5 objetos del hogar que acumulan millones de bacterias

Fernando Clementin 12 julio, 2018
Muchas personas se sorprenden al enterarse de que ciertos productos considerados higiénicos contienen, en realidad, muchas bacterias y gérmenes. ¿Es esto un riesgo para nuestra salud? ¿Cómo debemos actuar?

Por más que nos dediquemos a la limpieza del hogar, vivimos en contacto con muchísimos gérmenes día a día. Cuanta más gente viva en una casa, mayor será la probabilidad de que se reproduzcan estos organismos nocivos para nuestra salud. A continuación, te contamos cuáles son los cincos objetos del hogar que acumulan millones de bacterias.

Sin caer en la desesperación o en la obsesión, debemos saber que nuestro hogar está permanentemente habitado por un amplio número de bacterias que, preferiblemente, debemos combatir. Aunque no son una amenaza concreta de modo constante, estas potencialmente pueden causarnos algunos daños.

5 objetos del hogar que acumulan millones de bacterias

Después de echar un vistazo a la siguiente enumeración, sabrás a qué elementos del hogar prestarle más atención a la hora de la limpieza y desinfección:

1. Inodoro

Lógicamente, teníamos que empezar por el elemento central en el imaginario popular si de acumular bacterias se trata. No obstante, diversas publicaciones han asegurado que el inodoro no es tan sucio como otros objetos que tocamos cotidianamente, como el menú de un restaurante.

Debido a su función, el inodoro está en permanente contacto con muchísimos organismos considerados nocivos para nuestra salud. Por lo tanto, lo aconsejable es limpiarlo una vez a la semana y bajar la tapa al tirar de la cadena; así, se evita la propagación de partículas por toda la habitación.

2. Esponja

A pesar de que suelen pasar inadvertidas, las esponjas conforman uno de los elementos más contaminados en un hogar. Tiene sentido si lo pensamos desde esta perspectiva: combinan restos de alimentos con humedad. Es decir, el ambiente ideal para la proliferación de microorganismos.

La recomendación principal es cambiarla cada siete días, aunque suene excesivo. Otra opción es lavarla con una mezcla de lejía y agua —proporción de 10% y 90%, respectivamente—. Tras su segundo enjuague, es mejor reciclar la esponja para usarla al limpiar el baño o el lavadero.

Además, el hecho de cohabitar la cocina con estropajos, generalmente húmedos, multiplica su efecto contaminante para este espacio de la casa. Es casi una obligación que las escurramos luego de cada uso.

También puedes leer: Cómo eliminar las bacterias de las manos de manera natural

3. Sábanas

Es importante limpiar la cama cada semana

¿Te has imaginado alguna vez que el lugar donde duermes cada noche está, en realidad, repleto de bacterias? La sugerencia de cambiarlas cada semana —tantas veces repetida por nuestras madres— tiene mucho sentido.

El argumento es que las sábanas almacenan restos de piel, cremas e incluso suciedad que nosotros mismos transportamos a la cama cada noche. Además, al levantarte, es recomendable que las ventiles un poco antes de hacer la cama para evitar que estos microorganismos queden atrapados y se expandan.

Te puede interesar: 7 consejos para reducir los ácaros en casa

4. Fregaderos y lavabos

Puede sonar irrisorio que dos elementos que estén sometidos al paso de agua constante por su superficie, estén incluidos entre los objetos del hogar que acumulan millones de bacterias. Pero en realidad es así.

Los fregaderos están en contacto permanente con restos de comida; combinados con la humedad que predomina en ellos, los microbios encuentran el lugar ideal para instalarse. Esto se puede evitar, claro, con una adecuada limpieza y desinfección luego de cada uso. Además, es de vital importancia impedir la acumulación de gérmenes, sobre todo de un día para el otro.

Por otro lado, los lavabos y grifos de los baños, e incluso también las bañeras, son un escenario perfecto para que los hongos y el moho aparezcan. Nuevamente, los restos orgánicos y la humedad son los protagonistas. Además, estos lavabos suelen tener rincones difíciles de limpiar que favorecen la generación de moho.

5. Cepillos de dientes

Aunque se trate del elemento que usas varias veces al día para limpiar tus dientes, lo cierto es que los cepillos suelen contener muchos microorganismos.

Entre estos, se destacan los estafilococos, las bacterias coliformes, las pseudomonas, y la bacteria intestina. Organismos que pueden hacerte pasar un mal rato si no los controlas a tiempo.

Asimismo, el vaso en el que suelen colocarse estos elementos, también es uno de los objetos del hogar que acumulan millones de bacterias. Es aconsejable enjuagarlo a diario y evitar la acumulación de agua y humedad en él.

Otros objetos del hogar que acumulan millones de bacterias

A esta lista, podríamos añadir también las siguientes cosas que manipulamos día a día:

  • Los teléfonos móviles.
  • El mando del televisor y el de la consola.
  • Las puertas y el volante del coche, y también otras de sus partes.
  • El piso de la casa.
  • Mesadas.
  • Bolsos y mochilas.
  • Las tablas de cortar alimentos.
  • Toallas.
  • Teclados y ratones de los ordenadores.
  • Picaportes de las puertas.

Como ves, estamos en contacto diario con muchos objetos del hogar que acumulan millones de bacterias. De todos modos, no te alarmas en exceso: nuestro cuerpo posee defensas para resistir a ellos. Esto no quita, por supuesto, que debas tomar precauciones para hacer de tus ambientes lugares sanos e higiénicos.

Te puede gustar