5 hábitos que están arruinando tu descanso sin saberlo

Óscar Dorado·
16 Agosto, 2020
Tus comportamientos durante el día, y especialmente antes de acostarte, pueden tener un gran impacto en tu sueño a la hora de promover un descanso saludable o contribuir al insomnio.
 

El sueño es fundamental para una buena salud y bienestar. Sin embargo, son muchas las personas que no duermen lo suficiente ni obtienen un descanso de calidad. Se trata de un problema que puede afectar a su rendimiento diario. ¿Sabías que hay hábitos que pueden estar arruinando tu descanso?

En términos generales, asegurar un mínimo de 8 horas de sueño es una de las mejores maneras de mejorar la salud y estilo de vida. Y es que el descanso no solo es bueno para el cuerpo, sino que permite prepararte para hacer frente a las tareas que tienes entre manos.

Sin ninguna duda, todas las personas necesitan dormir para mostrar su mejor versión. Si no logras recuperarte del cansancio de tu día a día, deberías considerar poner en práctica algunos hábitos para mejorar el descanso.

5 hábitos que están arruinando tu descanso

A continuación te mostramos algunos hábitos que pueden estar arruinando tu descanso. ¡Toma nota, ya que pueden tener una influencia notable en tu rendimiento diario!

1. Hábitos que pueden estar arruinando tu descanso: no planificar horarios para dormir

Uno de los hábitos que puede estar arruinando tu descanso es el hecho de no planificar horarios para irse a dormir. Y es que resulta clave tener un horario de sueño regular para descansar como es debido.

 

Lo primero y más importante es planificar los horarios para dormirse y acostarse. Esto significa que, en la medida que sea posible, deberíamos respetar la hora de irnos a la cama y la de levantarnos, con el objetivo de acostumbrar al cuerpo a la rutina.

Planificar horarios te permitirá regular el reloj de tu cuerpo y te ayudará a conciliar el sueño, además de mantenerte bien dormido durante la noche. Lo más seguro es que, de forma natural, tu cuerpo tendrá menos energía a medida que llega la noche. De la misma manera, el hecho de levantarte te supondrá menos esfuerzo.

2. Falta de un ritual que indique al cuerpo que es hora de relajarse

Otro de los hábitos para mejorar el descanso que te recomendamos es establecer un ritual que indique al cuerpo que es el momento oportuno de relajarse. Esto significa crear un momento de calma y tranquilidad antes de acostarte, que no incluya televisión o el uso del teléfono móvil.

De hecho, algunas investigaciones como la publicada en la revista Official Journal of the American Academy of Pediatrics sugieren que las luces de la televisión, los teléfonos inteligentes y las tabletas interfieren en el sueño. Por contra, durante este momento de tranquilidad, puedes tomar una baño o leer un libro para ayudar a que el cuerpo se relaje.

“Cuando dormir se hace imposible, la voluntad para vivir se evapora por su propia voluntad”

–Louis-Ferdinand Céline–

¿Lo sabías?: Cómo dormir bien: 6 rutinas para descansar lo adecuado

 

3. Hacer siestas sin sensatez

No tenemos ninguna duda de que dormir la siesta puede ser una gran manera de recuperar el sueño. Sin embargo, también puede hacer que sea más difícil descansar cuando llega la noche.

¿Qué sucede cuando no duermes lo suficiente?

En ese sentido, te recomendamos que si necesitas dormir una siesta, trates de limitarla a menos de media hora y que lo hagas temprano después de comer. Y trata de que no se convierta en un hábito. Si notas que estás durmiendo la siesta con regularidad, es el momento de evaluar lo que está sucediendo, reajustar tu horario de sueño y consultar con un médico.

4. Vicios como el alcohol, la cafeína o el tabaco

Por desgracia, muchas cosas que te gustaría hacer por la noche podrían afectar negativamente tu calidad de sueño. El alcohol, la cafeína y el tabaco pueden evitar que una persona descanse correctamente. Al reducirlos o evitarlos por completo, observarás una mejora notable en el descanso, a la vez que creas un estilo de vida más saludable.

Entre los vicios mencionados anteriormente, destaca la cafeína como estimulante, ya que provoca que te mantenga con energía y despierto cuando llega la noche si lo consumes más tardes de las 14 horas. Por otro lado, el alcohol inicialmente puede generar sueño, aunque al cabo de unas horas actúa como un estimulante para tu organismo.

 

Lee también: Cómo identificar y combatir la adicción a la cafeína

5. Falta de ejercicio físico

Por último, te proponemos incluir el ejercicio físico en tu rutina de actividades para lograr cansar a tu cuerpo y mente, y conseguir quedarte dormido más rápido y profundamente. Para algunas personas, lo mejor es hacer ejercicio por la mañana.

En cambio, para otras, un poco de ejercicio ligero antes de acostarse es exactamente lo que necesitan para una buena noche de sueño. ¡Te recomendamos probar ambas combinaciones y ver cuál funciona mejor para ti!

Para acabar, recuerda que, a medida que te comprometes a una mejor salud, también debes permitirte el descanso que necesitas. Ten en cuenta que el estrés diario excesivo puede empeorar tu descanso.

Además, para ayudar a controlar el estrés, te recomendamos mantenerte constante con la práctica diaria de la meditación, organízate mejor, establece prioridades, comparte tareas, ríe y diviértete. Al integrar estos rituales en tu vida, no solo descansarás mejor, sino que también disfrutarás de mayor salud y bienestar en tu vida diaria.

En cualquier caso, si aún así no consigues descansar adecuadamente, te recomendamos consultar con tu médico.

 
  • Chen, P. H., Kuo, H. Y., & Chueh, K. H. (2010). Sleep hygiene education: efficacy on sleep quality in working women. Journal of Nursing Research, 18(4), 283-289.
  • Foley, L. S., Maddison, R., Jiang, Y., Marsh, S., Olds, T., & Ridley, K. (2013). Presleep activities and time of sleep onset in children. Pediatrics, 131(2), 276-282.
  • Hall, M., Vasko, R., Buysse, D., Ombao, H., Chen, Q., Cashmere, J. D., ... & Thayer, J. F. (2004). Acute stress affects heart rate variability during sleep. Psychosomatic medicine, 66(1), 56-62.
  • Innes, K., Selfe, T., Brown, C., Rose, K., & Thompson-Heisterman, A. (2012). P02. 131. Effects of meditation on perceived stress, mood, sleep, memory and blood pressure in cognitively impaired adults and their caregivers: a pilot trial. BMC Complementary and Alternative Medicine, 12(1), 1-1.