5 formas sencillas de mejorar la circulación sanguínea

Valeria Sabater · 5 noviembre, 2015
Además de llevar una dieta equilibrada, rica en vitaminas y ácidos grasos saludables, el ejercicio físico es fundamental para mantener nuestro corazón en forma y evitar problemas cardiovasculares

Existen cinco formas muy sencillas de mejorar la circulación sanguínea. Se trata de un conjunto de buenos hábitos que se complementan entre sí y que, por tanto, es importante mantenerlos todos a la vez para que surtan efecto.

Ahora bien, vale la pena recordar que, además de poner en práctica buenos hábitos, es fundamental consultar siempre con tu médico acerca de cualquier otra medida que desees tomar. Recuerda, debes pensar siempre en tus particularidades y evitar recurrir, de forma impulsiva, a aparentes soluciones generalizadas.

1. Cuida tu alimentación, para mejorar la circulación sanguínea

La primera forma de mejorar la circulación sanguínea consiste en corregir todos aquellos aspectos de la dieta que no reportan beneficios. Por ejemplo, se debe eliminar el consumo de grasas saturadas, golosinas, bebidas carbonatadas y alimentos procesados. En suma, lo que debes hacer es lo siguiente:

  • Prioriza el consumo de frutas, vegetales y legumbres, por encima de cualquier comida preparada o congelada.
  • Modera el consumo de carne roja. Lo ideal es consumirla una o dos veces por semana y, a ser posible, magra. En este sentido, las carnes blancas son las más recomendadas para el consumo regular. En especial, el pollo y el pavo.
  • Las bollerías, los dulces y similares son alimentos procesados con alto nivel calórico. El azúcar es un enemigo de tu salud, al igual que la sal, así que evítalos. No se trata de eliminarlos por completo, sino de aprender a vivir sin ellos y consumirlos solo, de vez en cuando.
  • Cada vez que sientas sed, bebe agua. Evita recurrir a bebidas comerciales ‘light y afines. 
  • A pesar de que es fundamental de que te mantengas hidratado, evita caer en la sobrehidratación, ya que esto puede descompensar tu organismo.

2. Haz ejercicio a diario

Para gozar de una buena circulación sanguínea es necesario despedirse del sedentarismo. Y a diferencia de lo que se suele pensar, no hace falta apuntarse a las rutinas más intensas del gimnasio. Con cumplir lo siguiente, es suficiente:

  • Camina, media hora, todos los días a paso rápido.
  • Realiza una hora de yoga todos los días.
  • Acude a natación, si te es posible, una o dos veces por semana.
Caminar

3. Dile sí a la vitamina C

Es posible que pienses que la vitamina C solo sirve para elevar nuestras defensas y protegernos de las gripes y los resfriados, cuando, en realidad, es mucho más beneficiosa.

La vitamina C tiene un papel fundamental en la salud del corazón y del sistema circulatorio. Gracias a este nutriente, los vasos sanguíneos están más elásticos y en un mejor estado.

Por otra parte, la vitamina C ayuda a que el organismo produzca mayor cantidad de colágeno, un elemento esencial para la formación y fortalecimiento de las paredes arteriales.

Es importante que recuerdes que el ser humano no es capaz de producir vitamina C por sí mismo. Así pues, debemos obtenerla de los siguientes alimentos, los cuales no deberían faltar nunca en tu dieta: naranjas, pomelos, limones, kiwis, fresas, papayas, guayabas, así como también, brócoli y pimiento.

Descubre: Cómo la vitamina C puede protegernos de problemas cardíacos

4. Toma un diente de ajo en ayunas

A pesar de que muchos profesionales de la salud descartan los beneficios del diente de ajo en ayunas, muchas personas deciden incorporarlo a su rutina de mañana para mejorar la circulación sanguínea. Después de todo, este alimento es rico en nutrientes que pueden ayudar a gozar de una buena salud. 

5. Consume más frutos secos

corazon

Sabemos que solo con pronunciar la palabra “Grasa” nos asustamos. Ahora bien, existen un tipo de ácidos grasos que nuestro corazón necesita para funcionar de modo óptimo y mejorar así la calidad de la circulación sanguínea.

Se trata de los ácidos grasos omega 3, y también los omega 6, los cuales forman parte de una dieta saludable por todos los beneficios que nos aportan:

  • Nos ayudan reducir el riesgo de arritmias.
  • Nos permiten bajar el nivel de triglicéridos.
  • Evitan también la acumulación de placa grasa en las arterias.
  • Reducen la presión arterial.

Por ello, sería muy recomendable que durante la semana introdujeras, con moderación, los siguientes alimentos en tu dieta:

  • Nueces
  • Almendras
  • Salmón
  • Sardinas en aceite
  • Atún
  • Caballa
  • Aguacates
  • Aceite de lino o linaza
  • Aceite de girasol
  • Cacahuetes

Recomendaciones finales

Recuerda que, además de estas cumplir estas medidas, debes procurar seguir las indicaciones de tu médico y evitar recurrir a remedios naturales como tratamiento principal, ya que estos no tendrán el efecto deseado.