5 remedios naturales para eliminar la sequedad de la piel por completo

La miel y la sábila son ricas en vitamina c y antioxidantes , además, tienen propiedades limpiadoras e hidratantes muy beneficiosas para tratar la piel seca.

Algunas personas desconocen que tienen la piel seca. Están tan acostumbradas a sentir esa tirantez y al aspecto blanquecino del cutis, que llegan a considerar todo esto como el estado natural de su tez. Sin embargo, cuando comienzas a tratarla el contraste es espectacular.

Puede que te preguntes por qué es tan importante tener una tez sana. Una piel hidratada se caracteriza por ser suave, brillante y lisa. Esto nos devuelve una imagen joven, vigorosa y luminosa. Sentirnos bien por fuera nos ayuda a tener una buena autoestima y de esta manera enfrentar el día de una manera más positiva.

Por otro lado, la sequedad de la piel favorece la aparición de heridas, ya que esta se muestra más débil.

Así pues, aunque no tengas mucha afición a estas cuestiones, te recomendamos que introduzcas el cuidado de tu piel en tu rutina. En pocos días te acostumbrarás y el cambio es impresionante.

Cómo eliminar la sequedad de la piel con remedios naturales

1. Gel de aloe vera

aloe vera

Es el producto estrella para la reparar la piel. Te aconsejamos que te hagas con una planta y  la tengas en casa. Es tan fácil de conseguir como de cuidar. Así, tendrás la garantía de estar usando aloe vera pura.

También conocida como sábila, se trata de un hidratante estupendo. Además, facilita la cicatrización y termina con esas pequeñas heridas que mencionábamos.

Dicha cualidad se explica por su alto contenido en vitamina C. Asimismo, dicha vitamina junto con los antioxidantes que posee, frenan el envejecimiento celular. Por tanto, obtendremos una tez mucho más fresca y tersa.

Lee también: Cómo tratar la resequedad de la piel por completo

2. Miel para eliminar la sequedad de la piel

Seguro ya conoces las propiedades reparadoras de la miel. Como sucede con la sábila, presenta una gran riqueza en vitamina C  y antioxidantes. Por ende, nos asegura esa capacidad curativa que necesita una piel seca.

¿Te preguntas si no es demasiado viscosa como para aplicarla con frecuencia? Fíjate, dicha textura la convierte en un gran limpiador. Cuando tocamos la miel suele quedarse pegada a los dedos. Ocurrirá lo mismo con las impurezas. Así, cuando la retiremos, también nos desharemos de las mismas.

Por otro lado, ofrece la dosis de agua precisa para ayudar a la piel a recuperar la salud que ha perdido.

3. Aceite esencial de almendras

Aceite de almendras

Las grasas poliinsaturadas del aceite esencial de almendras son básicas para la circulación. Esto es importante porque la nutrición de nuestro organismo depende en buena parte de dicho factor.

Además, si nos lo aplicamos en las piernas, nos ayudará en la lucha contra las varices y la celulitis, habida cuenta de que son consecuencia del mal funcionamiento de nuestro sistema circulatorio.

Así pues, con el aceite esencial de almendras atajaremos dos problemas que empeoran nuestro aspecto y nuestra salud.

Ver también: 6 sencillos tips para mantener tu piel hidratada

4. Sal marina

¿No es increíble? Todos los expertos en dietética nos piden que reduzcamos la toma de sal porque provoca retención de líquidos. Y ¿ahora resulta que deberíamos usarla para eliminar la sequedad de la piel?

Bueno, no estamos hablando de cualquier producto. La sal marina está sin refinar, por lo tanto tiene mucho menos sodio que la convencional, pero más minerales y aporte de agua.

Así, además de exfoliarnos, alimenta nuestra epidermis y la rejuvenece con dichos minerales. Por otra parte, nos ayuda a recuperar los electrolitos que hemos perdido durante la jornada. Amén de esto, también tratará la piel dañada gracias a su contenido de yodo.

5. Zumo de limón y huevo

limon y huevo

Las propiedades sanadoras y antibacterianas de los cítricos son de sobra conocidas. Del mismo modo, sus vitaminas y minerales nos permiten fulminar el exceso de grasa. Con este remedio natural impediremos la aparición de acné o puntos negros.

En el caso del huevo, aporta las grasas. Ellas nos dan el agua que necesitamos y, al mismo tiempo, agilizan la circulación de la sangre. A su vez, constituyen una gran fuente de proteína, muy necesaria para la recuperación de la dermis y la epidermis.

Ninguno de estos remedios naturales precisa proceso alguno de elaboración. Basta con aplicarlos de manera directa sobre la piel y retirarlos con agua pasados unos 1o minutos. Así que no tienes excusa para probarlos, ¿compartirás con la comunidad cómo te ha ido?

Te puede gustar