5 formas para encontrar motivación cuando te sientes agobiado - Mejor con Salud

5 formas para encontrar motivación cuando te sientes agobiado

Aunque a veces nos pueda parecer imposible, encontrar motivación para conseguir nuestros objetivos es más sencillo de lo que pensamos. Es fundamental creer en nosotros y recordar nuestros objetivos

Incluso si eres la persona más positiva del universo puede que en algunos momentos te sea difícil encontrar motivación. A veces puedes caer en la rutina de tal manera que incluso piensas que los cambios positivos son demasiado pedir.

No desesperes, aún hay esperanza. Existen algunos pasos comprobados por la ciencia que pueden ayudarte a superar el desánimo y a hacer un progreso positivo en tu vida.

La motivación es un proceso que necesita tiempo, repetición y disciplina.

La buena noticia es que cualquier persona puede superar la falta de motivación y alcanzar sus objetivos. Incluso las personas más exitosas del mundo han tenido la sensación de estar apáticos o abrumados y logran recuperarse.

Por eso resulta importante que recuerdes que nunca es demasiado tarde para encontrar motivación.

Si tienes en cuenta los siguientes 5 sencillos pasos pueden ayudarte a hacer los cambios positivos que necesitas en tu vida para superar los obstáculos y lograr tus objetivos.

1. Ten el objetivo claro

Problemas al concentrarse

Puede que cada vez que sientas depresión se deba a que te sientes abrumado porque quieres abarcar más de lo que puedes. Quizás quiera hacer demasiado, sin tener en cuenta tu enfoque y fuerza de voluntad.

Es importante que te centres en un objetivo único cada vez. De este modo podrás poner todo tu empeño y dedicación en este y lograr cambiar tu vida de manera drástica.

¿Quieres perder peso? ¿Quieres leer más? ¿Quieres despertarte temprano? Determina un objetivo, anótalo y sé lo más claro posible. Por ejemplo: Voy a perder 5 kilos para el 1 de enero de 2017.

Ver también: Todos nacimos con alas pero, a veces, la vida nos las arranca

2. Busca una motivación

Se trata de encontrar el combustible que estará detrás de encontrar la motivación en sí, tu “porqué”. Los seres humanos estamos programados para evitar el dolor y buscar lo que nos da placer.

Experimentar dolor a corto plazo puede ser una buena estrategia cuando tratas de obtener cambios que, a largo plazo, aumenten tu calidad de vida.

Con el fin de superar el dolor no debe haber ninguna otra opción que el cambio. Posiblemente es lo que tu mente necesita para lograr mejorar.

Descubre cuáles son los puntos de dolor y de placer que tienes y conéctalos con tu objetivo escrito.

3. Crea una rutina para el éxito

el éxito no es solo lo material

Una vez que establezcas tu objetivo es importante que te des cuenta de que hay fuerzas que no tienen nada que ver con encontrar motivación mientras trabajas por ello.

Cuando rompes tus acciones diarias e incluyes mejores hábitos, eres capaz de volver tu ciclo de acciones a tu favor en lugar de quedarte atrapado en tus malas costumbres.

No necesariamente tienes que hacer cambios enormes para lograr una mejoría. Puedes empezar poco a poco y será mucho más fácil ir aumentando la acción con el paso del tiempo.

Esto puede ser tan sencillo como comenzar a hacer ejercicio 2 minutos al día, a una hora determinada, e ir incrementando conforme lo sientas necesario.

Programa tu mente para romper tus hábitos y crear una rutina donde obtengas recompensas. Los recordatorios del teléfono móvil pueden ser de ayuda.

4. Crea responsabilidades para ti

Los seres humanos están programados para buscar coherencia entre lo que son y cómo se ve afectada su imagen pública.

Esto no es tan difícil, porque puedes utilizar este detonador de tu cerebro para encontrar motivación a la hora de  lograr tus objetivos.

Las bondades de correr

Cuando, por ejemplo, corres una maratón, puedes retar a tus amigos a que lo intenten o apostar a tu favor un poco de dinero. Esto te motivará a hacer todo lo que esté y no esté a tu alcance para lograr cumplir con lo que prometiste.

No necesariamente se trata de que te vuelvas un atleta profesional o que tengas que llegar en primer lugar. Tampoco tienes que hacerlo únicamente por los demás.

Recuerda que la meta es algo personal y lograr tu objetivo debe ser principalmente con el fin de sentirte orgulloso de ti mismo.

Habla a la gente sobre tu objetivo, escribe en tus redes sociales tus progresos e incluso busca grupos en línea y fuera del internet que tengan tus mismas metas. De este modo tendrás gente que te apoye y motive constantemente.

Te recomendamos leer: Los beneficios de correr dos veces por semana

5. Recuerda por qué comenzó todo

Es muy fácil que pierdas el impulso que tenías al principio, al encontrar motivación y cuando fijaste tu objetivo. Por eso tienes que recordarte constantemente por qué comenzó todo.

Utiliza frases como recordatorio que, además, te motiven, como mens sana in corpore sano (“mente sana en un cuerpo sano”).

También sirve repetir mantras. Ponlos en lugares donde puedas verlos a última hora de la noche y a primera de la mañana.

Puedes ir un paso más allá y  grabarte un vídeo de automotivación para tu “yo futuro y recordarte cuáles son tus motivaciones para cambiar y por qué debes seguir adelante cuando todo se ve tan difícil.

La única forma en que podrás ser consciente sobre lo que necesitas cambiar y mejorar es cuando te hables a ti mismo.

¿Te sientes agobiado? ¿Eres infeliz con la vida que tienes? Toma las riendas de tu vida y comienza a trabajar en ello. Pon en prácticas estas ideas y avanza hacia la vida que deseas.