5 frases para inspirarte cuando sientes que tu vida va mal

¿Sabes que puedes conseguir que tu vida vaya mejor si, en lugar de centrarte tanto en ti, empiezas a ayudar a los demás? Lo que das te vendrá de vuelta

A todos nos gustan las frases que parecen hechas para inspirarte para cuando sientes que tu vida va mal. Incluso hay quienes las “coleccionamos” porque sabemos que, tarde o temprano, las necesitaremos.

Pensando en eso, hemos preparado algunas frases. Sabemos que todos, en algún punto, sentimos que la vida va mal, pero también sabemos que esto es solo momentáneo.

Sin embargo, esa seguridad no siempre es suficiente para sonreír cuando más necesario resulta.

Lee estas frases y llévalas contigo. Seguro que te ayudan a ver tus circunstancias de una mejor forma.

1. “Sé amable cuando sea posible. Siempre es posible” – Dalai Lamaerrores que debes evitar a la hora de elegir tu ropa.

¿Cuántas veces te ha pasado que sientes que tu vida va mal y te desquitas con quien se ponga en tu camino? Seguro que el resultado es que todo empeora.

Y es que claro, ¿cómo no va a ser así? Recuerda que aquello que piensas es lo que atraes.

Ahora bien, si hoy terminaste con tu pareja y el empleo va mal, date la oportunidad de buscar el momento de ser amable con los demás. No es por ellos, sino por ti.

Los seres humanos reaccionamos según lo que nos hacen sentir.

Esto significa que si eres amable con el resto, ellos estarán más dispuestos a echarte una mano.

¿Quieres conocer más? Lee: Las consecuencias de pensar demasiado

2. “Conseguirás todo lo que deseas en la vida si ayudas a otros a lograr lo que quieren” – Zig Ziglar

A muchos de nosotros nos han educado con la idea de que debes trabajar para alcanzar tus propias metas sin dar mucha importancia a los demás.

Sin embargo, cada vez queda más claro que en la medida en que ayudas a otros, tú te ves beneficiado.

Si hoy sientes que tu vida va mal, para un momento y analiza si estás ayudando a los demás y cómo. Tal vez el motivo por el que te no te va bien es justamente que tratas de sacar ventaja y eso te está dando el resultado opuesto.

Ayudar a otros, a veces, es tan simple como preguntarles qué necesitan o qué puedes hacer por ellos.

Quizás esos problemas económicos que te impiden pagar la renta se solucionan si ayudas a un amigo con algo que para ti es sumamente fácil y que él está dispuesto a pagar.

En algunos casos tal vez no obtengas un beneficio directo, pero piensa que si hoy ayudas a alguien, esa persona se sentirá tan agradecida que querrá ayudarte a alcanzar tus metas.

Al final, se trata de un efecto de bola de nieve en el que todos se ven beneficiados.

3. “El fracaso es un evento, no una persona” – Zig Ziglar

Si hoy sientes que tu vida va mal porque tuviste un revés en algún aspecto y te estás definiendo como un “fracasado”, ya detente. Es cierto que equivocarse duele y a nadie le gusta.

No obstante, el fracaso es parte de la vida y hay que aceptarlo como una realidad.

Lo que nunca debes hacer es definirte por eso. Si hoy fracasaste, detente a analizar tus decisiones y cómo te llevaron a ese resultado. Luego, aprende de ello y vuelve a intentarlo sabiendo que ese camino no funciona.

4. “Debemos sufrir una de dos cosas: el dolor de la disciplina o el del arrepentimiento y la decepción” – Jim Rohnescalar

¿Por qué sientes que tu vida va mal? ¿Crees que estás haciendo demasiados esfuerzos y no ves resultado? ¿Te estás dando cuenta de que no has hecho lo que debías y ahora los resultados claramente no son los que esperabas?

Jim Rohn ya nos habla de esto y deja claro que o te esfuerzas por aquello que quieres hasta que te duela o te quedas en la zona de confort y luego te aguantas el resultado.

Tal vez la sensación que hoy te genera un gran peso te da la pista de cómo debes seguir.

Toma un par de días y analiza tu vida. ¿Qué has hecho para llegar hasta donde estás? ¿Es ahí donde querías estar? ¿Ha valido la pena? ¿Quieres cambiar?

Debes entender que cada decisión que tomas te va a doler de una u otra forma, porque implica algún tipo de sacrificio. Por eso, debes tener claro cuáles son tus metas y trabajar en función de ellas.

No olvides leer: Cómo entrenar el cerebro para dormir en un minuto

5. “No puedes salvar a la gente. Solo puedes amarla” – Anaïs Nin

¿Cuántas veces sientes que tu vida va mal porque intentas empujar a alguien para que sea mejor persona? A todos nos ha pasado alguna vez, y hay a quienes les ocurre a menudo.

Es posible que seas una persona que no tolera ver a alguien sufriendo y que tengas tanto amor para dar que tomas los problemas de los demás como propios.

Sin duda, eso te hace una gran persona, pero también te puede infligir mucho daño si no aprendes a ver que no puedes controlar a las personas.

Nunca deberías tomar los problemas ajenos como propios ni debes esperar a que los demás cambien. Ellos lo harán solo si lo desean y no porque tú lo esperes.

Si quieres ayudar, mantente a su lado y apóyalos cuando te lo pidan, pero no intentes dirigirlos, porque no servirá de nada.

Lo más importante es que, si en algún momento sientes que ya no puedes más, te alejes. Es sano ser un poco egoísta cuando tu respeto y amor propio se ven comprometidos.

Categorías: Buenos hábitos Etiquetas:
Te puede gustar