5 mejores ejercicios para mejorar nuestra memoria

Los ejercicios para mejorar nuestra memoria nos ayudan a fijar mejor los conceptos y aumentar nuestra capacidad de concentración. Así conseguiremos que el cerebro se mantenga joven más tiempo

Aunque pensemos que solo nuestro cuerpo debe ser ejercitado, lo cierto es que se nos olvida que también debemos entrenar nuestra memoria. Si queremos aumentar la concentración y fijar mejor los conceptos, es necesario descubrir algunos ejercicios para mejorar nuestra memoria.

Los ejercicios para mejorar nuestra memoria nos ayudan a tener la mente activa. Pues, con el paso del tiempo, puede que dejemos de aprender, de leer, de adquirir conocimientos… En definitiva, de hacer que nuestra memoria se enfrente a retos con los que ejercitarse.

Por este motivo, los 5 ejercicios para mejorar nuestra memoria que a continuación vamos a exponer nos ayudarán a tener una mente mucho más ágil y a que se mantenga joven por mucho más tiempo. ¡Vamos allá!

1. Realizar repasos a diario

¿Recuerdas cuando siempre repasabas la materia antes de irte a dormir o cada día antes de un examen? Pues este era un excelente ejercicio para mejorar la memoria. Sin embargo, con el paso del tiempo, terminar los estudios y el trabajo, hemos dejado de hacer repasos.

Para realizar el ejercicio no es necesario que estemos aprendiendo algo. Cuando llegue la noche, el solo hecho de repasar todo lo que hemos hecho durante el día, aquello que nos ha pasado o aquello que hemos comido será suficiente.

Ejercicios para mejorar nuestra memoria

Muchas veces, llevar un diario nos invita a realizar esto cada día. Aunque parezca que no sirva para nada, realizar un repaso diario de lo que hemos vivido en todo un día es un ejercicio excelente para mejorar nuestra memoria.

2. Crear mapas mentales

¿Qué tal es tu memoria espacial? A muchas personas les cuesta mucho quedarse con los sitios a los que van u orientarse. Si este es tu caso, crear mapas mentales puede ser un excelente ejercicio para mejorar tu memoria en este sentido.

La manera de realizarlo es, cada vez que visites un sitio nuevo, intenta al llegar a casa crear un mapa, dibujándolo. Esto potenciará tu memoria, pero no solo espacial, también visual. Algo fantástico que agradecerás.

3. Utilizar tu mano no dominante

¿Eres diestro o zurdo? Uno de los ejercicios para mejorar nuestra memoria más divertidos es hacer todo aquello que solemos hacer con nuestra mano no dominante. Por ejemplo, si yo soy diestra y escribo o me cepillo los dientes con la mano derecha, voy a intentar hacerlo con la izquierda.

Seguramente, al principio vamos a notar una cierta resistencia. Es algo normal. Nos va a costar esfuerzo utilizar la mano con la que no solemos trabajar. No obstante, esto es muy positivo. Nuestra mente estará trabajando y ejercitándose.

4. Cambia tu rutina

Aunque parezca una tontería, cambiar la rutina de lo que hacemos habitualmente supone una llamada de atención para nuestra memoria. En vez de utilizar el ascensor, prueba a bajar por las escaleras. En lugar de ir por el mismo camino a trabajar, prueba a ir por otro.

Esto va a mejorar nuestra capacidad de atención y mantendrá nuestra mente alerta. Algo positivo, ya que se encontrará con nuevos elementos. Cuando hacemos algo rutinario, nos olvidamos de percibir lo que tenemos a nuestro alrededor.

Subir escaleras

Si, por ejemplo, escogemos un nuevo camino para ir al trabajo, tendremos que esforzarnos en pensar si nos llevará a ese trabajo y en orientarnos si nos perdernos. Además, al llegar a casa, podemos combinar esto con crear un mapa mental que ayudará, también, a nuestra mente.

5. Aprende algo cada día

El último de los ejercicios para mejorar nuestra memoria no implica que nos tengamos que iniciar en un curso para aprender algo. En nuestra vida diaria hay muchas cosas que nos pueden servir para aprender algo nuevo cada día.

Por ejemplo, podemos intentar aprendernos un nuevo número de teléfono de memoria o la dirección de ese amigo al que siempre tenemos que estar preguntándole porque nunca nos queda en la cabeza. Todos estos aprendizajes, además, nos facilitarán mucho la vida.

¿Alguna vez has puesto en práctica alguno de estos ejercicios para mejorar nuestra memoria? ¿Cuál de ellos te ha servido más? Existen muchos más, como realizar sudokus o utilizar determinadas apps que ayudan, de igual manera, a mantener la memoria activa.

Recordemos que ejercitarla puede suponer una gran diferencia entre olvidarnos de las cosas con facilidad o no. El ejercicio, ya sea físico o mental, siempre tiene sus beneficios. ¿Qué tal si los comprobamos?