5 jarabes caseros para acabar con la tos de manera natural

Para que los jarabes caseros contra la tos sean efectivos y conserven todas sus propiedades intactas es conveniente consumirlos en un período máximo de 10 días desde su preparación

Los jarabes caseros son la mejor opción para tratar la tos de manera efectiva y natural.

Están elaborados con plantas medicinales, especias, frutas u hortalizas con propiedades beneficiosas para calmar y suavizar la garganta, así como para facilitar la expectoración.

Descubre en este artículo 5 jarabes que puedes preparar en casa para eliminar la tos.

¿Cómo hacer los jarabes?

Para preparar estos jarabes caseros naturales seguiremos siempre los mismos pasos.

Ingredientes

Estos son los ingredientes para la receta básica de un jarabe:

  • 1 taza de agua o jugo del ingrediente que hayamos elegido (250 ml)
  • 2 tazas de azúcar blanco o moreno (400 g)
  • Plantas medicinales secas o especias (según el jarabe)

Si lo preferimos podemos usar miel de abeja o de caña en lugar del azúcar.

En cada tipo de jarabe detallamos los ingredientes específicos que usaremos.

Preparación

Para elaborar los jarabes seguiremos los siguientes pasos:

  • En primer lugar, añadiremos en una cazuela la taza de líquido junto con las dos tazas del azúcar y mezclaremos bien.
  • Calentaremos la mezcla hasta que empiece a hervir.
  • Dejaremos que cueza hasta que se disuelva el azúcar, durante unos 5 minutos, removiendo de vez en cuando.
  • A continuación incluiremos los ingredientes para infusionar y taparemos la cazuela.
  • La dejaremos reposar durante 30 minutos y colaremos el contenido.
  • Envasaremos el jarabe cuando esté tibio y lo mantendremos en la nevera.
  • Se aconseja consumirlo antes de 10 días.

5 jarabes caseros y naturales

1. Malva y llantén

llantén

Las flores de malva y las hojas de llantén son dos conocidos remedios para tratar la tos.

Esta combinación de plantas medicinales combate la inflamación de la mucosa, reduce la tos y favorece la expectoración cuando hay presencia de mucosidad.

Por este motivo, se consumen para todo tipo de problemas respiratorios, como catarros, bronquitis, faringitis, amigdalitis, asma, etc.

  • Usaremos una cucharada de flores de malva (15 g) y dos cucharadas de hojas de llantén (30 g).

Te recomendamos leer: El uso del Llantén, una hierba milenaria

2. Tomillo

El tomillo tiene muchas propiedades para la salud, por lo cual es útil para combatir múltiples trastornos.

Esta planta es un antibiótico natural que nos permite tratar la tos, los resfriados y las irritaciones de garganta. Tiene un alto poder antiséptico y expectorante, que lo convierte en un ingrediente ideal para nuestros jarabes caseros.

  • Usaremos tres cucharadas de hojas de tomillo seco (45 g).

3. Limón y cúrcuma

Limón y cúrcuma

El limón y la cúrcuma son dos superalimentos curativos que todos deberíamos tomar para prevenir problemas de salud.

El limón es una fruta cítrica muy depurativa que nos ayuda a eliminar toxinas, alcalinizar el organismo y aumentar las defensas.

Tiene virtudes antisépticas y antibióticas que potencian los valores medicinales de los ingredientes con los cuales se combina. Además, en su peladura encontramos la mayor parte de los nutrientes.

La cúrcuma es una especia antiinflamatoria, antioxidante y analgésica que aporta calor a la zona de la garganta y fortalece el organismo en general. Si la consumimos, aceleraremos el proceso de curación de cualquier resfriado o gripe.

  • Usaremos dos cucharadas de ralladura de peladura de limón (30 g) y una cucharada de cúrcuma en polvo (15 g).

4. Cebolla

Aunque nos sorprenda el uso de una hortaliza, el jarabe de cebolla es un antiguo remedio para aliviar la tos y otras dolencias respiratorias como la neumonía o la bronquitis.

Tiene propiedades antiinflamatorias, antibióticas y antivirales y, en el caso de la tos, también mucolíticas y antitusivas. También ayuda a calmar la irritación y el picor de garganta.

  • Usaremos el jugo de tres cebollas crudas (240 ml).

Ver también: Cómo extraer el jugo de la cebolla y cuáles son sus usos

5. Canela y jengibre

Canela y jengibre

Este delicioso jarabe, con un toque dulce, picante y refrescante, puede ser beneficioso no solamente para la tos, sino también como estimulante en casos de bajada de defensas y en periodos de convalecencia.

Ambas especias activan nuestro organismo de manera natural, sin sobreexcitarlo, para que podamos curarnos lo antes posible.

El jengibre también es muy útil en casos de fiebre, dolor e inflamación, así como también cuando sufrimos trastornos digestivos. En pocos casos, si abusamos de esta especia podríamos sufrir irritación gástrica.

La canela es muy apropiada para las enfermedades respiratorias gracias a sus virtudes antiinflamatorias y expectorantes.

No obstante, a la hora de comprar la canela recomendamos elegir la variedad de Ceilán. Esta especia, a diferencia de otras, como la china, es la que tiene más propiedades medicinales.

  • Usaremos 4 ramas de canela de Ceilán partidas y 3 cucharadas de jengibre fresco rallado (45 g).
Categorías: Remedios naturales Etiquetas:
Te puede gustar