5 formas sencillas de mejorar la circulación sanguínea: ¡Ponlo en práctica!

Además de llevar una dieta equilibrada, rica en vitaminas y ácidos grasos saludables, el ejercicio físico es fundamental para mantener nuestro corazón en forma y evitar problemas cardiovasculares

Uno de los primeros síntomas cuando padecemos una mala circulación sanguínea es el clásico hormigueo en las piernas o en los brazos. Algo tan sutil encierra en realidad graves consecuencias que van apareciendo poco a poco.

Hipertensión, colesterol elevado, dolor de cabeza, mareos… Todo ello son realidades asociadas que nos van quitando calidad de vida. Y, aunque pensemos que ese tipo de cosas solo les ocurre a las personas mayores, nos equivocamos.

Son muchas las personas jóvenes que sufren de una mala circulación sanguínea, y es algo que todos debemos corregir a través de pautas cotidianas muy sencillas, que no solo nos permitirán tener una mejor calidad de vida… También viviremos más años.

Desde nuestro espacio te invitamos a ponerlas en práctica hoy mismo. Toma nota de qué debes hacer para disfrutar de un flujo sanguíneo óptimo y saludable.

1. Conciénciate: Tu alimentación debe ser lo más natural posible

Seguro que cada día recibes un sinfín de información sobre lo peligroso que resulta consumir carne procesada, refrescos, batidos de sabores, pizzas, hamburguesas…

En ocasiones, cuanta más información recibimos, más saturados estamos, hasta que al final decimos aquello de“Pero es que al final no vamos a poder comer nada”.

En realidad, es mucho más fácil que todo esto. Se trata de concienciarnos de que todo alimento que llevamos a nuestros platos y, por lo tanto, a nuestro organismo, debe ser lo más natural posible.

  • Prioriza el consumo de frutas, vegetales y legumbres, por encima de cualquier comida preparada o congelada.
  • No se trata de eliminar la carne de nuestra dieta. Se trata de consumirla una o dos veces por semana y, a ser posible, magra. Ideal si es carne de animales de corral, como pollo o pavo.
  • Recuerda cosas tan sencillas como que si tienes sed, lo mejor es beber agua. Nada de refrescos azucarados.
  • Las bollerías, los dulces y similares son alimentos procesados con alto nivel calórico. El azúcar es un enemigo de tu salud, al igual que la sal, así que conciénciate también de que es mejor evitarlos.

Descubre los mejores alimentos para reducir el colesterol

2. Ejercicio suave todos los días

Caminar

No hace falta que nos apuntemos al gimnasio. Se trata solo de llevar una vida activa y de comprender que para mantener un corazón sano y una buena circulación, necesitamos oxigenar el organismo, activar los músculos, la respiración…

  • Anda todos los días durante media hora.
  • Acude a natación, si te es posible, una o dos veces por semana.
  • Queda con amigos, familiares y evita estar mucho tiempo sentado en casa viendo la televisión.
  • Sal a pasear con tu mascota.
  • No hace falta llegar a cansarnos. Se trata de mantener el cuerpo activo, al igual que tu corazón. Y, para ello, necesitamos motivarnos.

3. Sí a la vitamina C

limon salud corazon

Es posible que pienses que la vitamina C solo sirve para elevar nuestras defensas y protegernos de gripes y resfriados. En realidad, es mucho más beneficiosa.

  • La vitamina C tiene un papel fundamental en la salud del corazón y del sistema circulatorio. Gracias a ella nos protegemos de la acumulación de colesterol en las arterias.
  • Los vasos sanguíneos están más elásticos y en un mejor estado.
  • Gracias a la vitamina C producimos mayor colágeno, un elemento esencial para que las arterias puedan repararse y para que mejore el flujo sanguíneo hacia el corazón.

Descubre también cómo la vitamina C puede protegernos de problemas cardíacos

 Es importante que recuerdes que el ser humano no es capaz de producir vitamina C por sí mismo. Así pues, debemos obtenerla de los siguientes alimentos, los cuales no deberían faltar nunca en tu dieta:
  • Naranjas
  • Pomelos
  • Limones
  • Kiwis
  • Fresas
  • Papayas
  • Guayabas
  • Brócolis
  • Pimientos

4. Sí a un diente de ajo en ayunas

Algo tan sencillo como empezar las mañanas tomando un diente de ajo en ayunas te va ayudar a disponer de una mejor circulación sanguínea.

Gracias a sus componentes esenciales, logramos reducir el colesterol malo o LDL y evitamos la formación de placas de grasa en las arterias, o lo que se conoce como arteriosclerosis. ¡Vale la pena tenerlo en cuenta!

5. Sí a los ácidos grasos beneficiosos para tu corazón

corazon

Sabemos que solo con pronunciar la palabra “grasa” nos asustamos. Ahora bien, existen un tipo de ácidos grasos que nuestro corazón necesita para funcionar de modo óptimo y mejorar así la calidad de la circulación sanguínea.

Se trata de los ácidos grasos omega 3, y también los omega 6, los cuales forman parte de una dieta saludable por todos los beneficios que nos aportan:

  • Nos ayudan reducir el riesgo de arritmias.
  • Nos permiten bajar el nivel de triglicéridos.
  • Evitan también la acumulación de placa grasa en las arterias.
  • Reducen la presión arterial.

Te recomendamos leer consejos para reducir tu hipertensión

Por ello, sería muy recomendable que durante la semana introdujeras, con moderación y equilibrio, los siguientes alimentos en tu dieta:

  • Nueces
  • Almendras
  • Salmón
  • Sardinas en aceite
  • Atún
  • Caballa
  • Aguacates
  • Aceite de lino o linaza
  • Aceite de girasol
  • Cacahuetes

 

Te puede gustar