5 hábitos que están atentando contra tu belleza y tu salud - Mejor con Salud

5 hábitos que están atentando contra tu belleza y tu salud

En muchos casos buscas estar guapo, sin darte cuenta de que cometes errores contra tu belleza y tu salud durante el camino

Nuestra imagen es muy importante. Es nuestra carta de presentación para los demás, pero también para nosotros mismos.

Cuando alguien no está contento con su aspecto, tiende a padecer una autoestima baja que le dificulta enfrentarse a interacciones sociales con normalidad, cuestión que también daña su relación con su entorno.

Por ello, nos interesamos en cómo sacarnos el máximo partido y nos esforzamos en cuidarnos.

No obstante, la belleza es incompatible con una mala salud. Cuando el interior falla, el exterior se desbarata.

En este sentido, resulta interesante que, antes de aplicarnos cualquier producto o tomar sustancias, nos preguntemos cómo afectan al organismo.

Asimismo, si vas a tomarte en serio este factor, te sugerimos que revises cada uno de tus hábitos para averiguar cuáles son los que atentan contra tu belleza y tu salud.

Costumbres que van contra tu belleza y tu salud

1. Tomar el sol

El sol y el envejecimiento prematuro

Hubo un tiempo que estar moreno se consideraba de mal gusto. Hoy en día, sucede todo lo contrario. Tenemos una gran fascinación por ese color tostado, en especial durante el verano.

Sin embargo, pasar las horas debajo del sol tiene consecuencias negativas.

  • En primer lugar, nos deshidrata la piel, por lo que desaparece su brillo, para dejar lugar a las arrugas y a las manchas.

Es cierto que hay una gran variedad de protectores solares y que estos son útiles, pero no lo son tanto como creemos.

  • En segundo lugar, puede provocar cáncer de piel. La estructura celular se descompone y comienzan a transformarse en malignas. Es probable que aparezcan carcinomas o melanomas.

Mientras que el primero es casi inofensivo porque no crea metástasis, el melanoma es uno de los cánceres más agresivos que existen. Por tanto, tal vez sea hora de revisar ese gusto por el moreno.

Lee también: 8 alimentos que ayudan a la hidratación

2. Plancharte el pelo a diario

plancha alisadora 2

El pelo es uno de los elementos más importantes del look. No importa lo increíble que sea la ropa: el peinado debe acompañar.

Esta consciencia te lleva a hacer cosas que van contra tu belleza y tu salud, como usar la plancha demasiado.

A priori, parece la alternativa más cómoda y elegante pero el calor daña las fibras, por lo que se te reseca

3. Juguetear con el pelo

Ya sea por coquetería o por ansiedad, son muchas las personas que juegan con el pelo constantemente. Aunque aparenta ser inofensivo, parte el cabello y rasga las fibras capilares.

Por tanto, te sugerimos que elijas otro truco para disimular tus nervios o para mostrar tu deseo. Puedes usar un anillo y la potencia de los ojos respectivamente, ¿se te ocurre otra forma?

Te recomendamos leer: 3 bebidas naturales y medicinales para calmar los nervios

4. Fregar sin guantes

flor-roja-manos

¿Piensas que usarlos es poco práctico e incómodo? Ahora piensa en el efecto que el agua tiene sobre una hoja de papel, porque algo similar ocurre cuando tu piel está en contacto con la misma durante tanto tiempo.

Además, también añadimos productos de limpieza que aumentan la irritación de la piel.

De hecho, pueden llegar a crearte una capa rugosa en la superficie, que convertirán tus caricias en algo muy poco agradable.

5. Morderte las uñas

La gente que mantiene este hábito suelen canalizar la ansiedad a través de ello, pero no es la mejor manera.

Por una parte, las uñas se debilitan y crecen con dificultad. Por otra, empeñarnos en mordernos las uñas no hace que la inquietud desaparezca.

Al contrario, se mantiene el nivel porque seguimos pensando en aquello que nos perturba sin que encontremos solución para el problema. Así, al desgaste de las mismas, le sumamos los estragos del estrés.

Como ves, hay que desterrar el clásico “antes muerta que sencilla”, ya que la mejor manera de cuidar tu aspecto es procurar tu salud física.

No caigas en recetas mágicas, ni en las promesas de milagros. La belleza no es cuestión de un día, sino que se consigue a diario, con un estilo de vida sano.

La buena alimentación, el ejercicio regular y la higiene mental son los mejores aliados.

Si estás pensando en tratamientos, opta por remedios naturales. Los ingredientes tienen casi los mismos nutrientes de los que estás hecho tú, por lo que son muy respetuosos con tu bienestar.