5 maneras naturales para bajar la presión arterial

Ekhiñe Graell · 27 diciembre, 2013
Si seguimos las indicaciones del médico, mantenemos unos buenos hábitos de vida y nos apoyamos en algunos trucos naturales, podremos disfrutar de una buena salud. 

Además de los tratamientos farmacológicos pautados por el médico, si sufres hipertensión, debes saber que existen varias maneras de bajar la presión arterial de forma natural. De manera que puedes apoyarte en ellas para evitar recurrir de forma excesiva a los medicamentos.

La presión arterial alta o hipertensión arterial (HTA) es una de las afecciones más comunes en la población que además requiere atención y control regular. De no ser así, podría suponer un impedimento para el bienestar e, incluso, podría llevar a la muerte.

Ahora bien, una de los características de esta enfermedad es que, por lo general, se presenta de forma asintomática, o bien sus síntomas no se perciben de forma contundente. De allí que se trate de un peligro silencioso.

Los síntomas de la presión arterial alta son: palpitaciones, dolor de cabeza, sudoración, mareos, fatiga, zumbidos en los oídos, rubor facial o nerviosismo, entre otros.

Diabetes e hipertensión.

¿Cómo bajar la presión arterial?

Para bajar la presión arterial, lo primero que se debe hacer es no desesperar. Aunque parece una medida muy simple, es realmente importante mantener la calma para evitar que la alteración maximice la intensidad de los síntomas.

Ahora bien, el siguiente paso será ayudar al organismo a estabilizarse. ¿Cómo? Muy fácil, evitando, reduciendo y eliminando todos aquellos estímulos que promueven la alteración.

Por ejemplo, el café, el tabaco y el exceso de sal en las comidas promueven la retención de líquidos y, a su vez, hacen que la presión arterial aumente.

Recuerda que, a través de la orina, el cuerpo es capaz de eliminar este tipo de sustancias. Por ende, una manera natural reducir la presión arterial vendrá a ser la hidratación para así favorecer la micción. 

Cabe destacar que, todos aquellos alimentos con un alto porcentaje de agua y minerales como el potasio, el magnesio y el calcio, pueden también ayudar a orinar con mayor frecuencia y, por ende, estabilizar la presión arterial.

Remedios naturales para bajar la presión arterial

1. Ajo

Ajos en las manos.

En vista de las propiedades del ajo, los especialistas aconsejan recurrir al consumo de ajo de manera regular para evitar la presión arterial alta. Este ingrediente tan común en las cocinas promueve la vasodilatación y esto ayuda a que el corazón no realice un sobreesfuerzo por bombear la sangre.

Te puede interesar: 6 poderosos remedios con ajo. ¿Los conocías?

2. Perejil y limón

Un batido o licuado hecho con un limón entero, con todo y cáscara, y perejil es un diurético muy conveniente para conseguir bajar la presión arterial.

Se recomienda beber un vaso de batido de limón y perejil, a diario, en ayunas. Una variante de esta bebida viene a ser el jugo de un limón diluido en una taza con agua tibia. También se bebe en ayunas.

3. Chocolate negro

Algunos estudios, como el realizado en la Universidad de Colonia, Alemania,indican que, dado que el chocolate negro contiene flavonoides, su consumo puede resultar muy favorecedor para la buena salud cardiovascular y, también, para la presión arterial.

Se recomienda tomar una pequeña porción de chocolate negro con alto porcentaje de cacao, sin azúcares ni leche para aprovechar todos sus beneficios.

Chocolate negro.

4. Avena

La avena es un cereal que, gracias a su alto contenido de fibra soluble, ayuda a bajar la presión arterial alta y reducir los niveles de colesterol malo. Se recomienda comer una porción de avena en el desayuno con regularidad para obtener estos beneficios.

Descubre: Dieta para controlar el colesterol malo (LDL)

5. Lavanda, mejorana y jojoba

Algunas hierbas también ayudan a bajar la presión arterial de manera natural. Bien sea que se preparen a modo de bebida o se utilicen como aceite para el cuerpo para dar un masaje relajante.

Por ejemplo, es muy recomendable preparar una solución con diez gotas de aceite esencial de lavanda y de mejorana, junto con 20 ml de jojoba. Esta se usa para masajear el pecho, con movimientos lentos y circulares.

Además de estos remedios, es necesario que la persona siga las indicaciones de su médico y procure llevar un estilo de vida saludable que incluya una buena rutina de ejercicios, una alimentación balanceada y, sobre todo, actividades que ayuden a gestionar el estrés eficientemente.