5 habilidades de vida que deberías aprender antes de necesitarlas

Aunque todos creemos saber cómo enfrentarnos a nuestro destino, lo cierto es que hay determinadas habilidades de vida que hay que aprender para poder hacer frente a cualquier situación que se nos presente

No hay nada peor que toparnos con una situación que podríamos haber resuelto con gran facilidad si hubiésemos aprendido algunas habilidades de vida antes de necesitarlas.

Por este motivo hoy te mostraremos algunas de esas habilidades que, sin importar la edad que tengas, puedes aprender.

Además, nunca sabes cuándo las vas a necesitar, si no es que ya te hicieron falta antes.

1. Aprender a negociar tu valor real

Muchas veces creemos que valemos menos o nos da vergüenza negociar en la situaciones que pueden ponernos en desventaja. Y eso está mal porque, si tú no lo valoras, nadie más lo va a hacer.

En el mundo en el que vivimos no saber negociar es una desventaja enorme, especialmente en el trabajo.

Si quieres dejar esto a un lado, recuerda que negociar no es lo mismo que confrontar. Por esto, asegúrate de mantener la calma en todo momento.

Además, es importante que pienses como la otra persona. Ponte en su lugar y demuéstrale que lo entiendes; así él sentirá que de verdad ves las cosas desde su punto de vista.

Parte de demostrar que entiendes y que estás dispuesto a escuchar a la otra persona incluye tu postura. Cuida tu lenguaje corporal y, si crees tener problemas, procura aprender sobre ello y sus efectos.

¿Quieres conocer más? Lee: ¿Inseguridad corporal? Supérala con estos consejos

2. Comunicar tus necesidadespareja que no se habla

Todas las personas tenemos necesidades, pero eso no quiere decir que tus familiares y amigos tengan la capacidad de leer tu mente para saber cuáles son las tuyas.

Por ello debes aprender a comunicarte correctamente.

La comunicación es una de esas habilidades de vida que todos creen dominar pero no siempre es así.

De hecho, es sorprendente la cantidad de personas que no saben cómo expresar sus necesidades de manera correcta, por lo que llegan a discutir y tener conflictos que eran evitables.

Cuando sientas la necesidad de pedir algo, hazlo con amabilidad. Piensa en cómo te gustaría que te dijeran a ti las cosas y utiliza el “por favor” y “gracias” siempre que sea necesario u oportuno.

Esto puede parecer algo sin importancia, pero verás que, en cuanto empiezas a comunicar tus necesidades, tu mundo empieza a cambiar.

Si al principio pensabas que nadie se preocupaba por ti, verás todo lo contrario. Descubrirás que no era que no se preocupaban, sino que no sabían cómo reaccionar o qué necesitabas que hicieran.

3. Aprender a decir “no” cuando es necesario

No” no es una mala palabra. Muy pocas personas se van a molestar o enojar si lo que te pedían era de verdad inviable.

Asimismo, es posible que, si comunicas tus necesidades o los motivos que te llevan a decir no, el resto de personas también entienda la situación.

Sabemos que no parece una de esas habilidades de vida fundamentales pero, con el tiempo, aprendemos a sentir pena o miedo de negarnos a hacer las cosas.

En caso de sentir mucha pena o vergüenza por la negativa, hazlo de forma amable. Con el tiempo irás tomando experiencia y aprenderás a ver esa palabra como una más.

Nunca esperes a la última hora para decir que no cuando desde el principio no querías. Si haces esto lo que generas es desconfianza y precisamente es esto lo que queremos evitar.

4. Hacer que los demás respeten tus límitesMujer-poniendo-limites

Esta es una de esas habilidades de vida que todos deberíamos conocer desde pequeños pero que no suelen enseñarnos. Debes conocer y respetar tus límites físicos, emocionales y financieros.

No te sienta mal por tenerlos, porque son la cosa más normal del mundo. Date tiempo para averiguar cuáles son los tuyos, qué estás dispuesto a aprender y qué no.

Cuando los conozcas y respetes, haz que los de su alrededor también lo sepan.

Es común encontrar personas que sobrepasan estos límites porque creen que no hay ningún problema.

En ese caso, no temas comentarlos con amabilidad pero de forma clara. De esta manera estarás dando a conocer tus límites y haciendo que los respeten.

5. Aprender reconocer tus señales de alerta

Cuando no respetamos nuestros propios límites es posible encontrarnos en situaciones en las que nos sentimos amenazados.

Por eso, otra de las habilidades de vida es aprender a reconocer las señales de alerta que nuestro cuerpo y mente nos envía.  

Esto te puede ahorrar un montón de problemas. Cada uno tiene señales muy particulares, pero algunas de las más comunes son:

  • Sensación de un nudo en la garganta
  • Palpitaciones
  • Estrés
  • Incomodidad

Escúchate, conócete y aprende a reconocer esas señales de peligro que tu cuerpo y mente te están enviando.

Visita este artículo: Formas de reducir los efectos del estrés en tu cuerpo

Aprende todas las habilidades de vida que puedas

Como puedes ver, estas habilidades de vida parecen sumamente sencillas a primera vista. No obstante, si vas un poco más allá, descubrirás que su utilidad en incalculable.

En lugar de dar por hecho que sabes todo lo que necesitas para avanzar, pregúntate qué te hace falta aprender. Después de todo, de eso se trata vivir.

¿Se te ocurren otras habilidades de vida que debamos incluir en esta lista? ¿Cuáles te han sido más útiles?

¿Cuáles desearías haber aprendido antes de necesitar? ¿Cuáles crees que debes aprender?