5 lugares donde deberías practicar sexo

3 diciembre, 2017
Este artículo fue redactado y avalado por la filósofa y sexóloga Isbelia Esther Farías López
A la hora de practicar sexo el lugar en el que nos encontremos puede desempeñar un papel muy importante cuando se trata de complementar la situación.

Salir de la cama o bien las cuatro paredes de la habitación es necesario de vez en cuando. Al renovar los lugares donde practicamos sexo, podremos disfrutar siempre de un toque de sensualidad y cierto aire de fantasía muy positivo para entregarnos al placer con todo.

Lugares donde deberías practicar sexo

Salir de la cama es el aderezo especial que ayuda a variar la rutina, encender la llama y disfrutar plenamente del encuentro sexual.

La cama no lo es todo en la vida de una relación sexual. Existen otros lugares que son ideales para disfrutar de la intimidad. Los mejores son aquellos en los que se reúnen tres elementos: adrenalina, sorpresa y sexo salvaje. Aunque lo realmente erótico de todo esto siempre será que la creatividad conduzcan al placer consensuado y seguro.

El colchón es una herramienta más, tal vez por ser la más cómoda y accesible en cualquier vivienda, pero ¿por qué no experimentar fuera de este, en nuevos sitios que ofrezcan más y mejores sensaciones cuando de hacerlo se trata?

Te traemos una lista con los 5 mejores lugares para practicar sexo y mantener esa «llama» muy bien encendida y dar rienda suelta a la imaginación, el deseo y la pasión.

1. Considera la piscina

Considera la piscina

Practicar sexo en una piscina puede ser uno de los instantes más eróticos en la vida de una pareja. Se trata de un momento de juego y sorpresa que puede ser inolvidable.

La lubricación aumenta y la fricción en el agua ayuda a tener un orgasmo rápido para ambos.

  • Sin embargo, esta práctica está reservada a aquellas parejas estables que puedan practicar sexo sin preservativo, debido a que el condón y el agua no se llevan.
  • La situación puede volverse caótica y el preservativo puede salirse.

Visita este artículo: 5 razones por las cuales el sexo no está siendo satisfactorio

2. Aunque es atrevido, intenta en los probadores

Atrévete con los probadores mixtos, esos que apenas divide una pequeña puerta, son los ideales para practicar sexo mientras decenas de mujeres y hombres se prueban sus ropas. Aquí, existen diversos elementos: espejo, espacio, asiento, luz y peligro.

Debes tener en cuenta que, para que solo los pies de ella o de él se vean, debéis ser lo suficientemente cautelosos y elegir posiciones que no os pongan en evidencia.

Podéis salir uno por uno y, al final, comprar una nueva prenda con cara de satisfacción.

3. El viejo y confiable auto

El viejo y confiable auto

Te lleva, te trae, te acompaña, es como una extensión del cuerpo humano. Los autos son una herramienta increíblemente útil para casi todos los aspectos de la vida.

¿Por qué no habría de serlo también para una buena relación sexual? Es una de las fantasías de muchos. Nadie se detendrá a ver lo que ocurre en un auto. Además de romántico, puede ser diferente.

Para los más arriesgados se recomienda no acudir a miradores, sino esperar la noche, en una calle oscura.

4. En el baño de un bar

La salida con tu persona favorita puede llevaros a un bar. Estás allí con ella y, simplemente, sientes que es momento de atreverse a subir la temperatura, a darle pasión inaudita al sexo. Ves los baños, ¿y entonces? es momento de que la magia ocurra.

Los baños de los bares o discotecas, donde hay música demasiado alta, desorden y no se sabe si alguien va o viene, son ideales para practicar sexo con la pareja con la que asistas.

Lee también: Cómo envejecemos según el sexo

5. El mar, un lugar para relajarse y ¡practicar sexo!

El mar

Con solo ir a la playa, puedes imaginarte cualquier paraíso alejado de tanto estrés y cotidianidad. Suficiente estímulo para dejar la creatividad fluir con tu pareja. Imagina si añadimos un encuentro sexual para dar un toque ideal y fresco ante tanta simpleza.

Ningún otro lugar más perfecto para el vaivén del sexo que el que se pueda obtener al ritmo de las olas del mar.

Elige una playa (la que prefieras) tranquila, no muy llena de gente, y en la que la marea no sea muy alta y disfruta del sexo con la mejor compañía.