5 mejores trucos para aguantar los tacones durante más tiempo

¿Sabías que el uso de polvos de talco tanto en los zapatos como en los pies puede ser la solución para evitar el dolor provocado por los tacones?

Sin lugar a dudas, los tacones son el calzado ideal cuando se trata de estilizar y vestir formal. No obstante, con el paso de las horas se torna algo difícil resistirlos. Que no cunda el pánico: te contamos algunos trucos para aguantar los tacones durante más tiempo.

Los tacones son responsables de que tus piernas luzcan más largas, tu silueta más estilizada y tú más alta. Este combo redunda en mayor confianza y, por supuesto, más elegancia a la hora de vestir.

Sin embargo, muchos se han encargado de señalar sus puntos negativos. Entre otras cosas, se remarca que pueden provocar problemas de postura si se usan con demasiada frecuencia o por mucho tiempo.

Este segundo caso es el que abordaremos hoy. Con el fin de evitar incomodidades que te hagan caminar mal y lastimar tu cuerpo, te contamos algunos trucos para aguantar los tacones por varias horas sin que esto se convierta en un martirio.

5 trucos para aguantar los tacones por más tiempo

Con estas sencillas sugerencias, tu calzado no será un inconveniente en las jornadas laborales largas o en los eventos especiales a los que asistas:

1. Meterlos al congelador

Este secreto consta de dos partes; puedes aplicar la que más se ajuste a tu disponibilidad de tiempo. La más rápida consiste en colocar tus zapatos en una bolsa de plástico y, luego, colocarlos en el congelador.

Si tienes algo más de tiempo, coloca dos bolsas de agua en el interior del calzado y déjalos en el congelador hasta que se hagan hielo. Esto hará que la tela se expanda un poco y no te ajusten tanto al usarlos; además, estarán más suaves y no sufrirás por los raspones.

2. Usa almohadillas para tacones

Se podría decir que son casi como un invento divino. Las almohadillas que se colocan en los talones y en las puntas de los zapatos serán de gran ayuda para paliar dolores.

  • Si bien pueden no ser una solución milagrosa, siempre te será útil contar con un par en tu cartera, en caso de necesitarlos.

Descubre: ¿Es bueno usar tacones a diario?

3. Vendar dos dedos

Cuenta la leyenda que si vendas el tercer y cuarto dedo de tu pie —comenzando por el pulgar—, puedes usar tacones todo el día sin padecer las consecuencias. A ver, puede que muchos desconfíen de la veracidad de este consejo, pero muchas mujeres afirman haber encontrado una salida fácil en él.

  • La —supuesta— explicación radica en los nervios que se encuentran en estos dedos. Uniéndolos, logras que esta terminación no se bifurque y, por ende, no soporte una presión desmedida sobre ella.

En todo caso, hacer la prueba no cuesta nada. Casi como si se tratara de un mito urbano, este consejo atraviesa transversalmente todas las charlas en las que la incomodidad del calzado sea el tema de conversación.

4. Polvo de talco

Muchas veces usar tacones hace que nos duelan los pies.

Colocar talco en tus pies y en el interior de los zapatos puede serte de gran ayuda. De este modo, evitarás que la transpiración y la humedad que genera multipliquen los perjuicios de un zapato incómodo. El resultado más frecuente este combo suelen ser las incómodas ampollas.

Asimismo, no olvides la importancia de tener pies sanos. El uso de una crema hidratante periódicamente volverá tu piel más fuerte; recuerda que las ampollas y los callos se forman más fácilmente en pieles resecas.

No te lo pierdas: 10 curiosos trucos para dejar tus zapatos como nuevos

5. Lijar la suela

Muchas veces, y sobre todo cuando los zapatos son nuevos, se debe ejercer una fuerza extra para tener estabilidad al caminar. La razón de esto es que la suela de los zapatos nuevos suele estar algo resbaladiza; esto da lugar a posibles caídas o resbalones muy peligrosos.

¿Cómo prevenirlo? Hay varias opciones: la primera es pasar una lija por la suela para hacerla un poco más áspera. Otra alternativa es la de hacerle rayas con una tijera; por supuesto, no deben ser de mucha profundidad, de lo contrario acabarías estropeando los zapatos.

Finalmente, también puedes rociar algo de gaseosa azucarada sobre la suela. En su defecto, puedes pasarle agua con limón y azúcar. Esta mezcla hará que la superficie se vuelva pegajosa y podrás evitar resbalones por un largo rato.

Gracias a estos trucos para aguantar los tacones durante más tiempo y el dolor no arruinará tus jornadas ni tus noches. Olvídate de eso de volver de las fiestas con los tacones en la mano: experimenta cada una de estas opciones hasta encontrar una que te funcione a la perfección. ¡Y adiós zapatos incómodos!