5 mantequillas saludables que puedes disfrutar cualquier día

Carolina Betancourth 14 enero, 2016
La ventaja de preparar nuestras propias mantequillas en casa es que nos aseguramos de que no llevan aditivos y de que su elaboración ha sido totalmente artesanal

Hasta hace algunos años el consumo de mantequillas era muy cuestionado dentro de los planes de alimentación saludables, ya que estas suelen tener un alto índice de calorías.

Pese a que esto es verdad, en la actualidad está demostrado que su ingesta moderada es beneficiosa y no supone un riesgo de aumento de peso.

La mantequilla más popular es la que proviene de la leche cruda de vaca, pero también hay otras alternativas interesantes que pueden aportar más beneficios.

Este es el caso de las 5 recetas que queremos compartir a continuación, las cuales permiten disfrutar de este delicioso alimento sin correr riesgos y sin perjudicar nuestra salud.

Sus cualidades se basan en su aporte de ácidos grasos esenciales, además de una cantidad importante de vitaminas y minerales. ¡Disfrútalas!

1. Mantequilla de avellanas

Mantequilla de avellanas

Esta deliciosa alternativa tiene un sabor muy agradable, perfecto para disfrutar en el desayuno con las galletas o el pan.

Contiene:

  • Vitamina E.
  • Vitaminas del tipo B, B2, B3, B6, B9.
  • Minerales como potasio, fósforo y hierro.
  • Hidratos y proteínas.

Ingredientes

  • 1 taza de avellanas tostadas (130 g)

¿Cómo prepararla?

  • Introduce la avellanas en una licuadora para convertirlas en una crema.
  • Para facilitar el licuado conviene hacer pausas cuando las avellanas dejen de moverse.
  • Este proceso se debe repetir hasta que, poco a poco, estas se conviertan en una crema.
  • Nos llevará entre 8 y 10 minutos.
  • Para terminar, la puedes almacenar en un frasco de vidrio.
  • Consérvala en la nevera hasta 4 semanas.

Lee también: Las grandes propiedades que aportan las avellanas

2. Mantequilla de calabaza

La calabaza es una de las hortalizas más deliciosas, bondadosas y completas que se pueden encontrar. Es rica en vitaminas, minerales y antioxidantes que fortalecen las defensas del cuerpo a la vez que previenen enfermedades.

Esta mantequilla elaborada con su pulpa es una opción muy sana y nutritiva, ya que es más baja en grasas y se puede combinar con otros alimentos.

Ingredientes

  • 1 taza de puré de calabaza (200 g)
  • 1 taza de mantequilla de maní casera, sin azúcar o sal (200 g)
  • 2 cucharaditas de especias (jengibre, canela, nuez moscada, clavo de olor)
  • 4 cucharadas de miel pura (100 g)

¿Cómo prepararla?

  • Introduce todos los ingredientes en una licuadora y bate el tiempo que sea necesario para obtener una mezcla libre de grumos.
  • Introduce el producto en frascos esterilizados y guárdalo en el refrigerador para que dure más tiempo.

3. Mantequilla de maní

Mantequilla de maní

Este tipo de mantequilla es quizá una de las más populares y utilizadas en todo el mundo. Se trata de una elección sana que se caracteriza por un sabor muy agradable que va muy bien con bizcochos, galletas y muchas otras preparaciones.

Contiene ácidos grasos esenciales, antioxidantes y vitaminas que participan en la reducción del estrés oxidativo.

Además, es muy fácil de preparar y se puede tener siempre a mano para una merienda saludable, nutritiva y simplemente deliciosa.

Ingredientes

  • 3 tazas de maní natural (450 o 500 g)

¿Cómo prepararla?

  • Introduce el maní en un procesador para batirlo hasta obtener una crema libre de grumos y aceitosa.
  • En un procesador potente puede tardar hasta 10 minutos.
  • Cuando esté lista, guárdala en un frasco de vidrio y almacénala en el refrigerador.

4. Mantequilla de coco

La mantequilla de coco se ha convertido en una de las sustitutas de otras grasas vegetales que lo único que hacen es causar dificultades en el organismo.

Tiene un sabor muy agradable y suele ser perfecta para preparar muchas otras recetas que la requieren.

Es rica en ácidos grasos de cadena media que se metabolizan con más facilidad en comparación con otras variedades; además, aporta antioxidantes y muchos nutrientes que protegen la salud.

Visita este artículo: Cómo incluir el aceite de coco en tu alimentación

Ingredientes

  • 4 tazas de coco deshidratado (200 g)

¿Cómo prepararla?

  • Introduce el coco en la licuadora, asegurándote de que cubra un poco más de la mitad.
  • Empieza a batir y déjalo durante 8 o 10 minutos hasta que se forme la crema.
  • Puedes guardarla en el refrigerador o a temperatura ambiente.

5. Mantequilla de almendras

Mantequilla de almendras

Las almendras hacen parte de esos frutos secos que pueden complementar la dieta gracias a su riqueza en grasas saludables y antioxidantes que ayudan a combatir los radicales libres.

Esta mantequilla es muy fácil de elaborar y representa una gran manera de aprovechar las bondades de estas semillas para cuidarse.

Ingredientes

  • 2 tazas de almendras (310 g)
  • 1 pizca de sal

¿Cómo prepararla?

  • Coloca a precalentar el horno a 200 ºC.
  • A continuación, pon las almendras limpias sobre una bandeja y llévalas al horno hasta que queden bien doradas.
  • Cuando ya estén tostadas, déjalas enfriar unos minutos y llévalas al procesador de alimentos.
  • Agrégales un poco de sal y bate entre 5 y 15 minutos hasta obtener la mantequilla.
  • Viértela en un frasco y disfrútala.

Todas estas mantequillas son deliciosas y se pueden comer durante el desayuno o como acompañamiento en esos momentos en los que ataca el hambre.

Son muy beneficiosas, siempre y cuando se sepa medir su consumo.

Te puede gustar