5 hábitos nocturnos para aliviar la sensación de cansancio

Lorena González · 15 julio, 2018
Más allá de adecuar el dormitorio, para lograr un descanso adecuado a la hora de dormir debemos tener en cuenta otros factores, como haber terminado la digestión de la cena o evitar distractores.

A todos nos ha pasado alguna vez. Nos hemos despertado por la mañana como si la noche anterior no hubiese pasado. Las horas de sueño fueron en vano y finalmente no logramos descansar. Esos días en que despertamos como si no hubiésemos dormido son los más duros.

Ahora bien, existen algunos factores que hacen que el tiempo de sueño sea ineficaz. La clave para el descanso radica precisamente en que, al momento de dormir, lo hagamos con completa concentración en ello. Suena paradójico ir concentrado en dormir, pero es una forma de referirnos a que no debes ir a la cama pensando en otras cosas.

La comida consumida en la noche anterior también es un factor clave. La creencia popular de que comer pensado genera pesadillas tiene algo de cierto, y está relacionada con un mecanismo del cuerpo. Este, ante el riesgo de embolia por lo lento de la digestión, dispara alarmas para evitar que caigamos en sueño profundo y podamos morir.

Lograr un completo estado de relajación a la hora de dormir, si es posible. Por ello debemos echar mano de algunos productos naturales, técnicas de relajación y una buena rutina de sueño. Así ayudaremos a nuestro cerebro a reconocer que el momento de dormir ya llegó.

Teniendo en cuenta lo importante que es poder dormir y amanecer descansados al día siguiente, hoy vamos a hablarte de algunos trucos o hábitos que puedes adquirir . Te ayudarán a aliviar la sensación de cansancio.

5 hábitos nocturnos para aliviar la sensación de cansancio

1. Come ligero y equilibrado

Comer adecuadamente es fundamental para toda actividad que desempeñemos. La alimentación es la clave de obtención de nutrientes para mantenernos enérgicos y desarrollando nuestras labores. Una persona que come bien, rinde mucho más en sus tareas.

Cuando se trata de combatir el cansancio ocurre lo mismo. Comer adecuadamente reduce de forma significativa la actividad metabólica excesiva como consecuencia de su ralentización. Lo mantiene ágil y metabolizando los nutrientes de manera adecuada, para que podamos estar activos de día y descansando de noche.

Lee: Cenas para dormir y descansar mejor

2. No te lleves tareas a la cama

Esto no solo tiene que ver con no estar pensando en los problemas cuando te acuestas. Está más relacionado con habituarte a usar la cama para dormir y no para otros fines, como comer, trabajar o incluso pasar el día viendo la televisión.

Beneficios de dormir bien.

Sabemos que esto último suena difícil, puesto que nuestra idea de un buen domingo es estar en cama todo el día viendo películas y comiendo comida chatarra. Sin embargo, tu cerebro se acostumbra a que este espacio debe estar alerta. Bien sea que estés trabajando, comiendo o recreándote.

El cerebro vincula tu cama con un espacio donde estar concentrado y elimina el descanso de las opciones.

Descubre: Las 5 cosas que no debes poner sobre tu cama

3. Bebe suficiente agua

La retención de líquido es fatal cuando se trata de dormir. Hace que esté hinchado, incómodo y suele generar que te despiertes en medio de la noche por el malestar. La retención de líquido en muchos casos es consecuencia precisamente de la falta de líquidos.

El agua es el líquido esencial por antonomasia que nuestro organismo requiere. Hay que darle suficientes cantidades porque, si no, nos podemos enfrentar al polo opuesto, la deshidratación.

Cuando estamos deshidratados, nuestro cerebro se resiente, por lo que no podrá descansar como es debido.

4. Apóyate con la medicina natural

En el mercado existen variedades de plantas que te pueden ayudar para lograr un sueño reparador. Y no es que no duermas, porque en muchos casos duermes profundamente, con facilidad y sin tener que sufrir mucho. Se trata más bien de que tu organismo continua trabajando y por eso sientes que no descansaste.

La medicina natural te ofrece una opción para ayudarte a garantizar sueño de calidad. Tomando infusiones de hoja de lechuga, de flor de Jamaica, manzanilla o valeriana ayudarás a tu cuerpo y sobre todo a tu cerebro a relajarse.

5. Cierra el día con un baño de agua tibia

Cuando se trata de culminar el día e ir a la cama, no es recomendable que te des un baño de agua fría. Este tiene un efecto de tensión y alerta, y activa los mecanismos de tu cerebro para que comience a trabajar.

Opta mejor por uno de agua tibia, justo cuando sepas que ya vas a dormir.