar de los demás y adaptar nuestro discurso a ellos, nos permitirá ser más accesibles y enriquecer nuestras conversaciones.

5. Habla de ti si es necesario

En ocasiones, tenemos miedo a hablar de nosotros, ya sea porque somos muy celosos de nuestra vida privada o porque creemos que a los demás no les va a interesar lo que tenemos que contarles.

Sin embargo, esto no es así.

  • Si crees que una anécdota sobre un momento de tu vida puede darle ese toque especial a esa conversación, no te contengas.
  • Las personas que están a tu alrededor lo agradecerán y, sin darte cuenta, estarás mejorando la conversación que estáis manteniendo.

Antes de irte no te pierdas: Si te lo tomas como algo personal, vivirás eternamente ofendido

Sé natural, escucha, adecúate al nivel de conocimientos de los demás y aprende a seguir los turnos de palabra. Con estas premisas tus conversaciones mejorarán, aunque siempre tienes que estar prestando atención.

Mantén los ojos bien abiertos para percibir las señales que te pueden estar enviando los demás sobre cómo te estás expresando o lo que estás diciendo.

Asimismo, también es positivo que estés abierto a conocer nuevas personas interesantes que puedan enriquecer tus conversaciones.

 

Te puede gustar