5 mascarillas caseras para los puntos negros

Además de recurrir a estas mascarillas, para acabar con los puntos negros es fundamental primar la limpieza del rostro con los productos adecuados para nuestro tipo de piel

Los puntos negros son pequeños comedones de acné que aparecen por la producción excesiva de sebo, vinculada al proceso de oxidación de las células.

Es una de las imperfecciones faciales más comunes en la adolescencia, aunque se pueden dar en la edad adulta cuando no se adoptan suficientes cuidados.

Por lo general aparecen en la zona “T” de la cara, es decir, la parte de la frente, la nariz y el mentón. Sin embargo, a veces se dan en las mejillas y otras zonas de la piel.

En la actualidad hay disponibles muchos tratamientos cosméticos que facilitan su eliminación. Entre estos nos encontramos con varias mascarillas caseras que brindan interesantes resultados.

¿Por qué se producen los puntos negros?

puntos-negros-rostro

La acumulación de células muertas, residuos de sebo e impurezas en los poros de la piel son los motivos por los que se desarrollan los puntos negros.

Su aparición se vincula con la falta de cuidados faciales, aunque también con cambios hormonales, sudoración excesiva y uso de algunos cosméticos.

La obstrucción forma una pequeña espinilla cuya parte superior se oxida por el contacto con el aire. Aunque puede ser leve, para muchos representa un problema por el aspecto que le da al rostro.

Te recomendamos leer: Cómo regular las hormonas a través del ejercicio

Mascarillas caseras para remover los puntos negros

La exfoliación y limpieza profunda de la piel es una de las claves para desaparecer estos pequeños comedones. Por suerte, hay varios ingredientes de origen natural que lo facilitan sin producir efectos adversos.

1. Mascarilla de yogur, perejil y pepino

yogur-pepino

Rica en ácido láctico, antioxidantes y vitaminas y minerales, esta mascarilla natural cuenta con interesantes propiedades para disminuir la presencia de puntos negros.

Sus nutrientes se absorben a través de los poros y ayudan a minimizarlos para evitar futuras obstrucciones.

Ingredientes

  • 5 cucharadas de yogur natural (100 g)
  • 1 cucharadita de hojas de perejil (3 g)
  • ½ pepino

Preparación

  • Incorpora todos los ingredientes en la licuadora y procésalos hasta obtener una pasta cremosa.

Modo de aplicación

  • Extiende la mascarilla sobre las zonas afectadas y déjala actuar 30 minutos.
  • Enjuaga con agua fría y repite su uso 3 veces a la semana.

2. Mascarilla de piña y miel

Debido a su combinación de ingredientes, esta mascarilla resulta idónea para limpiar, exfoliar y regenerar. Su aplicación elimina las células muertas y disminuye la formación de espinillas en la zona “T”.

Ingredientes

  • 2 rodajas de piña
  • 3 cucharadas de miel (75 g)

Preparación

  • Trocea las rodajas de piña y procésalas en la licuadora con la miel.

Modo de aplicación

  • Tras obtener una pasta, aplica la mascarilla por todo el rostro.
  • Deja que actúe 30 minutos y enjuaga.
  • Repite su uso, por lo menos, 2 veces a la semana.

3. Mascarilla de tomate y aloe vera

aloe-vera

Por sus propiedades astringentes y antiinflamatorias, esta mascarilla disminuye la producción excesiva de grasa para controlar la formación de puntos negros y acné.

Ingredientes

  • 1 tomate maduro
  • 3 cucharadas de aloe vera (45 g)
  • 1 cucharadita de sal marina (5 g)

Preparación

  • Trocea un tomate maduro y procésalo en la licuadora con el aloe vera.
  • Tras integrarlos, mézclalos con la sal marina.

Modo de aplicación

  • Frota la mascarilla por todo el rostro, realizando suaves masajes circulares.
  • Deja que actúe 20 minutos y enjuaga.
  • Repite su uso 2 veces a la semana.

Lee también: Cura las varices con este remedio de aloe vera

4. Mascarilla de aceite de coco y bicarbonato de sodio

Esta mascarilla exfoliante permite retirar los residuos de los poros para mejorar el proceso de oxigenación de la piel. Su aplicación minimiza la presencia de impurezas y deja un aspecto suave e hidratado.

Ingredientes

  • 2 cucharadas de aceite de coco (30 g)
  • 1 cucharada de bicarbonato de sodio (9 g)

Preparación

  • Incorpora los ingredientes en un bol y mézclalos hasta que queden bien integrados.

Modo de aplicación

  • Extiende la mascarilla sobre las zonas problemáticas y déjala actuar 20 minutos.
  • Enjuaga con abundante agua templada.
  • Repite su uso 2 veces a la semana.

5. Mascarilla de clara de huevo y limón

huevo-limon

Esta mascarilla se adhiere de las impurezas acumuladas en el rostro, por lo que facilita su eliminación. Contiene aminoácidos y sustancias antioxidantes que ayudan a mantener el rostro joven y radiante.

Ingredientes

  • 1 clara de huevo
  • 1 cucharada de zumo de limón (15 ml)

Preparación

  • Bate la clara de huevo con una cucharada de zumo de limón.

Modo de aplicación

  • Aplica la mascarilla por todo el rostro y déjala secar por completo.
  • Retírala con cuidado para no causar agresiones.
  • Úsala 3 veces a la semana.

Nota: Emplea este tratamiento solo en horas de la noche. Por su contenido de limón, la piel no se debe exponer al sol.

¡Es hora de consentir tu piel! Si aún no has eliminado esos molestos puntitos negros, prueba alguna de las mascarillas mencionadas y diles adiós.