5 maneras de rebozar como variante al gluten

No tenemos por qué renunciar a rebozar nuestros alimentos si somos intolerantes al gluten, ya que hay alternativas que resultan deliciosas y que no incluyen este componente

La celiaquía es una enfermedad conocida por la intolerancia al gluten de trigo.

Se trata de una dolencia permanente y también hace a quien la padece intolerante a otro tipo de gluten como el de la cebada, el centeno y en muchos casos al de avena. Lo curioso de esta se basa en la afectación de apenas el 1 % de los habitantes del mundo.

La cifra en estadística puede verse muy pequeña, pero son muchos los casos reportados. Por tal razón, los celíacos se han encargado de difundir diversas maneras para cuidar su salud a través de la alimentación.

Una de las recursos más utilizados en el mundo de la cocina son las recetas basadas en rebozados; hasta no hace mucho, los intolerantes al gluten solían dejar de lado este tipo de recetas debido al daño sufrido en su organismo.

No obstante, el paso del tiempo y la solidaridad de muchos, ha llevado al rebozado a otro tipo de nivel, por así decirlo; uno en el cual los afectados con esta enfermedad sí pueden disfrutar sin necesidad de cohibirse.

1. Harina de “trigo” sarraceno

harinas saludables

También conocido como alforfón, este presenta un dato curioso de entrada. Resulta como un “trigo” y es llamado así, pero no tiene ninguna relación con el mismo. De hecho, ni siquiera es un cereal, ni mucho menos contiene gluten.

Sin embargo, sí es un ingrediente sumamente apropiado para rebozar los alimentos. Lo interesante del asunto frente a la harina sarracena es el sabor obtenido al mezclarla con los ingredientes que deseemos.

Se obtiene uno un poco más intenso y a su vez lo hace atractivo para el paladar que lo prueba por primera vez.

Lee también: 7 formas deliciosas de reemplazar las harinas refinadas

2. Puré de patatas

Posiblemente te resulte bastante inusual esta alternativa. A pesar de ello, es una de las más compartidas por las personas intolerantes al gluten de todo el mundo.

El puré de patatas tiene una textura suave, además es delicioso y nutritivo para el organismo en general. Al momento de emplearlo para rebozar alimentos se obtiene un resultado maravilloso.

La cubierta queda un poco más crujiente de lo normal, a lo que se suma también lo nombrado anteriormente, y es que los alimentos rebozados con esta gran alternativa son mucho más saludables.

Otro de los beneficios obtenidos de esta es la sensación de saciedad que le brinda al cuerpo. De esta forma evitamos consumir otro tipo de comidas nocivas, así como la pesadez y la llenura.

3. Harina de maíz

Harina

Aunque no es la manera más empleada, rebozar con harina de maíz también resulta útil, delicioso y nutritivo.

El objetivo principal al rebozar los alimentos, especialmente las carnes, es el de obtener una receta crocante y deliciosa, justo eso es lo que se consigue con este tipo de harina. Aparte de ello le ofrece al organismo minerales como el zinc y el fósforo.

Como dato adicional, la harina de maíz también se utiliza para realizar tortillas, sobre todo en países latinoamericanos.

4. Harina de garbanzos

Los garbanzos se utilizan para elaborar sopas u otro tipo de recetas similares, son muy saludables y apropiados para todas las personas en general.

En el caso del rebozado, se puede emplear la harina de estos, que le aporta al organismo proteínas y nutrientes, siendo el más conocido la fibra.

Esta se puede conseguir en diferentes comercios y grandes superficies, pero lo más recomendado es elaborarla en casa.

Basta con conseguir algunos garbanzos y procesarlos para obtener la harina.

Una vez se tiene la famosa harina de garbanzos se rebozan los alimentos que vayamos a consumir con dos capas, y se fríe normalmente.

Visita este artículo: Garbanzos, fuente de energía natural

5. Semillas de sésamo

aceite-de-sesamo-

Definitivamente las personas con celiaquía no son tan desafortunadas como suele creerse; por ejemplo, en el caso del rebozado, una de las opciones menos explotadas, pero más deliciosas, es la de las semillas de sésamo.

Éstas suelen ser muy saludables para el organismo, ya que aportan grandes cantidades de calcio al mismo; además también dejan los alimentos bastantes crocantes, listos para su consumo.

Con respecto a las semillas de sésamo, el procedimiento es similar al de los garbanzos; se recomienda procesarlas con el fin de obtener un polvo fino propicio para recubrir bien lo que se desea ingerir.

Te puede gustar