5 formas de trabajar tus pectorales sin herramientas de gimnasio

Para trabajar los pectorales y conseguir buenos resultados basta con tener motivación y disciplina para llevar a cabo los ejercicios necesarios. Es importante ir aumentando la intensidad y las repeticiones

¿Te gustaría aumentar el tamaño de tus pectorales y tonificar tu cuerpo desde casa? Entonces este artículo es para ti. Te contaremos cinco formas para conseguir el cuerpo deseado y ser la envidia de todos tus amigos.

Sin embargo, no debes olvidar que para poder conseguir un cuerpo escultural debes acompañar estas rutinas con una alimentación adecuada y otros ejercicios complementarios. Así no solo lograrás tener mejores pectorales sino también el cuerpo de tus sueños.

Entonces, prepárate para conocer las 5 formas de trabajar tus pectorales sin necesidad de utilizar las pesadas máquinas del gimnasio.

5 formas de trabajar tus pectorales sin herramientas de gimnasio

1. Haz flexiones

La mejor forma de empezar a trabajar desde casa es programar una rutina diaria de flexiones. Debes ser disciplinado y no exigirle mucho a tu cuerpo.

  • Puedes empezar con una rutina de apenas diez flexiones y luego ir aumentando la duración y la carga de ejercicios.
  • La disciplina es tu arma más poderosa en este camino, debes establecer horarios y espacios para poder realizar tus ejercicios diarios.
  • Con el tiempo, puedes hacer varias repeticiones durante el día y así aumentar la eficacia.

2. Varía los ejercicios

Una vez que hayas establecido una rutina de ejercicios con disciplina puedes empezar a variarlos. Por ejemplo, puedes complementar las flexiones con una palmada entre subida y bajada.

Otra buena forma de varias los ejercicios con flexiones, son las flexiones en T: bajar y subir apoyándote con un solo brazo y una sola pierna.

Este es realmente un ejercicio avanzado y puedes probarlo cuando lleves ya tiempo entrenando desde casa.Para evitar riesgos si te caes puedes poner una base de goma o similar.

3. Apóyate en las pesas

No hace falta utilizar las máquinas del gimnasio para tonificar tu cuerpo, con unas pequeñas pesas puedes hacerlo desde casa. Las pesas vienen de muchos tamaños y formas, y lo ideal es que progresivamente vayas aumentando el peso.

  • La rutina con pesas implica que estés ligeramente inclinado de rodillas con la espalda recta, y que el movimiento de tus brazos sea de subida y bajada.
  • Tu cuerpo se adapta a las exigencias, y la resistencia se desarrolla conforme pasa el tiempo. Puedes empezar con unas pesas bastante livianas hasta llegar a las indicadas para tu peso e índice de masa corporal.

4. Combina flexiones y pesas

Puedes combinar todo lo que te hemos contado hasta ahora. No tengas miedo de innovar, siempre que tu cuerpo te lo permita y no te lastimes ni te esfuerces más allá de tu resistencia está todo a bien.

 

Combinar diferentes tipos de ejercicios siempre será una apuesta segura.

5. Utiliza aplicaciones móviles o invita a otras personas

Entrenar desde casa puede ser muy divertido, los teléfonos inteligentes te permiten utilizar aplicaciones con rutinas prediseñadas que controlan el tiempo y te ayudan a lograr objetivos precisos.

Si no sabes cómo empezar o cuál es la mejor forma de hacer flexiones o pesas, una aplicación móvil puede guiarte en el proceso y servir de entrenador durante todo el camino para conseguir los pectorales perfectos.

De igual forma, puedes incluir a tus amigos. Si te reúnes en grupo y los invitas a entrenar contigo puedes ser más disciplinado y motivarte a seguir adelante. Otras personas pueden ayudarte a variar los ejercicios o a servir de apoyo cuando debas realizar movimientos complejos.

5. Motívate

En último lugar, se encuentra la motivación. Desde un punto de vista psicológico, observar los cambios en tu cuerpo te hace seguir ejercitándote.

La motivación es un impulso que te lleva a lograr tus metas. Así, si esta se encuentra en altos niveles, nada será imposible de realizar para ti.

El ejercicio es una fuente indispensable de salud, y las emociones positivas son también un gran impulso para cambiar tu vida. Sumarlas a una dieta saludable y una rutina diaria es la clave para transformar no solo tu cuerpo sino también tus pensamientos.

A fin de cuentas, todo está en tu mente y la importancia de los cambios en tu cuerpo será mediada por tus ideas sobre ti mismo.