5 maneras de hacer abono orgánico para tus plantas

Daniela Castro · 24 julio, 2018
Algunos residuos de alimentos que contienen potasio y calcio pueden servir para preparar abonos orgánicos para nutrir los suelos. Te contamos cómo utilizarlos para beneficiar tus plantas.

Hay muchas formas de hacer abono orgánico para fertilizar las plantas del jardín. A pesar que estos productos se pueden adquirir en múltiples presentaciones comerciales, hay ingredientes 100% naturales que aportan un “plus” de nutrientes para el suelo.

De hecho, son opciones que se han utilizado desde la antigüedad en todos los cultivos, pero que fueron remplazadas por el abono sintético. Este último, aunque nutre de forma rápida el suelo, puede causar efectos negativos a largo plazo, dado que termina agotándolo.

Si bien es cierto que las raíces de las plantas no distinguen entre un tipo de abono y otro, los que son de origen industrial acaban creando desequilibrios. No solo disminuyen la presencia de microbios “buenos”, sino que acaban las lombrices de tierra. ¿Cómo hacer abono orgánico?

1. Hacer abono orgánico de cáscara de plátano

La cáscara de plátano es uno de los mejores ingredientes para hacer abono orgánico debido a su contenido de potasio. Este mineral esencial es uno de los nutrientes más importantes para las plantas después del nitrógeno. Interviene en la fotosíntesis y la formación de tejidos resistentes.

Además, ayuda a revitalizar las plantas cuando disminuyen su floración o adquieren un aspecto opaco. Lo mejor es que se pueden usar en su estado natural o, bien, preparadas en té.

Instrucciones:

  • Corta las cáscaras de plátano en varias tiras y ponlas a hervir en una olla con agua durante 15 minutos.
  • Pasado este tiempo, apaga el fuego y espera que repose.
  • Por último, rocía el abono por los alrededores de la planta. Si deseas, le puedes dejar las cáscaras.

Lee también: Beneficios de tener plantas en casa para la salud

2. Abono orgánico de vinagre de manzana

El ácido acético que contiene el vinagre de manzana puede ayudar a fertilizar las plantas que crecen en suelos ácidos. La absorción de sus nutrientes ayuda a mantener en buen estado la planta y evita que sus hojas adquieran un aspecto quemado.

Instrucciones:

  • Agrega una cucharada de vinagre de manzana en el agua de regar las plantas y úsalo como de costumbre.
  • Repite su aplicación por lo menos una vez al mes.

3. Hacer abono orgánico con cáscaras de huevo

A la hora de hacer un abono orgánico con cáscaras de huevo se suelen emplear otros ingredientes naturales. Sin embargo, también se pueden usar por sí solas, ya que contienen altas dosis de calcio y evitan la podredumbre apical en plantas como tomate, pimiento y berenjena.

Instrucciones:

  • Tritura varias cáscaras de huevo e introdúcelas en el fondo de tus plantaciones.
  • De modo opcional, pon a secar las cáscaras y conviértelas en un polvo fino usando un moledor.
  • Luego, aplica el polvillo en los alrededores de la planta.

4. Abono orgánico de cenizas de madera

Hacer un abono orgánico con cenizas de madera puede favorecer la maduración de las flores y frutos de varias plantas. Este elemento natural contiene altas dosis de potasio y fósforo, ambos necesarios para el enriquecimiento del suelo.

Por otro lado, contiene sustancias que repelen las hormigas y otros tipos de plagas. No obstante, se debe evitar para especies de tierra ácida, ya que altera el pH del suelo .

Instrucciones:

  • Toma una buena cantidad de cenizas de madera y dilúyelas en agua.
  • A continuación, riega el líquido sobre las plantas deseadas.
  • Si lo prefieres, esparce una capa fina de cenizas a 2 o 3 centímetros de distancia del tallo.

Nota: debes comprobar que las cenizas no provengan de maderas comprometidas con metales pesados o elementos contaminantes. De ser así, su uso puede arruinar el jardín.

Ver también: 5 maneras creativas de tener plantas en tu casa

5. Abono orgánico con algas

Uno de los abonos orgánicos que casi nadie conoce son las algas. Este ingrediente natural, que se puede adquirir tanto fresco como seco, contiene poderosos oligoelementos que sirven como alimento para los microbios “buenos” que habitan en el suelo.

Su uso mantiene las plantas con un aspecto saludable y evita que se marchiten. Además, las protege contra algunos microorganismos que les producen enfermedades.

Instrucciones:

  • Pica una cantidad generosa de algas y agrégalas en una cubeta con agua.
  • Tapa la cubeta y deja reposar el abono durante 2 o 3 semanas.
  • Pasado este tiempo, usa el líquido para empapar el suelo.
  • Para plantas pequeñas basta con aplicar 2 tazas. Si la planta es mediana o grande, se puedes rociar de 4 a 6 tazas.

¿Quieres revitalizar las plantas de tu jardín? No gastes en costosos abonos industriales. Antes que eso, usa alguno de los ingredientes mencionados y comprueba por ti mismo sus propiedades.