5 hábitos que pueden causar inflamación en el vientre y cómo dejarlos

Para evitar que nuestro vientre se hinche es muy importante comer relajados, con moderación y masticar bien los alimentos para tener una mejor digestión y no acumular aire

Tener un vientre inflamado no siempre es sinónimo de acumulación de grasas en esta zona del cuerpo. Si bien la grasa localizada puede ser una de las causas, la mayoría de mujeres que sufren de vientre inflamado presenta otras razones.

Seguramente has notado que en las mañanas tu vientre luce plano. Sin embargo, al pasar las horas, sientes cómo se inflama. Incluso la ropa te queda más ajustada de lo normal. ¿Sabes cuál es el problema?

Es posible que en tu tracto digestivo haya exceso de aire atrapado. Esto puede ser consecuencia de malos hábitos alimenticios y el consumo de ciertos alimentos.

Para combatir la inflamación en el vientre es importante detectar estos hábitos y tratar de dejarlos.

Intolerancias alimenticias

Las intolerancias alimenticias no deben pasar desapercibidas porque, además de inflamar el vientre, también podrían causar otros problemas de salud. Por ejemplo, las personas que sufren de intolerancia al trigo no pueden digerir el gluten y, como consecuencia, tienen problemas digestivos que incluyen la expansión e inflamación del vientre. Algo muy similar ocurre con las personas que sufren de intolerancia a la lactosa.

¿La solución? Visitar al médico especialista y determinar cuáles son los alimentos que te podrían estar provocando esta inflamación.

Alimentos procesados

Alimentos procesados

Los alimentos procesados son ricos en sodio y otras sustancias que no le aportan ningún beneficio a tu vientre. El sodio es una de las principales causas de retención de líquidos en el cuerpo, que es otra de las razones por las que se inflama.

Esto también afecta a aquellos alimentos disfrazados con el sello de “saludables”, como por ejemplo “Light” o “Zero”: en realidad siguen conteniendo sodio y otros compuestos, pero en menos cantidades.

¿La solución? Optar por alimentos naturales y hechos en casa. Consumir más frutas, verduras y cereales integrales, que son mucho más bajos en sodio o simplemente libres.

Comer demasiado rápido

Es muy importante comer con moderación y masticar bien los alimentos. Las prisas pueden hacer que traguemos aire sin darnos cuenta, lo que causa inflamación en el vientre. Muchas personas no dedican el tiempo suficiente a comer de forma saludable y esto hace que sus vientres luzcan inflamados todo el tiempo.

¿La solución? Es muy importante masticar bien los alimentos y comer despacio para tener una mejor digestión y evitar acumulación de aire en el vientre.

Consumir demasiadas bebidas con gas

Bebidas gaseosas

Las bebidas gaseosas y refrescos nos pueden refrescar y satisfacer nuestra sed. Sin embargo, no es la mejor opción para nuestro cuerpo, ya que nutricionalmente no aportan nada y contienen sustancias que inflaman el vientre y causan varios problemas digestivos.

El gas que genera esa sensación burbujeante es el responsable de la inflamación del vientre. Además, las sustancias edulcorantes artificiales también influyen en la hinchazón abdominal.

¿La solución? Evita el consumo de bebidas gaseosas y opta por consumir más agua y zumos naturales.

Comer antes de acostarse

El gran error de muchas personas es comer antes de acostarse. La cena es una de las comidas principales, y debe ingerirse al menos dos o tres horas antes de ir a la cama. La cena debe ser ligera y fácil de digerir.

En efecto, comer antes de ir a dormir es una costumbre que puede causar pesadez en el cuerpo e inflamación. Este hábito es un obstáculo para la buena digestión y puede provocar problemas como el estreñimiento.

¿La solución? Comer unas 3 horas antes de ir a dormir, sobre todo alimentos ligeros. En caso de no tener más opción, tomar solamente una porción de fruta o yogur. Recuerda que la comida más importante del día es el desayuno. Por lo tanto, desayuna bien y cena ligero para tener una mejor digestión.

¡Recuerda!

Si quieres lograr un vientre plano, es muy importante que modifiques este tipo de hábitos, si los tienes. También debes mejorar tu dieta, realizar más actividad física, como pasear más, e incrementar el consumo de agua. Un estilo de vida saludable no solo te ayudará a tener un vientre plano, sino que mejorará tu figura y tu salud.

  • George A Bray, "How bad is fructose?", The American Journal of Clinical Nutrition, Volume 86, Issue 4, 1 October 2007, Pages 895–896
  • Bradley M. Appelhans, Maria E. Bleil, Molly E. Waring, Kristin L. Schneider, Lisa M. Nackers, Andrew M. Busch, Matthew C. Whited, Sherry L. Pagoto, "Beverages contribute extra calories to meals and daily energy intake in overweight and obese women", Physiol Behav. Author manuscript; available in PMC 2014 Oct 2.
  • Elana Lavine, "Blood testing for sensitivity, allergy or intolerance to food", CMAJ. 2012 Apr 3; 184(6): 666–668.