5 inocentes hábitos que matan la productividad

Okairy Zuñiga · 25 febrero, 2019
Realizar una sola tarea a la vez, descansar lo necesario y no sucumbir a las prisas ni al apego tóxico de las redes sociales y la tecnología en general es fundamental para lograr ser productivos.

Hay ciertos hábitos que matan la productividad sin que apenas se note. De hecho, por lo general, se mantienen en el tiempo creyendo que así, tarde o temprano, brindarán resultados. Sin embargo, lo cierto es que no contribuyen a la rutina. 

En ocasiones, la alarma suena, la apagas, vuelve a sonar, te decides a levantarte y con pasos pesados, comienzas tu rutina en el baño o en la cocina directamente. En apariencia, estás realizando todo lo que »tienes que hacer» pero, ¿sientes que estás haciendo algo productivo al final del día?

A pesar de la buena organización que creas tener, en realidad, estás manteniendo hábitos que no te están ayudando a sentirte ni a desempeñarte mejor en los distintos aspectos de tu día a día. Por ello, a continuación, te presentamos cuáles son los hábitos que matan la productividad. Una vez que lo identifiques, podrás cambiarlos. 

1. No prestar verdadera atención

La mente es un complejo y maravilloso sistema. Por ello, cuando te concentras en algo, puedes lograr cosas increíbles. Pero lo cierto es que esto no siempre es beneficioso.

Uno de los hábitos que matan la productividad es tratar de tomar los atajos incorrectos. La gente perezosa tiende a tener éxito porque encuentra la forma de hacer todo lo que necesita, sin gastar mucho tiempo o recursos. De esta manera, trabajan una sola vez pero prestando mucha atención a lo que hacen; esto les ayuda a tomar atajos realmente útiles y eficientes.

Dicho en otras palabras: identificar los atajos correctos para darle una solución rápida y eficaz a un problema requiere prestar atención a las necesidades del momento. 

¿Eres de los que siempre está tratando de encontrar una forma de hacer las cosas rápido o con menos esfuerzo y luego trabajas el doble? Probablemente es porque te precipitas en ello y no prestas verdadera atención.

Para tomar los atajos correctos no hace falta que te conviertas en un perezoso y dejes de lado tus responsabilidades. En realidad, lo que realmente debes hacer es tratar de centrarte en una tarea a la vez, para que consigas prestar atención plena, sin distraerte ni dejarte llevar por las prisas.

Descubre: Mindfulness en el trabajo, ¿cómo me ayuda?

2. Querer hacer varias cosas a la vez siempre

Otro de los hábitos que matan la productividad en la sociedad actual es el hecho de querer realizarlo todo al mismo tiempo, siempre. Se relaciona directamente con el punto anterior porque, al pretender hacer varias tareas a la vez, se deja de prestar atención a lo que se hace y, finalmente, se falla en la ejecución de varias. Por ende, el resultado viene a ser deficiente.

El multitasking no puede realizarse a toda hora. Es necesario interiorizar esto y tratar de no sucumbir a la idea de que si se hace una sola cosa a la vez, se está »siendo lento» o »poco productivo». En este sentido, hay que mantener un equilibrio.

Descubre: Deja de ser perfeccionista

3. Interrumpir tu tarea

Jugar con el teléfono

Uno de los hábitos que matan la productividad pareciera que es cosa de niños aunque, en realidad, cualquiera puede sucumbir a él. Se trata de no saber reprimir las ganas de comunicar todo aquello que se piensa o que sucede a otros, bien sea en persona o a través de las redes sociales. 

Es normal emocionarse ante ciertos acontecimientos y querer compartirlo. No obstante, cuando no puedes realizar ninguna tarea, porque te interrumpes a ti mismo cada dos por tres, por querer contarle algo a alguien, lo único que consigues es prolongar la(s) tarea(s) que realizas.

Sí es válido tener una conversación con tus amigos, familiares o compañeros de trabajo, pero es mejor dejarla para cuando hayas terminado todos tus pendientes. Recuerda, si no organizas tus prioridades, perderás el tiempo. 

4. Revisar las redes sociales cada pocos minutosredes sociales

Sin duda, el peor de los hábitos que matan la productividad es el hecho de revisar, cada pocos minutos, las redes sociales. Y si bien es cierto que es muy difícil desconectar del todo, no mirar el teléfono ni tenerlo cerca si se está realizando una tarea importante es fundamental para mantener la productividad. Por ejemplo, si se está estudiando, lo mejor es colocar el móvil en modo avión y concentrarse en la tarea.

No es necesario ver lo que aparece en las redes sociales cada pocos minutos. Las publicaciones pueden esperar, así como los memes y demás. El mundo no se va a acabar porque dejes de revisar las notificaciones por un buen rato.

Hay muchas formas de conseguir ‘desintoxicarse de la tecnología y cada quien puede aplicar las que consideres más convenientes, lo importante es intentarlo.

5. Tomar demasiados descansos

No está mal tomar algunos descansos cuando sientes que ya no estás concentrado o simplemente cuando la actividad te está costando. Sin embargo, interrumpir tus actividades a cada momento tampoco es beneficioso. En realidad, es otra forma de evadir la responsabilidad de realizar lo que se debe hacer.

Reduce el número de descansos y, cuando los tomes, disfrútalos: da un paseo, muévete, haz tareas manuales, simples (como preparar y beber un licuado) y verás cómo te recargas de energías y puedes dedicarte mejor a tus tareas luego.

Deja atrás los hábitos que matan la productividad cuanto antes

Ahora que ya conoces cuáles son los hábitos que matan la productividad podrás realizar las modificaciones necesarias para conseguir un mejor rendimiento y disfrutar más de tu tiempo y de las actividades que te dan más placer.

  • Covey, S. (2015). 7 hábitos de la gente altamente efectiva (edición revisada y actualizada). Paidós Ibérica.