5 maneras sencillas, sanas y originales de comer avena

Dale un toque original a tus rebozados añadiendo avena molida en lugar de pan rallado. Si quieres, puedes combinarla con semillas para aportarle más vitaminas a tus platos

La avena es uno de los cereales más saludables que podemos encontrar. Tiene muchas propiedades para nuestra salud, ya que es muy energética y rica en fibra y, a la vez, regula nuestro sistema nervioso.

En este artículo te explicamos varias maneras de cocinarla para que puedas consumirla cada día sin darte cuenta. ¡Prueba estas deliciosas y originales recetas y disfruta de la avena!

Beneficios de la avena

La avena aporta muchos beneficios a nuestra salud:

  • Regula los niveles de azúcar en sangre.
  • Disminuye la hipertensión arterial y el colesterol.
  • Tiene propiedades diuréticas que nos ayudan a eliminar el exceso de líquidos.
  • Es un excelente laxante.
  • Nos aporta mucha energía y combate estados de agotamiento y convalecencia.
  • Aumenta la libido.
  • Es un alimento muy saciante.
  • Es un regulador del sistema nervioso, ideal para casos de ansiedad y estrés.

Copos de avena

5 maneras de comer avena

1. Un desayuno completo

Como hemos dicho, la avena es muy energética, por lo que uno de los mejores momentos para tomarla es por la mañana. De este modo podremos empezar el día con energía y no sentir hambre hasta la hora de la comida. Para ello te proponemos este completo desayuno:

  • 2 cucharadas de avena cruda molida (20 g)
  • 1 yogur natural.
  • 1 cucharada de miel (20 g)
  • 2 cucharadas de frutos secos o semillas (40 g)
  • 2 cucharadas de frutas secas (ciruelas, uvas o higos) (40 g)

¿Cómo lo preparamos?

  • Si lo deseamos podemos poner la avena en remojo toda la noche.
  • Mezclar bien los ingredientes.
  • Decorar con un poco de cacao en polvo.

2. Porridge inglés

Bajo este nombre se esconde una receta que sería comparable al arroz con leche, pero en la versión inglesa, que se prepara con avena. Inclusive resulta no sólo más sano, sino más consistente. Lo tomaremos para desayunar, para merendar o un buen rato antes de realizar un esfuerzo físico o mental importante.

Ingredientes:

  • 1 vaso de leche (200 ml)
  • 3 cucharadas de copos de avena (30 g)
  • 1 ramita de canela

Elaboración:

  • Poner a hervir un vaso de leche (también puede ser bebida de avena u otro cereal) con tres cucharadas de copos de avena y una ramita de canela.
  • Dejar cocer cinco minutos removiendo de vez en cuando.

De esta manera tan sencilla y rápida tendremos la base de un plato muy nutritivo que podremos completar con fruta fresca y endulzar con azúcar moreno, miel o sirope de agave.

Porridge de avena

3. Cremas de verduras

La avena es el complemento ideal para nuestras cremas de verduras, ya que aporta consistencia y cremosidad. Puede ser ideal para sustituir la patata, el queso o la crema de leche que se suele echar en muchas cremas. Así tendremos una receta también saciante, pero más ligera.

  • Solo tenemos que añadir una cucharada de copos de avena por persona a la cocción de las verduras y después lo trituraremos todo. También podemos tener los copos ya molidos y así la añadiremos para espesar una sopa o crema al momento sin necesidad de batirla después.
Crema de verduras con avena

4. Rebozados

La manera más original y deliciosa de usar la avena es esta: hacer los rebozados con avena molida, en vez de usar pan rallado o harina. Podemos usar la harina de avena o bien dejar los copos enteros. También podemos combinarla con semillas para darle un toque aún más original.

Te recomendamos que pruebes, por ejemplo, unas rodajas de berenjenas al horno rebozadas con copos de avena enteros. Las recetas quedarán jugosas y crujientes a la vez, y mucho más saludables. 

 

5. Leche y crema de avena

Con esta receta tomarás avena casi sin darte cuenta. Es ideal para quienes no toleran la lactosa o les cuesta digerir la leche, para quienes tienen problemas de piel o de exceso de mucosidad. De hecho, las bebidas vegetales sustituyen a la leche sin que tengamos que renunciar a tomarnos un vaso cuando nos apetezca. Además, se preparan de la manera más sencilla.

Ingredientes:

  • 1 vaso de agua (200 ml)
  • 1 cucharada de copos de avena (10 g)
  • Miel o estevia al gusto

Elaboración:

  • Batir una cucharada sopera de copos de avena por un vaso de agua a temperatura ambiente. Lo haremos durante al menos un minuto, hasta que veamos que el agua se tiñe de blanco.
  • Colar bien y endulzar al gusto. Podemos tomarla fría o caliente, del mismo modo que la leche de vaca, y también podemos usarla para cocinar.
  • Si la queremos usar como crema de leche solo batiremos más cantidad de avena y menos cantidad de agua. Sin duda, una manera más ligera y sana de elaborar nuestros platos habituales, dándoles también un toque diferente de sabor.

Imágenes por cortesía de jacqueline, MGFLady Disdain, anasararojas y Sarah R

  • Queenan, K. M., Stewart, M. L., Smith, K. N., Thomas, W., Fulcher, R. G., & Slavin, J. L. (2007). Concentrated oat β-glucan, a fermentable fiber, lowers serum cholesterol in hypercholesterolemic adults in a randomized controlled trial. Nutrition Journal. https://doi.org/10.1186/1475-2891-6-6
  • Maki, K. C., Beiseigel, J. M., Jonnalagadda, S. S., Gugger, C. K., Reeves, M. S., Farmer, M. V., … Rains, T. M. (2010). Whole-Grain Ready-to-Eat Oat Cereal, as Part of a Dietary Program for Weight Loss, Reduces Low-Density Lipoprotein Cholesterol in Adults with Overweight and Obesity More than a Dietary Program Including Low-Fiber Control Foods. Journal of the American Dietetic Association. https://doi.org/10.1016/j.jada.2009.10.037
  • Peterson, D. M. (2001). Oat antioxidants. Journal of Cereal Science. https://doi.org/10.1006/jcrs.2000.0349