Soluciones para erradicar ampollas y lograr una cicatrización efectiva

Este artículo ha sido verificado y aprobado por Karla Henríquez el 4 enero, 2019
Erika Petit · 28 noviembre, 2017 · Última actualización: 4 enero, 2019 4 enero, 2019
Cualquier área del cuerpo que contenga piel y esté expuesta a la fricción constante es propensa a desarrollar ampollas. Te traemos la regla de oro para sanar esas molestas lesiones.

Ampollas, esas pequeñas e incómodas reacciones que brotan a consecuencia del roce reiterado. Comúnmente suelen aparecer en los pies, pero también son frecuentes en otras partes del cuerpo humano.

Rostro, labio, cuello, antebrazos, manos, piernas, boca… literalmente cualquier porción que contenga piel y esté expuesta a la fricción constante es propensa a desarrollar estas lesiones.  

Una ampolla es el doloroso resultado de un tejido dañado por la fricción. Aparecen comúnmente en los pies debido al calzado ajustado.

También al comer alimentos preparados que estén muy calientes o demasiados fríos o quemaduras, puede desencadenar un pequeño brote en la región de las encías o parte interna de la boca.

Es más, algo tan simple como una simple picadura de insecto puede transformarse, si hay mucho picor y problemas de salubridad e higiene, en pequeñas pero dolorosas ampollas enrojecidas.

Sufrir quemaduras de cualquier tipo, inevitablemente deja un rastro negativo y molesto: la aparición de ampollas. Ahora te mostraremos 5 soluciones para erradicarlas y cómo cicatrizarlas adecuadamente. 

¿Ampollas? Conoce cómo eliminarlas

1. Dejarlas respirar

Deja respirar las ampollas

Si no deseas que la gravedad de la herida producida por la ampolla empeore con el paso del tiempo y de las circunstancias, necesitas dejarlas respirar. Es muy práctico y el alivio es garantizado al instante.

Respetar esta regla de oro para las ampollas hará que mejoren paulatinamente. De hecho, cuanto más tiempo esté expuesta al aire más rápido será el proceso de curación.

Si necesitas poner una venda para caminar hazlo de manera que ésta quede floja. Coloca el vendaje adhesivo en los lados, para que el centro esté ligeramente levantado y así permitir el flujo de aire.

Visita este artículo: Aprende estos fáciles trucos para purificar el aire y liberarlo de bacterias

2. Aplica crema tópica

Aunque parezca una obviedad, el uso correcto de ungüentos puede evitar la propagación de la lesión de manera considerable. Las cremas tópicas acortan el tiempo de duración de estas heridas y eliminan las secuelas, claro, si se unta el tratamiento adecuado.

Después de limpiar cualquier suciedad o restos de la ampolla, seguramente querrás aplicarse una pomada antibacterial. Una crema tipo antiséptica en gel también podría ser una buena opción, ya que ofrece beneficios refrescantes.

3. Siempre seca la ampolla

Intenta secar las ampollas

El único remedio para una ampolla que está causando presión y dolor extremo (si está llena de líquido) es estallarla. Para evitar infecciones:

  • Limpia la ampolla con agua y un antiséptico.
  • Suavemente rompa el borde usando una aguja de coser esterilizada en alcohol para drenar todo el líquido.
  • No quites la piel superior, pues ésta actúa como capa protectora contra las infecciones.
  • Recuerda mantener seca el área afectada.

4. Aloe vera para mejorar las ampollas

Esta es una de las mejores plantas para tratar un sinfín de condiciones. Sabemos que las ampollas son realmente un dolor de cabeza, especialmente para los atletas o personas que suelen lidiar a diario con factores externos como: la lluvia, el sol o el humo.

Descubre esta solución para ti:

  • Para obtener el jugo del aloe vera simplemente tenemos que cortar la hoja de la planta, tanto transversal como longitudinalmente.
  • Aplica ese gel acuoso directamente sobre el área afectada y notarás la mejoría.

¿Quieres conocer más?: 5 remedios con aloe vera que te ayudan a limpiar el colon

Como destacado final, recomendamos que si las molestias persisten, lo mejor es aplicar alguna pomada específica para estas heridas, este tipo de pomadas podrá recomendártela tu médico.

  • Moliné, J. y S. M. (1999). Primeros auxilios : quemaduras. NTP 524: Primeros Auxilios: Quemaduras.
  • Santos Heredero, F. X., Rodríguez Arias, C. A., Barberán López, J., Martín Antona, E., Pérez del Caz, M. D., Torres García, A., … Viadé Juliá, J. (2014). Heridas y Cicatrización. Revista de La Sociedad Española de Heridas.
  • Ruiz, E. F. (2013). Antisépticos y desinfectantes. Enfermedades Infecciosas y Microbiologia. https://doi.org/10.1007/s00299-010-0857-1.