5 frutas que cuidarán la salud de tu hígado

Valeria Sabater · 30 septiembre, 2019
Este artículo ha sido verificado y aprobado por la médico Maricela Jiménez López el 13 marzo, 2019
Mantener un peso saludable, hacer actividad física y limitar el consumo de alcohol ayudan a mantener un hígado sano. También el consumo de frutas podría ayudar a conservar la salud de tu hígado.

El hígado es el órgano de mayor tamaño dentro del cuerpo. Está situado en la parte superior derecha de la cavidad abdominal, debajo del diafragma y por encima del estómago, el riñón derecho y los intestinos.

Además, el hígado cumple con muchas funciones esenciales en el organismo, entre ellas:

  • Producción de bilis que ayuda a transportar los desechos y a descomponer las grasas.
  • Formación de ciertas proteínas para la sangre.
  • Depuración de fármacos y otras sustancias tóxicas de la sangre.
  • Combatir infecciones y eliminar bacterias del torrente sanguíneo.
  • Restaurar el equilibrio del organismo.

Sin embargo, la salud del hígado se puede ver comprometida por muchos factores, entre ellos: las dietas desequilibradas o la sobrealimentación, así como estilos de vida sedentarios. A continuación, te contamos más acerca de cómo cuidar el hígado para evitar otros problemas de salud.

Cómo saber si el hígado no funciona bien

El hígado trabaja duro para mantener la salud del cuerpo. Sin embargo, ciertos hábitos nocivos como el alcohol, las drogas, los virus y el exceso de peso, pueden dañarlo.

En realidad, podrías no darte cuenta que algo está mal porque la enfermedad hepática, generalmente, no muestra síntomas hasta que el problema está avanzado. Por lo tanto, es crucial acudir al médico para que realice las pruebas oportunas antes de que sea tarde.

Por ejemplo, el exceso de grasa en el hígado puede causar inflamación y daños. Con el tiempo, el exceso de grasa puede provocar cirrosis, cáncer de hígado e incluso insuficiencia hepática.

Los síntomas que indicarían que algo no está bien podrían ser:

  • Ictericia (piel de tono amarillo), manchas, problemas en la piel.
  • Sabor de boca extraño, mala digestión, náuseas, gases.
  • Estreñimiento, heces de color extraño, inflamación abdominal.
  • Anemia.
  • Cambios bruscos de peso.
  • Orinar más de noche que de día, con orina algo turbia.
  • Dolor debajo de las costillas del lado derecho, dolores de cabeza.
  • Retención de líquidos.

Mantener un peso saludable, hacer actividad física y limitar el consumo de alcohol ayudan a mantener un hígado sano. También el consumo de frutas podría ayudar a conservar la salud de tu hígado y, en consecuencia, tu salud.

También lee 3 consejos para la cirrosis que todo paciente debe seguir

Qué frutas pueden ayudar a mantener tu hígado sano

Son muchos los estudios que apoyan el diseño de patrones dietéticos basados en el consumo de fibra insoluble y fibra de frutas en personas obesas con enfermedad del hígado graso.

Veamos algunas frutas que pueden contribuir a mantener el hígado sano:

1. Naranja y limón

Dieta del limon

Los cítricos tienen un papel en reforzar el sistema inmunológico, y aportan una buena dosis de vitamina C.

Además, los componentes de los cítricos como los polifenoles, flavonoles, carbohidratos y aminoácidos han demostrado su alta potencia contra la producción de citoquinas inflamatorias y podrían tener un efecto positivo sobre las disfunciones hepáticas.

Se recomienda:

  1. Beber medio jugo de limón con un vaso de agua por las mañanas.
  2. Luego, a media mañana, tomar una naranja exprimida con un vaso de agua tibia.

También lee Elabora una limonada detox con jengibre y manzana

2. Una manzana al día

Para tener un hígado saludable, nada mejor que una manzana al día. La manzana tiene propiedades antioxidantes y tiene fibra que ayuda a la digestión. Su secreto está ante todo en la pectina, una sustancia que elimina residuos del cuerpo.

3. Melón

melón-con-yogur

El melón aporta vitamina A, E, potasio, zinc, fibra, y podría reducir el colesterol malo. Puede ayudar a proteger el hígado y te encantará tomarlo cada día, ya sea mediante jugos naturales, en ensaladas o en postres (no le agregues demasiado azúcar).

También lee 4 grandes remedios naturales y caseros a base de melón

4. Fresas

fresas

Las fresas son ricas en fenoles, antioxidantes que protegen las células, entre ellas las células hepáticas. Son, ciertamente, unas frutas muy saludables, ricas en vitamina C y vitaminas del grupo B, con funciones antiinflamatorias y desintoxicantes.

También lee Increíble dieta depurativa para limpiar los riñones

5. Las ciruelas

Ciruelas pasas

Pocas frutas son tan beneficiosas para el sistema digestivo como las ciruelas. Se recomienda consumirlas al menos 3  veces a la semana en ayunas junto a un vaso de agua. Aportan vitamina E, antioxidantes, calcio, potasio, hierro y magnesio.

No olvides que, para tratar cualquier problema relacionado con el hígado, es fundamental acudir al médico para detectarlo a tiempo y evitar enfermedades más graves.