5 mejores posturas sexuales para la primera vez

Pasar al siguiente nivel con tu novio puede significar un verdadero acto de amor, aunque también, genera el estrés de dudar sobre las posturas sexuales para la primera vez y todo el entorno.

Cuando se acerca el momento de concretar en la intimidad con el novio, las mujeres comienzan a sentir unos nervios especiales. Si bien están dispuestas y convencidas de que es la persona ideal con quien desean iniciarse en el sexo surgen muchas dudas y miedos.

Las posturas sexuales para la primera vez se convierten en un punto fundamental, ya que pueden facilitar la conexión y evitar el dolor en algunos casos. ¡Descúbrelas!

5 posturas sexuales para la primera vez

Si todos los factores pueden manejarse es muy positivo preparar un ambiente cálido en el cual se sientan cómodas. Planificar una cena especial con una luz tenue que provoque romanticismo, y claro está, oculte un poco la vergüenza que puedan tener.

No ir directo al acto sexual. Más bien, tener un momento previo en el que puedan dejar a un lado el estrés que causa pensar lo que viene.

Los juegos sexuales antes del coito son de gran ayuda. Permiten conseguir un nivel de excitación, la lubricación natural surge y es más fácil prevenir el dolor. Además, la confianza entre ellos va en aumento y brinda la seguridad que todas las mujeres necesitan en ese momento tan especial.

La mayoría de las veces no es tan posible tener todo en orden, y el encuentro sexual solo se da. Entonces, es positivo saber cuáles son las posturas sexuales para la primera vez que les dejará un recuerdo agradable de esa entrega de amor tan esperada.

1. El misionero

Posturas sexuales para la primera vez

  • Es, entre las posturas sexuales para la primera vez, una de las más elegidas y conocidas por todos.
  • La mujer se tumba en la cama boca arriba con las piernas abiertas.
  • El novio suavemente se acomoda sobre ella y es el responsable del coito, el director de la obra.
  • El misionero es sencillo y les permite estar unidos por completo con todos los sentidos.

Para las más tímidas tiene la ventaja de conectar a nivel isual y evitar que el resto de su cuerpo sea descubierto. Mantenerse bien cerca les da también la seguridad de ese hombre que tienen con ellas.

Y no sienten la presión de tener que hacer algo que nunca han hecho. Por esta vez, él tiene todo el control y eso resulta tranquilizador. A medida que pasa el tiempo encontrarán otros estímulos e irán tomando experiencia y confianza.

Lee también: Postura del misionero y sus 8 variantes

2. Cabalgata

En ocasiones, la primera vez se da en ámbitos menos convencionales o con poco espacio. Sobre todo, si los jóvenes enamorados viven con sus familias o tienen pocos momentos en soledad. Pero para el sexo siempre se hace tiempo y lugar, así que solo hay que adaptarse.

El asiento del auto, en general, es testigo de muchos encuentros íntimos y placenteros. La cabalgata es una postura sexual ideal para estas situaciones.

  • Ella es, en este caso, quien debe colocarse encima del caballero y quien, además, maneja el ritmo de la penetración.
  • Él, por su parte, puede abrazarla, acariciarla y besarla con todo su amor.

3. La cucharita

Posturas sexuales para la primera vez

Tierna y romántica es una buena alternativa para la primera vez de aquellas chicas dulces que no se atreven a mostrar sus gestos. Comenzar seguras y luego adquirir nuevas posturas es también recomendable para abandonar lentamente los miedos.

  • Ambos se tumban de lado en posición casi fetal mirando hacia la misma dirección.
  • Mientras la abraza por detrás, acerca sus genitales y suavemente inicia el acto sexual.
  • Ella puede acompañar con movimientos de cadera y al momento de sentirse lista puede girar su cabeza para verlo.

4. La fusión

  • Si existe suficiente confianza en la pareja esta posición les permite una penetración más fácil y equilibrada.
  • El hombre debe sentarse en la cama y ella se colocará encima de él.
  • Estarán unidos por los genitales y se apoyarán con sus brazos a los laterales.
  • Aquí también es la mujer quien controla la fuerza y el ritmo.

Debe haber suficiente libertad y autoestima, pues ambos pueden verse por completo mientras dure. Cada expresión, cada movimiento, el compañero lo observa. El clímax es total y muy emocionante, ya que todos los sentidos están a su máxima potencia.

Visita este artículo: Posturas para hacer el amor en el baño

5. Parados en la ducha

Posturas sexuales para la primera vez

Algunas parejas eligen la ducha entre las posturas sexuales para la primera vez. Quizás se inspiran en aquellas películas de amor que han mirado juntos, y en verdad es muy romántico y sensual. El agua que cae en sus cuerpos mientras se descubren otorga esa cuota extra necesaria para relajarse.

  • Ella se para con los brazos apoyados en la pared, abre sus piernas y se inclina levemente hacia adelante.
  • Él, por detrás, la penetra mientras estimula sus pechos y besa su espalda.
  • Además, en este ámbito juegan factores adicionales de excitación como el jabón, la esponja y la espuma.