5 mitos sobre cómo tener una vida saludable

Brunilda Zuñiga · 13 octubre, 2016
Para ponerse en forma y tener una vida saludable no hace falta ir al gimnasio. Si no tienes tiempo para ello, prueba a salir a caminar o haz ejercicio en casa

Puede que, cada año, en tu lista de buenos propósitos esté el de tener una vida saludable. Y, al igual que muchas personas, seguramente te inscribes al gimnasio solo para encontrarte con una sala abarrotada.

Si tienes un poco de paciencia, luego de dos semanas todo volverá a la normalidad. ¿Por qué? Esto se debe probablemente a que muchos se influencian con mitos muy comunes y pierden la motivación con rapidez.

Si lo que deseas realmente es tener una vida saludable, es mejor ignorar estos mitos para que sea mucho más sencillo lograrlo.

1. No tengo tiempo para hacer ejercicio

caminar-para-las-varices

A decir verdad, puedes comenzar tu camino hacia tener una vida saludable simplemente dedicando 30 minutos de deporte a tu día. No tienes por qué destinar muchas horas al ejercicio.

Si nunca antes has incorporado la actividad física a tu vida es mejor que empieces con poco. Puedes simplemente comenzar con una actividad que se ajuste a tu estilo actual de vida.

Algunas que te pueden ser de gran utilidad son:

  • Pasear a tu perro.
  • Tomar un descanso en el trabajo.
  • Dar una vuelta al exterior del edificio.
  • Subir las escaleras en lugar de usar el ascensor.
  • Estacionar tu auto lejos, para caminar más.

Cuando haces más esfuerzos te sientes mejor, aumentas tu resistencia y, con el tiempo, incrementas tu actividad física de forma natural.

Lee también: Caminar modifica tu cerebro cuando sufres depresión

2. Para ver resultados necesito pasar horas en el gimnasio

Entendemos que caminar no sea lo tuyo, pero tienes una membresía de 6 meses y por un alto costo para el gimnasio. Esto se debe a que nadie suele tener tiempo para pasar varias horas al día en el gimnasio.

La mayoría de las veces basta con incorporar actividades de distintas clases a tu día a día. Antes ya mencionamos varios ejemplos pero también puedes comprar tus propias máquinas y usarlas en casa.

Una caminadora sencilla o una elíptica básica son bastante baratas y te ahorran mucho tiempo y dinero.

Lo mejor es que los pocos minutos que tengas libres en casa podrás aprovecharlos para ejercitarte sin gastar tiempo de más.

3. Puedo lograr resultados solamente haciendo cardio o levantamiento de pesas

caminar con pesas

Falso. Aunque este sea tu entrenamiento favorito, centrarte únicamente en la fuerza o el cardio no significa que estés haciendo un entrenamiento completo. Por el contrario, terminará dejándote frustrado.

Puedes perder peso con el cardio, pero llegarás a un punto en el que, si no estás tonificando tus músculos, tendrás la piel flácida.

Por otro lado, tonificarte sin hacer cardio tampoco te llevará lejos.

Lo ideal es que combines una mezcla saludable de ambos entrenamientos para obtener los mejores resultados.

4. Entreno con regularidad y por esto puedo comer lo que quiera

Este puede ser el mito más grande de todos. Muchas personas tienen el errado pensamiento de que pueden comer lo que quieran mientras estén ejercitándose mucho en el gimnasio y esto no es verdad.

La dieta representa alrededor del 80% del esfuerzo para tener una vida saludable. Es una parte decisiva para mejorar tu salud en general.

De hecho, puedes mantener un peso saludable mediante la modificación de tus hábitos alimenticios. No obstante, ten en cuenta que lo importante no es cuánto comes, sino la forma en la que comes.

No necesariamente se trata de que hagas una dieta muy estricta o te prives y comas muchísimo menos. 

Más bien se trata de que comas más de los alimentos que son buenos para tu cuerpo, tales como:

  • Carbohidratos saludables
  • Proteínas
  • Verduras (especialmente las de hojas verdes)
  • Frutas

Con hacer estas simples sustituciones en tus comidas lograrás tener una vida saludable a largo plazo. Si consideras que estás comiendo sano y tu peso no disminuye, trata de mantener un diario de alimentos.

Es posible que debas hacer modificaciones en tu dieta hasta que consigas el camino correcto hacia tu meta.

Visita este artículo: Descubre cómo conservar mejor las frutas que más te gustan

5. Tener una vida saludable suele ser demasiado caro

Consume grasas saludables

Tómate un segundo para pensar en esto: la membresía del gimnasio cuesta dinero y comer alimentos saludables en lugar de comprar comidas preparadas en una tienda aumenta los costos.

Si combinas comprar alimentos saludables y comprar comidas preparadas saludables, los costos son muchísimos más caros. ¿Cierto? ¡Pues no!

Si investigas en tu gimnasio es probable que obtengas un plan de membresía personalizada que te permita bajar los costos durante el mes. Además, salir a caminar es gratis, al igual que ejercitarte en casa.

La comida saludable puede ser un poco más cara si se trata de alimentos envasados. Si planeas tus comidas de toda la semana semana y compras productos en mayor cantidad, puedes ahorrar un poco de dinero.

Recuerda que los costos por una buena salud son pocos si los comparas a los que suman las citas médicas y las recetas cuando se suman las enfermedades.

Adaptarte a tener un estilo de vida saludable no tiene por qué ser difícil o costoso.

Si haces los ajustes que mencionados y comienzas a disipar estos comunes mitos, encontrarás tu camino hacia una mejor salud general.