5 formas en que la luna afecta tu salud

Brunilda Zuñiga · 23 agosto, 2016
Aunque muchas veces no lo notemos o no lo lleguemos a percibir, lo cierto es que la influencia de la luna en nuestras vidas es mucho mayor de lo que pensamos

¿Sabías que la luna puede afectar a tu salud, tu estado de ánimo, tu humor y hasta a tu personalidad? Pues no resulta tan sorprendente. Este astro tiene mucha influencia en la Tierra, debido a que es el único satélite que posee.

La luna afecta en gran medida las mareas y ocasiona variaciones en los efectos climáticos. No obstante su influjo no acaba ahí.

En este artículo te diremos cuáles son sus efectos en tu salud.

1. La luna y los problemas para dormir

Esto puede ocurrir cuando la luna está en oposición al sol y está repleta de luz. Se le llama luna llena y esta fase afecta a tus tejidos corporales y provoca una ligera presión. Además, puede causar distanciamiento de los sentimientos.

insomnio

Esto quiere decir que en este período tu lado instintivo se activa, tu cuerpo puede retener más líquidos y tiende a hincharse más fácilmente. Por ello, es necesario prestar especial atención a lo que bebes o comes en esta época.

Estarás muy sensible y puedes presentar:

  • Alteraciones del sueño
  • Sufrir insomnio
  • Pesadillas
  • Sueños más coloridos, reales e intensos

Durante esta fase no se aconseja comenzar dietas para bajar de peso y se recomienda tener cuidado con los efectos secundarios de los medicamentos. Debes evitar las situaciones que te presentan dolores de cabeza, ya que estos tenderán a ser más intensos.

Trata de mantener el sentido del humor, no tomarte nada muy en serio ni comenzar discusiones.  

2. Tienes más autocontrol

La fase de luna nueva es ideal para emprender nuevos proyectos ya que la mente tiene más autocontrol y se encuentra más serena para poder superar las carencias por los cambios de hábitos y eliminar los excesos más fácilmente.

Esto te sirve también para meditar y para desintoxicar el cuerpo. Es un buen momento para llevar a cabo nuevas ideas y poner en marcha aquellos objetivos que tengas en mente y que quieras lograr y alcanzar.

Esta fase es muy beneficiosa si tomas el control de lo que haces y de tus decisiones.

3. Puede agravar las manías

Seguro que has escuchado la palabra lunático. Bueno, no es ninguna casualidad, ya que la luna afecta afecta a los pacientes con trastornos psicológicos y aumentan sus episodios de manía.

Esto no dará pie a ninguna situación grave, pero podrías ponerte algo agresivo.

Recuerda mantener el control a través del ejercicio, la meditación y aquellas actividades que te ayuden a canalizar y descargar tu energía.

Toma en cuenta que cualquier cambio puede ocasionar períodos de desesperación y privación del sueño.

Algunos estudios han intentado demostrar que las personas tienden a cometer suicidio más frecuentemente durante la fase de luna nueva.

Por lo general se trata de suicidio no violento y en personas menores de 40 años, aunque los resultados no son del todo concluyentes.

4. ¿Puede afectar a la menstruación?

El ciclo de la menstruación tiene la misma duración que el lunar, 28 días.

Según un estudio llevado a cabo en 2011, cerca del 30% de las mujeres tienen su período menstrual cuando hay luna nueva.

Si bien esto implica una concordancia, algunos científicos indican que esto solo se debe a una relación numérica y que no guarda relación con el hecho de que afecte los ciclos lunares.

5.  Afecta el embarazo y el parto

Del mismo modo en que la luna afecta a las mareas, también el cuerpo se ve afectado. Para entender la lógica de esto es conveniente recordar que nuestro organismo está compuesto por un 70% de agua.

embarazo

Las mujeres embarazadas son las que se ven mayormente afectadas por la luna debido al líquido amniótico.

La creencia popular dice que en luna llena se producen mucho más partos y puede influir en que una embarazada, que en teoría saliera de cuentas pocos días después de dicha fase, vea como se llega a adelantar el parto.

Como puedes ver, la luna afecta en gran medida tu salud. Puede hacerlo de manera positiva o negativa pero no tiene por qué ser determinante en tu forma de actuar.

Recuerda que las situaciones relacionadas con tu conducta deben estar determinadas, sobre todo, por el autocontrol y conocimiento que tengas de ti mismo.