5 formas de optimizar tu salud renal y hepática

Con tan solo media hora de ejercicio diario conseguiremos regular la hipertensión y cuidar de nuestra salud renal y cardíaca. Además reduciremos la cantidad de grasa y facilitaremos el trabajo del hígado

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS) una de cada diez personas tiene algún problema renal. Las enfermedades asociadas a la salud de nuestros riñones suelen cursar en ocasiones de forma silenciosa, hasta que al final, llega el problema.

Lo mismo ocurre con nuestro hígado, este órgano tan importante relacionado con nuestras digestiones y con nuestro bienestar general, al que en ocasiones, descuidamos un poco.

Tanto la función hepática como la renal están relacionadas con procesos depurativos, con eliminación de toxinas y con la sintetización de determinadas enzimas, ahí donde es vital que nuestros hábitos de vida sean los correctos para propiciar su correcto funcionamiento.

Te aseguramos que optimizar el trabajo del hígado y de los riñones no requiere excesivos esfuerzos.

Son pautas tan sencillas y esenciales que con ellas, obtendrás una mejor calidad de vida. Te invitamos a conocerlas con nosotros.

1. Una cucharada de aceite de de oliva con un poco de jugo de limón

Tomar en ayunas una cucharada de aceite de oliva con unas gotitas de jugo de limón nos va a ayudar a desintoxicar el organismo y a optimizar la función renal y hepática.

Su contenido en ácidos grasos esenciales y vitamina C nos va a permitir depurar sustancias tóxicas y a fortalecer estos órganos gracias a sus minerales y vitaminas.

Basta con 10 ml de aceite de oliva virgen extra con 5 ml de jugo de limón. Tómalo en ayunas a lo largo de 4 días seguidos y descansa otros cuatro. Verás qué bien te va para evitar el extreñimiento y para mejorar tus digestiones.

Descubre todas las propiedades curativas del limón

2. Jugo de manzana orgánico o jugo de arándanos

Agua-de-manzana-y-canela

Puedes combinarlos como desees. Puedes tomar jugo de manzana orgánico a lo largo de 5 días en tu desayuno y luego sustituirlo por el de arándanos cuando te sea posible.

Estos jugos son muy adecuados para lo siguientes fines:

  • El ácido málico de la manzana nos va a ayudar a eliminar residuos, a evitar la formación de cálculos renales y a reblandecer las posibles piedras biliares para que puedan ser expulsadas.
  • Por su parte, el jugo de arándanos actúa como un protector maravilloso de nuestra salud renal. Evita infecciones, protege las paredes de la vejiga del ataque de posibles bacterias y favorece el funcionamiento de los riñones. Consúmelo siempre de forma natural y sin azúcar.

3. El movimiento protege tu salud renal y hepática

Caminar

El mantenernos activos, el hacer un poco de ejercicio cada día nos va a ayudar a regular nuestra hipertensión y a cuidar de nuestra salud cardíaca, algo esencial para optimizar la salud de los riñones.

Caminar todos los días durante media hora y hacer algo de ejercicio aeróbico va a ayudarnos también a evitar subir de peso, un aspecto fundamental para no acumular grasa y facilitar el funcionamiento del hígado.

4. Agua mineral para tu organismo

La hidratación es una de las principales claves para cuidar no solo de nuestro hígado y riñones, sino de todo nuestro organismo.

Te interesará saber que la Agencia Europea de Seguridad Alimentaria nos explica que las mujeres deberíamos beber como media 1,6 litros de agua al día, y los hombres unos 2 litros.

No obstante, todo dependerá de la actividad que hagamos cada día y del clima. Busca además agua de mineralización débil y baja en sodio, así favoreceremos a nuestro corazón y a nuestros riñones.

Vale la pena leer el etiquetado del agua que consumimos, puesto que de esa forma cuidamos aún más de nuestra salud.

5. Los mejores alimentos que no deben faltar en tu dieta

ensalada col

Las verduras crucíferas

No dudes en prepararte ricas cenas a base de brócoli, de coles de bruselas, repollo, coliflor… Aderézalas con un poco de aceite de oliva y un poco de vinagre de manzana si lo deseas, pero nunca descuides a estos vegetales porque son básicos para depurar nuestro organismo de metales pesados y toxinas.

Ensaladas amargas de hoja verde

Puede que su sabor sea un poco fuerte, pero verduras como la achicoria, el diente de león, la rúcula o la escarola son muy adecuadas para optimizar nuestra salud renal y hepática. Aderázalas con un poco de jugo de limón y cuidarás aún más de tu salud.

Licuado de manzana y remolacha (betabel)

Este licuado es un tónico purificador. Sería adecuado que lo tomaras dos veces por semana, su sabor es delicioso y lograrás limpiar la sangre, depurar toxinas y facilitar el trabajo de los riñones y el hígado.

Descubre cómo preparar el licuado de manzana y betabel

Frutas ricas en antioxidantes

Las frutas ricas en vitamina C son esenciales para fortalecer y el hígado y los riñones. Nos protegen frente al ataque de los radicales libres y nos ayudan también a eliminar sustancias nocivas.

Así pues, no dudes en comer cada día 3 piezas de la siguiente lista de frutas:

  • Naranjas
  • Limones
  • Pomelos (toronja)
  • Fresas
  • Arándanos
  • Moras
  • Manzanas
  • Ciruelas
  • Kiwis
  • Papayas
  • Mangos
  • Uvas
  • Peras
  • Uvas pasas

Como puedes ver,  solo es cuestión de mejorar nuestra alimentación y de ser un poco más activos cada día. No obstante recuerda siempre controlar tu hipertensión y el colesterol.

Establece con tu médico revisiones periódicas y cuida cada día de tu salud renal y hepática. ¡Vale la pena!

Categorías: Buenos hábitos Etiquetas:
Te puede gustar