5 mascarillas con aceite de oliva para tu piel en casa

Al combinar el aceite de oliva con la harina de avena obtenemos un exfoliante natural ideal para limpiar los poros y reducir así la aparición de puntos negros y espinillas

El aceite de oliva virgen extra es un producto muy popular que, por su alto contenido de nutrientes esenciales, se considera una de las grasas más saludables para el cuerpo. Por ello, las mascarillas con aceite son unas aliadas para nuestro rostro.

Se obtiene a través de la presión en frío del fruto del olivo y, dado que este método conserva la totalidad de sus propiedades, brinda muchos beneficios medicinales.

Concentra importantes cantidades de omega 3 y vitamina E, cuya absorción previene el envejecimiento prematuro causado por el estrés oxidativo.

De hecho, sus activos se han aprovechado en la elaboración de varios productos cosméticos. En especial para el cuidado de la piel.

Sin embargo, muchas prefieren incluirlo en la rutina de belleza en su estado natural, ya que se combina con facilidad con otros ingredientes naturales que, tras ser aplicados, aportan muchas bondades sin causar efectos indeseados.

Como sabemos que muchas desean aprovecharlo, a continuación, queremos compartir la receta de 5 interesantes mascarillas.

¡Te encantarán!

1. Mascarillas con aceite de oliva y miel

Exfoliante de miel, aceite de oliva y azúcar moreno

La combinación de aceite de oliva con miel de abejas nos brinda una mascarilla multivitamínica. Por sus compuestos hidratantes, ayudan a contrarrestar la sequedad y las imperfecciones causadas por las toxinas.

Ambos ingredientes son suaves para las pieles sensibles y, por su efecto antiinflamatorio, son idóneos para calmar las alergias y quemaduras.

Te recomendamos leer: 10 sorprendentes beneficios del aceite de oliva extra virgen

Ingredientes

  • 2 cucharadas de aceite de oliva (32 g)
  • 1 cucharada de miel de abejas (25 g)

Preparación

  • Primero, incorpora los dos ingredientes en un recipiente, y mézclalos hasta obtener un producto homogéneo.
  • Luego, limpia el rostro y aplícate la mascarilla hasta cubrirlo con una fina capa del producto.
  • Después, deja que actúe durante 30 minutos y enjuaga.
  • Finalmente, repite su uso 2 o 3 veces a la semana.

2. Mascarilla de aceite de oliva y coco

Los ácidos grasos del aceite de oliva se unen con los antioxidantes del aceite de coco. Así, obtenemos unas mascarillas con aceite, 100% natural, y que son antienvejecimiento.

Estos nutrientes ayudan a conservar la firmeza de la piel y, a su vez, crean una barrera protectora contra las agresiones causadas por el sol y los radicales libres.

Ingredientes

  • 2 cucharadas de aceite de oliva (32 g)
  • 1 cucharada de aceite de coco (15 g)

Preparación

  • Primero, mezcla el aceite de oliva con el aceite de coco y, tras obtener una crema homogénea, aplícala sobre las áreas de la piel que desees.
  • Después, deja que se absorba por completo, sin enjuagar, para que sus activos actúen toda la noche.
  • Por último, repite su uso, por lo menos, 3 veces a la semana.

3. Mascarilla de aceite de oliva y avena

Avena

La mascarilla de aceite de oliva y avena es un exfoliante natural que remueve las células muertas y otras impurezas que se adhieren a los poros.

Su aplicación reduce la aparición de puntos negros y espinillas, dejando el cutis con una textura suave y humectada.

Ingredientes

  • 2 cucharadas de aceite de oliva (32 g)
  • 1 cucharada de harina de avena (10 g)

Preparación

  • En primer lugar, incorpora los dos ingredientes en un recipiente y mézclalos hasta obtener una pasta espesa.
  • A continuación, frota el producto por todo el rostro y déjalo actuar 20 minutos.
  • Finalmente, enjuaga con agua tibia y repite su uso 2 veces a la semana.

4. Mascarilla de aceite de oliva y aguacate

La clásica mascarilla de pulpa de aguacate y aceite de oliva continúa vigente como un producto natural para hidratar y reparar la piel.

Su alto contenido de ácidos grasos, vitamina E y otros poderosos antioxidantes ayuda a acelerar el proceso de regeneración celular. A la vez, evita la aparición temprana de arrugas y signos de la edad.

Ingredientes

  • 1 aguacate maduro
  • 1 cucharada de aceite de oliva (16 g)

Preparación

  • Primero, tritura la pulpa de un aguacate maduro y mézclala con una cucharada de aceite de oliva.
  • Luego, tras obtener una pasta cremosa, aplícala por todo el rostro y, si gustas, sobre el cuello y el escote.
  • A continuación, deja que actúe durante 30 minutos y enjuaga con agua templada.
  • Por último, repite su aplicación 2 veces a la semana.

¿No lo sabías? 8 importantes beneficios del aguacate

5. Mascarilla de aceite de oliva y clara de huevo

Clara-de-huevo

La combinación de aceite de oliva con clara de huevo nos da como resultado unas mascarillas con aceite, reafirmantes y reparadoras que, gracias a sus nutrientes, revitalizan las pieles opacas y flácidas.

Ingredientes

  • 1 clara de huevo
  • 1 cucharada de aceite de oliva (16 g)

Preparación

  • En primer lugar, bate la clara de huevo y mézclala con el aceite de oliva.
  • Luego, extiende la mascarilla por todo el rostro y déjala actuar de 30 a 40 minutos.
  • Después, enjuaga con agua tibia y realiza suaves movimientos circulares para facilitar su eliminación.
  • Por último, úsala 2 o 3 veces a la semana.

Como puedes ver, preparar tus propias mascarillas con aceite de oliva, como tratamientos de belleza, es muy fácil y económico.

Elige la mascarilla que más te guste y úsala de forma regular para disfrutar todas sus bondades para la piel.

  • Healthline.com The 12 Best Foods for Healthy Skin [Online] Available at: www.healthline.com/nutrition/12-foods-for-healthy-skin
  • Healthline.com DIY Turmeric Face Masks for Beautiful Skin [Online] Available at: www.healthline.com/health/beauty-skin-care/turmeric-face-mask
  • Carrillo P. Propiedades del aceite de oliva en el mantenimiento de la integridad cutánea. Seminario Médico 2009;61(2):61 - 89
  • López Agüero L, Divo de Sesar M, Pizzorno M, Vilella F y Stella AM. Utilización de extractos de avena sativa l. en dermatitis. Rev. argent. dermatol. Ciudad Autónoma de Buenos Aires 2006;87(2)