5 hábitos poco saludables que provocan indigestión

Este artículo ha sido verificado y aprobado por el médico José Gerardo Rosciano Paganelli el 27 enero, 2019
Daniela Echeverri Castro · 27 enero, 2019
Muchas veces descuidamos los buenos hábitos a la hora de comer por las prisas, sin darnos cuenta de lo perjudicial que es esto para nuestra salud.

Existen hábitos poco saludables que provocan indigestión y otras molestias. Todos ellos vienen a ser acciones que, aparentemente, no parecen ser perjudiciales pero que sí tienen un gran impacto en la salud.

Si con frecuencia te sientes hinchado y pesado después de comer, es probable que necesites mejorar alguno de tus hábitos alimenticios. 

Aunque no lo parezca, algunas costumbres que tenemos, tanto durante como después de comer, pueden ser los desencadenantes de una mala digestión. De allí la importancia de saber evaluar y corregir la forma de alimentarnos.

5 hábitos poco saludables que provocan indigestión

A continuación, te comentaremos cuáles son los 5 hábitos que pueden ser la causa de tus problemas digestivos.

1. Combinar demasiado almidón con proteína

Combinar almidón y proteína

El almidón o fécula es una sustancia presente en muchos alimentos (como el arroz, la patata, entre otros) y que, al combinarse con proteína, resulta muy pesada, a pesar de que se complementen muy bien en cuanto a sabor.

La dificultad que se produce con esto es que, en comparación con los almidones, la proteína tiene un ritmo de digestión y esto dificulta los procesos digestivos.

El almidón se digiere rápido en azúcares simples y, al tener que esperar a que las proteínas se digieran, se fermenta y da lugar a esos síntomas de inflamación y acidez.

¿Qué hacer al respecto?

  • Toma una cantidad moderada de almidón y luego, consume tu porción de proteína.
  • Evita realizar esta combinación a diario.

Te interesa saber: 12 sorprendentes usos del almidón de maíz o maicena

2. Ingerir mucha agua con las comidas

El agua tiene un rol muy importante en todo el proceso digestivo. De hecho, está bien que se beban algunos pequeños sorbos mientras se come, para que los alimentos tengan un mejor desplazamiento por el tracto digestivo.

Sin embargo, beber agua en abundancia mientras comes, es otro de los hábitos poco saludables que provocan indigestión. Esto se debe a que, el agua (o cualquier otro líquido) hace que se diluyan los ácidos estomacales que ayudan a absorber los nutrientes y, al dificultar la digestión, provoca instantáneamente hinchazón, gases y otras molestias.

¿Qué hacer al respecto?

  • Si lo que buscas es aprovechar las propiedades saciantes del agua para evitar la ingesta excesiva de comidas, o quieres consumirla para apoyar la digestión, consúmela, como mínimo, una hora antes de las comidas principales o al finalizarlas.

3. No masticar bien los alimentos

No masticar bien los alimentos

Otro de los hábitos poco saludables que provocan indigestión es comer deprisa y sin apenas masticar los alimentos. Y a pesar de que se ha resaltado la importancia de llevar a cabo bien esta acción, muchas veces, cuando el tiempo parece apremiar, se descuida.

Al masticar, en la saliva se segregan enzimas digestivas que facilitan la descomposición de hidratos de carbono y otros alimentos de digestión un tanto más difícil.

Cuando no se mastica bien cada uno de los alimentos, se desperdician enzimas digestivas se fuerza a otros órganos a hacer el trabajo que se supone que se debió haber llevado a cabo en la boca.

En consecuencia, el resultado viene a ser una digestión pesada que se acentúa con los síntomas propios de la indigestión y el reflujo.

¿Qué hacer al respecto?

  • Dispón de al menos 20 minutos para comer con calma.
  • Corta los alimentos en trozos pequeños y mastícalos varias veces antes de ingerir. 
  • Una vez finalizada la comida, reposa durante al menos 15- 20 minutos. No tomes una siesta directamente; espera a que haya pasado, por lo menos, dos horas.
  • Evita realizar actividad física durante esos 15- 20 minutos para evitar la indigestión.

4. Comer fruta después del almuerzo

Comer fruta justo después de una comida principal, como el almuerzo, es otro de los hábitos poco saludables que provocan indigestión a menudo.

Si bien es cierto que las frutas están llenas de propiedades para la salud; el problema en este caso es que, al combinarse con carbohidratos y proteínas, su digestión tiene que esperar y terminan por fermentarse en el estómago, con lo cual, causan indigestión.

¿Qué hacer al respecto?

  • Evita comer fruta después del almuerzo.
  • Por regla general, la mejor hora para comer frutas es antes o junto con el desayuno. También está bien disfrutar de una porción de fruta como merienda.
  • Las frutas como la piña y la papaya sí se pueden comer sin problema después del almuerzo, ya que ambas contienen enzimas digestivas (bromelina y papaína) que apoyan la descomposición de los alimentos.

Descubre: Las 8 mejores formas de facilitar la digestión

5. Beber agua fría

Tomar agua fría

El peor de los hábitos poco saludables que provocan indigestión es beber agua fría junto con las comidas principales. Beber agua fría provoca una restricción de los vasos sanguíneos y con ello, dificulta la habilidad que tiene el cuerpo para digerir los alimentos sólidos y absorber los nutrientes.

¿Qué hacer al respecto?

  • Antes o después de comer (nunca durante) bebe agua a temperatura ambiente. 
  • En caso de que desees disfrutar de una infusión o té después de una comida principal, deja pasar 15- 20 minutos después de la comida.
  • En caso de querer disfrutar de alguna bebida helada, se recomienda beber de a pequeños sorbos y siempre, con moderación.

Recuerda

Como hemos visto, muchas veces la indigestión se produce porque llevamos a cabo (sin darnos cuenta la mayoría de las veces) malos hábitos; sin embargo, estos pueden corregirse fácilmente.

La indigestión es uno de los trastornos más comunes en la población. Por ello, es normal que, en determinadas ocasiones, las personas experimenten algún episodio.

El reflujo suele ser uno de los síntomas habituales de esta afección, que también puede provocar vómitos, náuseas y una fuerte sensación de ardor en la parte superior del abdomen.

  • Hasler, W. L. (2017). 54 : Nausea , Vomiting , and Indigestion. In Harrison’s Principles of Internal Medicine, 19e.
  • Wood, S. (2011). Indigestion and heartburn. Practice Nurse.
  • Cuervo, A. M. (2013). Preventing lysosomal fat indigestion. Nature Cell Biology. https://doi.org/10.1038/ncb2778
  • Abrahams, A. (1933). INDIGESTION. The Lancet. https://doi.org/10.1016/S0140-6736(00)90337-4
  • Forth, C. E., & Carden-Coyne, A. (2005). Cultures of the abdomen: Diet, digestion, and fat in the modern world. Cultures of the Abdomen: Diet, Digestion, and Fat in the Modern World. https://doi.org/10.1057/9781403981387