5 formas de quitar la humedad en casa

Nada más desalentador que una mancha de humedad que arruine tus paredes o provoque inconvenientes para tu salud. Te dejamos algunos consejos para lidiar con su aparición.

La humedad es un verdadero problema para muchos hogares, sobre todo aquellos situados en áreas más propensas a sufrir esta condición climática. Afortunadamente, existen algunos trucos sencillos para quitar la humedad en casa. Te los contamos para que te deshagas de ella y sus consecuencias. ¡Toma nota!

¿Qué consecuencias trae la humedad en casa?

Así como en el ambiente al aire libre, un porcentaje de humedad en interiores que supere el 60% o el 70% se considera elevado y puede causar diferentes inconvenientes en tu hogar. Estos son algunos de ellos:

  • Ácaros
  • Mal olor
  • Bacterias y hongos
  • Moho en paredes y rincones
  • Deterioro de inmobiliario y objetos varios

Además de crear una mala impresión a la vista, suponen un problema para la salud. Quienes más los padecen son las personas alérgicas o quienes sufren enfermedades respiratorias. Por eso, es muy importante tomar todas las medidas que correspondan para eliminar la humedad de una casa. ¿Cómo podemos hacerlo? Aquí te dejamos algunas recomendaciones:

Descubre: 4 soluciones efectivas para eliminar los caros de tu hogar

Trucos para quitar la humedad en casa

Ventilar la casa para evitar humedades.

1. Ventilación

Es la principal recomendación que te exponemos. Siempre debes mantener una ventilación correcta en casa, y más aún en aquellas zonas en las que puedas tener problemas de humedad. El aire acondicionado puede ayudarte a mantener sin humedad las zonas de tu casa donde no llegue demasiado aire natural. De todos modos, no abuses de él, es necesario que el aire que respiramos esté algo húmedo para prevenir enfermedades y la congestión nasal.

Ver más: 5 formas de purificar el aire de tu hogar naturalmente

2. Reconoce las fuentes de humedad

Si encuentras una zona de tu casa en la que la humedad sea demasiado elevada, deberías buscar la causa de este problema. Por lo general, si hay caños rotos o fugas de agua en lugares que no están a la vista, esto se refleja en las paredes; poco a poco, comenzarán a mancharse.

Debes tener en cuenta que si no solucionas estas filtraciones inmediatamente la condición podría agravarse hasta causar inundaciones.

Humedades en casa.

3. Utiliza un deshumidificador

Este electrodoméstico es ideal para regiones lluviosas o frías. En ellas, la humedad suele acumularse con facilidad, ya que no existe la posibilidad de ventilar la casa permanentemente como en otras áreas. Por lo tanto, si deseas quitar la humedad en casa puedes recurrir a ellos para que absorban y drenen la humedad de forma sencilla.

4. Eliminar la humedad con sal

Para hacerlo necesitarás un recipiente plano y un kilo de sal gruesa. Simplemente, coloca la sal en el recipiente y al cabo de uno o dos días habrá absorbido una gran parte de la humedad.

La sal es uno de los elementos con mayor capacidad de absorción. Además de ser muy útil para quitar la humedad en casa, también puede servir para eliminar manchas en la ropa. En el momento en el que notes que la sal está muy mojada o incluso si se ha puesto de color negra, será hora de renovarla.

¿Quieres conocer más? Cómo eliminar la humedad y el mal olor de los armarios con arroz

Otros trucos para prevenir que haya humedad

Además de las recomendaciones citadas anteriormente, también es importante evitar que la humedad ingrese o se mantenga en el hogar. ¿Cómo lograrlo? Con estos sencillos consejos:

  • Cuando cocines, enciende el extractor de aire.
  • La calefacción del ambiente nunca debería pasar los 20°C, dado que esto favorece la aparición de humedad en paredes y ambientes.
  • Cuando laves ropa, cuélgala fuera para que se seque. Si la dejas adentro, su humedad se transmitirá al resto de la habitación.
  • No acumules demasiadas plantas en un mismo ambiente. Esto favorecerá la producción y conservación del vaho, que es el vapor que despiden ciertos elementos.

Finalmente, recuerda que también debes tener en cuenta aspectos como la iluminación natural y las corrientes de aire en el hogar. Las ventanas y puertas deben colocarse de manera que propicien el ingreso de luz solar. Asimismo, también puedes pensar en mover los muebles para permitir que el aire circule por tu casa.