5 lugares increíbles para descansar y meditar

Sabemos que podemos descansar y meditar en lugares cercanos: un parque e incluso en nuestra habitación. Pero hoy en este tu espacio de salud, queremos darte un billete directo a cinco lugares increíbles, escenarios maravillosos que nos hacen soñar con su calma, su equilibrio  y su paz. ¿Te gustaría conocerlos? 

1. Sunken Alcoven Garden, en Nueva Zelanda

???????????????????????????????????

¿Te imaginas poder estar sentada, descansando en ese círculo central repleto de algodones? La calma es total, el viento es fresco y con un delicioso olor a flores. Aquí reina el silencio y la paz, un jardín muy especial que se hizo en 1960. Lo llaman el “tesoro escondido” y se halla en una hondonada de una reserva de Nueva Zelanda que año tras año, se va reformando con más vegetación, más árboles… pero la esencia siempre se mantiene. Es uno más de esos lugares increíbles para que toda persona se relaje unas horas entrando en contacto con la naturaleza. Nos queda muy lejos, sin duda, pero si alguna vez tienes oportunidad, no lo dudes, conoce este jardín.

2.  Koregaon Park, Pune, India.

?????????

Cuando hablamos de escenarios para la meditación, la India se alza como uno de esos países imprescindibles. Uno de esos lugares increíbles que merece la pena visitar aunque sea una vez en la vida. Estamos a solo  15 minutos en avión de Bombay, un oasis rodeado de naturaleza y tranquilidad semejante a un pequeño paraíso de calma y misticismo. Koreagon Park es en verdad un lugar destinado a la meditación, donde disponemos de la oportunidad de apuntarnos a diversos cursos para aprender a respirar, a practicar yoga o a aprender técnicas tradicionales de relajación. Y como curiosidad, todos los alumnos que forman parte de estos cursos de meditación van vestidos con una especie de kimono rojo. Es una opción a tener en cuenta si buscas profundizar en este tipo de técnicas.

3. Santorín, Grecia

cave-pool-in-satorini-greece

Otro de esos lugares  increíbles que parecen estar sacados de un sueño de paz. Estamos en Santorini, un pequeño archipiélago circular formado por islas volcánicas del mar Egeo, que dibuja todo un paraíso de relajantes colores, maravillosa temperatura y atmósfera pacífica. Dispones además de pequeñas cuevas naturales como esta, piedra blanca que se une con un increíble cielo azul, ahí donde el mar o las tranquilas piscinas te dan la oportunidad de alejarte un poco del bullicio de las ciudades.Su geolología es única en todo el mundo, la mayoría de las casas son blancas, con un aire muy mediterráneo y oriental a la vez, un idílico destino que invita siempre al descanso.

4. Las Tierras Altas (Highlands) de Escocia

aberdeen-castle

Si buscas naturaleza, historia y misticismo, Escocia es tu destino, y en especial las Highlands. Zonas como Aberdeen Angus o Stirling, te ofrecerán un refugio a descubrir gracias a sus montañas, sus ríos, sus lagos, sus verdes montañas y todos esos viejos castillos que tantas batallas describen en sus derruidos pero imponentes muros. Es un escenario diferente que también nos invita al relax y a esa vida interior donde la naturaleza, siempre nos ayuda a entrar en contacto con nosotros mismos. El relieve es muy variado y la superficie a descubrir de las Highlands es realmente amplio, ahí donde descubrirás su pasado celta y su modo de vida antes ligado a la tierra y la ganadería. Si vas en invierno te encontrarás con temperaturas muy bajas, pero los veranos y las primaveras son realmente evocadoras, las temperaturas son suaves y la tierra, se llena de increíbles flores. Si viajas a Escocia en el mes de septiembre, te encontrarás en esa época en la que los festivales y la música celta, se escuchan casi en cada rincón. Perfecto también para descansar.

5.  El Retiro del Camino del Medio. Loei, Tailandia

tailandia

¿Has oído hablar alguna vez de este lugar? Estamos al noroeste de  Tailandia y muy cerca del parque nacional de Phu Ruea. Se trata de una región muy montañosa donde la naturaleza reluce con su máximo esplendor artesano, creando un micromundo de tranquilidad y paz. Hay zonas de senderismo y de relajación, además de increíbles jardines donde poder meditar mientras se escucha la caída de una suave cascada a nuestro alrededor. Un lugar fabuloso donde podemos aprender una práctica budista tibetana que nos permite relajar cuerpo y mente.

Hay también unas pequeñas cabañas donde podemos pasar unos días, pero eso sí, se separa a los hombres de las mujeres y se sigue unas pautas muy estrictas en cuanto a alimentación y ejercicios. Nos enseñan  a cuidar de nosotros mismos y a relajarnos. Una experiencia que es interesante probar solo unos días, para después, visitar tranquilamente este rincón del mundo tan evocador.

Para concluir, estos lugares están en ocasiones fuera de nuestro alcance, son esos lugares increíbles que podemos visitar una o dos veces en la vida. Experiencias únicas que no se olvidan. Pero sin lugar a dudas, también podemos aprender a relajarnos en escenarios mucho más cercanos: nuestra habitación, la playa, un jardín... la necesidad por desconectar y relajarnos es básica en el ser humano, de ahí que debamos practicarla habitualmente del modo más sencillo que podamos. 

Categorías: Curiosidades Etiquetas:
Te puede gustar