5 diferentes formas de reciclar neumáticos

A continuación te proponemos cinco diferentes formas de reciclar neumáticos. Todas son muy sencillas y de gran utilidad. ¡No te las pierdas!

Reciclar neumáticos es una buena opción para aprovechar estos objetos y darles una nueva utilidad. Además es la excusa perfecta para limpiar un poco el trastero y aprovechar el espacio para almacenar otras cosas.

Los cauchos o neumáticos dañados o simplemente desgastados, en su mayoría, son desechados directamente a la basura. Pero el hecho de que no sirvan para cumplir su función original no quiere decir que dejen de servir para otras cuestiones.

Has pensado alguna vez ¿Qué podrías hacer con unos neumáticos viejos? Te aseguro que te sorprenderás con las estupendas ideas que muchos han tenido al respecto y que las han materializado en creaciones únicas y muy prácticas.

Solo es cuestión de dejar volar la imaginación y visualizar lo que podríamos obtener al intervenir o modificar un neumático. Pon a prueba tu ingenio y anímate a reciclar neumáticos.

5 diferentes formas de reciclar neumáticos

1. Mesa de café o de sala

Mesa de café o de sala

Esta práctica idea es de muy fácil ejecución. Consiste en tomar un caucho o neumático como base, al cual se le realiza una tapa superior en madera, para apoyar cosas sobre él, cubriendo luego todo el caucho con diversos materiales.

Algunas personas le hacen forros de tela o de pieles sintéticas para combinarlos con sus muebles. Otros optan por acabados más rústicos, sin dejar de ser agradables como forrarlos con cuerdas de mecate o mecatillo.

En el primer caso se deben cortar, según las medidas del neumático, un círculo de tela o del material sintético, el cual se une a un rectángulo de tela del ancho del neumático que cubra todo su entorno, repitiendo la operación para la tapa inferior.

Si deseas hacerlo más práctico y poderlo lavar cuando sea necesario, colócale un cierre en la unión de la cubierta inferior con el borde del rectángulo.

Si optas por el uso de la cuerda de mecate, debes asegurarte de que tienes una extensión suficientemente larga, para cubrir el contorno del caucho, y la tapa de madera que colocaste sobre él. De esta manera tendrás una mesa muy armónica y funcional. 

Lee también: 6 trucos de moda para una buena decoración de interiores

2. Columpios para niños

Si vives en una casa con suficiente espacio exterior (con algún árbol alto) puedes recrear el clásico columpio que tantas veces hemos visto en las películas. Esta opción es muy sencilla y tus hijos lo adorarán. 

Solo tienes que limpiar completamente el neumático, pintarlo, para darle una apariencia más divertida, y suspenderlo de una rama fuerte del árbol con unas cuerdas resistentes. Y listo ¡ya tienes tu propio columpio!

3. Macetas o materos

Macetas o materos

Otra forma de reciclar neumáticos consiste en incluirlos en nuestro jardín. ¿Cómo? Muy simple, solo debemos convertirlos en macetas o materos.

Si deseas plantar un árbol, por ejemplo, necesitas cuidarlo mucho al comienzo para que no se vaya de lado, se caiga con el viento (o sea completamente arrancado de la tierra por tu perro), o sea pisado por los niños al jugar, entre otras posibles amenazas.

Una buena idea es plantar tu árbol y colocarle un par de neumáticos usados alrededor. De esta manera, el árbol quedará mucho más protegido y podrás regarlo cómodamente desde arriba, a través del orificio del neumático.

Por otra parte, al convertirlos en macetas o materos, su alta dureza hace que puedan soportar la presión que ejerza la tierra y las raíces de las plantas que coloques dentro. Tampoco debes preocuparte porque se oxide el material por el agua. 

Esta transformación tiene varias versiones, si los colocas directamente en tu jardín solo necesitas pintarlo y plantar en él. El suelo (o mejor dicho, la tierra) servirá como tapa inferior.

Si quisieras reutilizar los neumáticos en otra superficie y, de manera móvil, entonces sí debes elaborarle una base para evitar que al matero se le salga la tierra que colocaste dentro.

También puedes modificar los neumáticos haciéndoles aberturas redondas para colocar en él macetas o materos con plantas independientes.

4. Contenedores para artículos de jardinería o depósitos de basura

Si tienes tres neumáticos, puedes apilarlos uno sobre otro y unirlos entre sí con algún tipo de costura, soporte de alambre, etcétera, para que permanezcan en esa posición.

Seguidamente, recortas un círculo de macera (del diámetro del neumático) y lo colocas debajo con pegamento (como base). Luego puedes pintar los neumáticos en diversos colores y, una vez listo, puedes añadir una tapa en la parte superior, y ¡Listo! ¡Contenedor terminado!

Recuerda que, si decides que el contenedor será de basura, debes colocarle una bolsa plástica para que sea más fácil quitarlas  cuando esté llena.

Ver también: Decoración con muebles vintage reciclados

5. Como escalones en fuertes pendientes

Como escalones en fuertes pendientes

Si habitas en zonas rurales rodeadas de pendientes, esta opción es muy práctica, y te facilitará el ascenso y descenso de dichas pendientes.

Solo es cuestión de marcar la zona por donde harás el camino, y escalonar la pendiente, colocas los neumáticos en cada escalón llenándolos posteriormente con tierra, la misma que retiraste al hacer los escalones. De esta manera se mantendrán firmes en su posición. Esta escalera será muy resistente a los cambios climáticos.

Ya te habrás dado cuenta de por qué es una buena idea reciclar neumáticos. ¡Anímate a probar los usos alternativos de los objetos que has dejado caer en el desuso y gana puntos en creatividad, ahorro y destreza!

Categorías: Reciclaje Etiquetas:
Te puede gustar