5 mitos sobre el mindfulness que tienes que conocer

Raquel Lemos 15 julio, 2017
Al ser una práctica tan habitual, en la actualidad han surgido diferentes mitos sobre el mindfulness que debemos desterrar si realmente queremos aprovechar sus beneficios sin caer en prejuicios

La necesidad de centrarnos en el momento presente ha hecho que diversas técnicas tengan cada vez más adeptos, entre ellas el mindfulness.

Sin embargo, hay diversos mitos sobre el mindfulness que provocan que no sepamos en qué consiste realmente.

El mindfulness es considerado por algunas personas como una filosofía de vida. Una forma en la que se permiten observar los pensamientos sin juzgarlos, mientras atienden al presente.

El pasado y el futuro dejan de tener tanta importancia.

Lee: 7 tipos de meditación y sus beneficios

Pero, veamos qué mitos sobre el mindfulness siguen aún creyéndose ciertos.

1. Es una técnica basada en la respiración

mitos sobre el mindfulness

El mindfulness no es una técnica que solo está basada en la respiración. Esto sería demasiado sencillo y poco práctico para los beneficios que esperamos obtener.

En realidad, esta práctica combina técnicas de relajación en las que el control de la respiración es importante. Esta se toma como foco de atención para centrarnos en el momento presente.

Sin embargo, también hay otros focos de atención, como puede ser mirar al entrecejo, observar los pensamientos sin juzgarlos, escuchar una música sin intentar entender su letra…

En definitiva, el mindfulness es mucho más que el control de la respiración.

Descubre: 5 ejercicios de Mindfulness para dormir mejor

2. Consiste en dejar la mente en blanco

hombre-con-nube-en-el-rostro

Este es uno de los mitos sobre el mindfulness más arraigados y que, realmente, no tienen ningún fundamento.

Para empezar, dejar la mente en blanco es un imposible. No podemos dejar de pensar e incluso cuando creemos no hacerlo hay pensamientos presentes.

Si intentásemos poner la mente en blanco nos frustraríamos porque no lo conseguiríamos. Por lo tanto, la realización de esta práctica sería muy estresante.

Lo que intenta el mindfulness es que aprendamos a observar nuestros pensamientos, sin retenerlos. Verlos pasar, como si de una película se tratase.

En ocasiones, nos centraremos en la respiración, por ejemplo y, cuando nos venga un pensamiento, lo observaremos y volveremos a concentrarnos en la respiración.

¿Qué se intenta con esto? No aferrarnos a esos pensamientos que podemos estar dándoles vueltas sin necesidad y sin finalidad útil ninguna.

Los pensamientos deben fluir.

3. Es un tipo de meditación

Lo cierto es que el mindfulness nada tiene que ver con la meditación, pues lo que se busca es una conciencia plena del momento que se está viviendo.

Cuando meditamos, lo hacemos en un momento concreto, pero no podemos meditar durante todo el día a menos que no tengamos cosas que hacer.

En cambio, el mindfulness lo podemos practicar en cualquier momento. ¿Cómo?

  • Por ejemplo, cuando caminamos podemos prestar atención plena a nuestros pasos.
  • También, podemos centrarnos en degustar todo alimento que comamos.

Lee: Mindful eating: 7 claves de esta nueva tendencia para perder peso

De alguna manera, prestamos atención a nuestros sentidos, nos abrimos a experimentar lo que a diario pasamos por alto.

Practicar el mindfulness nos permite disfrutar más de la vida, sobre todo de las pequeñas cosas que ella nos brinda.

4. Hay que convertirse en vegetariano

comida para vegetarianos

Este es otro de los grandes mitos sobre el mindfulness. Esta técnica no nos obliga a cambiar nuestro estilo de alimentación, cada uno es libre de comer lo que quiera.

  • Este mito ha surgido debido a que la mayor parte de las personas que practican esta técnica son vegetarianas.
  • Sin embargo, esto no está basado en ningún fundamento y afirmarlo implica caer en un grave error.
  • Si hay algo que enseña el mindfulness es el respeto por los demás y la aceptación de aquello que no entendemos.

5. Es útil solo cuando nos sentimos mal

hombre-centrado-en-el-presente

El último de los mitos sobre el mindfulness nos insta a pensar que esta técnica es una especie de terapia para personas que están pasando por un mal momento.

Sin embargo, no es una condición indispensable estar pasándolo mal para iniciarse en esta práctica, ya que su objetivo va mucho más allá que aliviar un problema.

El mindfulness nos permite ser más conscientes de todo lo que sucede a nuestro alrededor y también de todo lo que nos ocurre a nosotros.

Asimismo, nos enseña a fijarnos y apreciar las pequeñas cosas del día a día. Esas que pasamos por alto porque se han convertido en parte de nuestra rutina.

Antes de irte no te pierdas: Mindfulness para niños y adolescentes, ¿es eficaz?

Como hemos podido comprobar, el mindfulness es mucho más de lo que estos mitos nos han querido hacer ver.

Es un estilo de vida que podemos adoptar y que nos permitirá disfrutar mucho más de la vida.

Te puede gustar