5 hábitos saludables para luchar contra la depresión

Superar la depresión es posible si cambiamos ciertos hábitos y tenemos fuerza de voluntad.

La depresión es uno de problemas de salud mental más comunes y silenciados en la actualidad. Según la OMS, afecta a más de 300 millones de personas y es la principal causa mundial de discapacidad.

Se trata de un trastorno del estado de ánimo caracterizado por la presencia de un conjunto de síntomas relacionados con la tristeza, los pensamientos negativos y la anhedonia o pérdida de la capacidad para experimentar placer. No obstante, es importante tener en cuenta que la gravedad, la duración y la intensidad de los síntomas varían de una persona a otra, es decir, cada individuo vive de un modo la depresión.

Este trastorno del estado de ánimo no acontece de un día para otro, sino lentamente. Es como si poco a poco la persona se perdiera en una especie de niebla espesa que abarca todo su alrededor. El problema es que casi el 50% de los trastornos depresivos no reciben tratamiento o por lo menos, no el más adecuado. De ahí que en ocasiones se hable de la depresión como una realidad psicológica silenciada.

Ahora bien, es importante tener en cuenta que no todas las situaciones en las que se experimente tristeza implican padecer una depresión, a pesar de la utilización popular de la expresión “estoy deprimido”. Un diagnóstico de depresión requiere de un profesional especializado, además de cumplir con una serie de criterios.

Aunque la depresión pueda concebirse como un enemigo complejo que golpea donde más duele, no significa que no pueda superarse. Lo fundamental es activar la fuerza de voluntad para poner en marcha diferentes estrategias, además de buscar ayuda. La depresión puede significar un largo proceso de cambio y transformación que requiere de un gran compromiso personal.

A continuación compartimos cinco hábitos saludables que te ayudarán a despejar esa niebla que te envuelve y que no te permite ver más allá. Se trata de aplicar a tu cotidianidad una serie de hábitos, enfoques y estrategias para facilitarte un enfoque psicológico adecuado para luchar contra la depresión. Profundicemos. 

5 hábitos saludables para luchar contra la depresión

1. Expresa tus emociones

Acumular todo aquello que nos hiere, se vuelve en nuestra contra con el paso del tiempo. Caminar con el peso de situaciones estresantes, emociones reprimidas y experiencias negativas a la espalda nos afecta tanto a nivel físico como mental. Porque no es lo mismo avanzar con heridas abiertas que con aquellas que ya han sido sanadas y nos han proporcionado un aprendizaje.

Expresar cómo nos sentimos es clave para desahogarnos emocionalmente. Por ello, es importante que hablemos con personas de nuestro entorno, que les contemos cómo nos encontramos y qué necesitamos a pesar de no tener siempre ganas.

Estar cerca de personas que nos entiendan a nivel emocional, que comprendan nuestros momentos de silencio y que sepan acompañarnos puede ser una gran ayudar para luchar contra la depresión.

2. Gestiona el pensamiento rumiante y negativo

El pensamiento rumiante es uno de los pilares que asientan la depresión. Dar vuelvas y vueltas a aquello que nos preocupa no va a solucionarlo, todo lo contrario. Poco a poco iremos alimentando más el pesimismo en todas las áreas de nuestra vida hasta terminar contagiándonos de un estado emocional negativo. De ahí que aprender a gestionarlos sea clave para luchar contra la depresión. Para ello podemos tener en cuenta las siguientes claves:

  • Dedicar unos minutos al día a pensar en aquello que nos preocupa. De esta forma, limitaremos nuestras preocupaciones a ese momento e impediremos que inunden el resto del día.
  • Identificar los razonamientos y diálogos negativos. La forma que tenemos de hablarnos nos influye. No es lo mismo dirigirnos críticas y culpabilizarnos que motivarnos, valorarnos e impulsarnos a ser mejor. Por esta razón es muy importante identificar de qué manera nos dirigimos a nosotros y si esta es negativa transformarla en positiva.
  • Poner a prueba las preocupaciones. ¿Hasta que punto están justificados los pensamientos negativos que tenemos? ¿Qué pruebas tenemos de que eso que pensamos pueda ocurrir al 100%? Solo porque pensemos en algo no quiere decir que sea verdad o que se vaya a cumplir. Por lo tanto, busquemos evidencia a favor o en contra para cada una de nuestras ideas.

Lee este artículo: 4 formas de deshacerse de un pensamiento rumiante

3. Practica meditación

La meditación es una práctica muy recomendada para gestionar todo el ruido mental que nos generamos, así como para conectar con nosotros mismos, para conocernos y crecer personalmente. Además también mejora la capacidad de concentración, memoria y aprendizaje.

Por otro lado, el psicólogo Daniel Goleman afirma que “la mayoría de las ocasiones la gente cree que meditar significa no pensar en nada, que la mente se vuelve completamente silenciosa. Pero no se trata de eso, se trata de reconocer cuándo la mente se pierde y vaga y de trabajar para traerla de vuelta a donde debe estar”. Como vemos, meditar nos ayuda a gestionar nuestros pensamientos y estados emocionales. De ahí que sea una de las actividades más recomendadas para luchar contra la depresión.

  • Planifica momentos del día para meditar. Busca un lugar cómodo y tranquilo, cierra los ojos y concéntrate en tu respiración durante unos minutos.

Lee también: Descubre los beneficios para la salud de la meditación diaria

4. Crea vínculos afectivos sanos

Rodearnos de personas que nos quieren, que les preocupamos y que nos permiten crecer puede ser clave para luchar contra la depresión. El apoyo emocional puede ser un gran alivio para esos momentos en los que nos sentimos solos o desbordados.

Sentirse escuchado o simplemente acompañado pueden ser algunos de los ingredientes que necesitamos para salir adelante. Saber que hay alguien al que le importamos y con el que podemos contar puede ayudarnos a despejar esa negatividad que nos acompaña cuando estamos deprimidos.

5. Cambia la rutina

A menudo, la depresión nos sumerge en un estado de tristeza, apatía y pérdida de interés en el que nada nos apetece, nada nos llena ni nos motiva. De esta forma, dejamos de hacer todo aquello que en algún momento nos interesaba para pasar al universo de la inactividad.

Una de las claves para acabar con esta rutina es reaccionar: hacer planes, realizar actividades, buscar nuevos intereses o quedar con algún amigo. Lo importante es romper ese hábito de dejar pasar el tiempo sin hacer nada más, aunque en un principio no tengamos ganas.

Amigas dándose un abrazo

Como vemos, las personas con depresión suelen adquirir costumbres que alimentan el bajo estado de ánimo y la apatía. De ahí que para superarla tengamos que hacer justamente lo contrario de lo que ella nos insta. Lo importante es ser capaces de romper ese ciclo para introducir nuevos hábitos que nos hagan sentir mejor.

Por último, no debemos olvidar la importancia de asistir a la consulta de un profesional, sobre todo cuando notemos que no podemos controlar nuestros pensamientos ni como nos sentimos. Con su ayuda, transitar el sendero de la depresión para superarla será mucho más sencillo, lo que no quiere decir que sea necesario poner de nuestra parte.