5 hábitos que están atentando contra tu belleza y tu salud

Ángela Aragón · 18 diciembre, 2016
En muchos casos buscas estar guapo, sin darte cuenta de que cometes errores contra tu belleza y tu salud durante el camino.

Nuestra imagen es muy importante. Es nuestra carta de presentación para los demás, pero también para nosotros mismos. Cuando alguien no está contento con su aspecto, tiende a padecer una autoestima baja que le dificulta enfrentarse a interacciones sociales con normalidad, cuestión que también daña su relación con su entorno. Por eso, ¿sabes cómo cuidar tu belleza y tu salud?

Hoy descubrirás algunos hábitos que están atentando contra tu belleza y tu salud. Seguro que muchos de ellos los llevas a cabo diariamente y no te habías percatado de que eran nocivos para ti. Te animamos a que seas consciente de ellos y que los cambies por unos más saludables.

Costumbres que van contra tu belleza y tu salud

1. Tomar el sol

Tomar el sol sin la protección adecuada puede causar daños irreparables en nuestra piel. Por eso, utilizar una crema solar es siempre indispensable para prevenir futuras manchas o cáncer de piel. Este es un hábito que, también, debemos llevar a cabo en invierno.

  • El sol nos deshidrata la piel: beber suficiente agua, ponernos una crema hidratante y utilizar un protector solar adecuado es necesario para evitar el envejecimiento prematuro de la piel, además de la pérdida de brillo.
  • Una exposición inadecuada provoca melanomas: el cáncer de piel es bastante frecuente en personas que no protegen su piel del sol de la forma adecuada. Los carcinomas y melanomas son lunares que se han vuelto malignos y que pueden causarnos la muerte.

2. Plancharte el pelo a diario

plancha alisadora 2

El pelo es uno de los elementos más importantes de la apariencia física. Sin embargo, muchas veces en nuestro afán por cuidarlo utilizamos productos y utensilios que dañan sus fibras. Esto provoca que aparentemente parezca sano, cuando en realidad está muy seco y dañado.

Utilizar la plancha demasiado, esto quiere decir cada día e incluso varias veces, va en contra de la salud de tu cabello que, con el tiempo, puede empezar a caerse con frecuencia. A priori, parece la alternativa más cómoda y elegante pero el calor daña las fibras, por lo que se te reseca el pelo.

3. Juguetear con el pelo

Ya sea por coquetería o por ansiedad, son muchas las personas que juegan con el pelo constantemente. Esto puede parecer un acto inofensivo y que no causa ningún mal mayor. Sin embargo, juguetear con el pelo puede rasgar las fibras capilares provocando un daño en el cabello difícil de reparar.

Por tanto, te animamos a que seas consciente de este hábito tan nocivo para la salud de tu pelo y que lo sustituyas por otras opciones. Por ejemplo, juguetear con un anillo, romper un trozo de papel, caminar o hacer ejercicio para reducir el estrés… En definitiva, algo que rompa con esta actitud inconsciente.

Te recomendamos leer: 3 bebidas naturales y medicinales para calmar los nervios

4. Lavar los platos sin guantes

Errores comunes al lavar los platos

¿Piensas que usar guantes en el momento de lavar los platos es poco práctico e incómodo? Ahora piensa en el efecto que el agua tiene sobre una hoja de papel, porque algo similar ocurre cuando tu piel está en contacto con la misma durante tanto tiempo.

Además, también añadimos productos de limpieza que aumentan la irritación de la piel. De hecho, pueden llegar a crearte una capa rugosa en la superficie, que convertirán tus caricias en algo muy poco agradable. Las cremas de manos no conseguirán devolverte la suavidad si no modificas este nocivo hábito para tu belleza y tu salud.

5. Morderte las uñas

La gente que mantiene este hábito suelen canalizar la ansiedad a través de ello, pero no es la mejor manera. Por una parte, las uñas se debilitan y crecen con dificultad. Por otra, empeñarnos en mordernos las uñas no hace que la inquietud desaparezca. Al contrario, se mantiene el nivel porque seguimos pensando en aquello que nos perturba sin que encontremos solución para el problema.

Te recomendamos que no caigas en recetas mágicas, ni en las promesas de milagros. La belleza no es cuestión de un día, sino que se consigue a diario, con un estilo de vida sano. La buena alimentación, el ejercicio regular y la higiene mental son los mejores aliados. Si estás pensando en tratamientos, opta por remedios naturales. Los ingredientes tienen casi los mismos nutrientes de los que estás hecho tú, por lo que son muy respetuosos con tu belleza y tu salud.