5 pasos para acabar con el síndrome del impostor

Brunilda Zuñiga 17 enero, 2017
El síndrome del impostor nos impide ser felices con lo que hemos conseguido porque nos hace creer que no somos dignos de ello y que estamos engañando a los que nos rodean

Al levantarte cada mañana y mirarte al espejo, ¿piensas en que no eres suficiente y que todo lo que has hecho es tan solo producto de la suerte y coincidencia?

Si te ha pasado en varias ocasiones, puedes estar padeciendo de lo que se conoce como “síndrome del impostor”.

Esto, más que un problema médico, es una dificultad personal que nos incapacita y nos impide experimentar la dicha y la satisfacción de nuestros logros propios.

Puede parecer algo muy sencillo pero, si no lo tratas, afectará tu vida de distintas formas.

Por suerte, existen algunos pasos para acabar con el síndrome del impostor que puedes poner en marcha desde hoy.

1. Analiza las causas y síntomas

pasar del miedo a la motivación

De la misma forma en que vas al doctor para que revise un dolor de estómago, deberías acudir al psicólogo si emocionalmente te siente mal. Los síntomas que debes vigilar son:

  • Dudar de ti mismo
  • Compararte con otros
  • Menospreciarte
  • Tener una autoestima baja
  • Padecer ansiedad y nervios
  • Sufrir de parálisis nerviosa
  • Dificultad por aceptar cumplidos

Es fácil ver que toda esta sintomatología siguen un patrón:

  • Ataca el miedo.
  • Los nervios o el estrés no te deja realizar tu actividades.
  • La baja autoestima te impide ver lo positivo de tu vida.

Aunque puede resultar difícil ver los síntomas y la forma en que nos afecta el problema, es fundamental dar este primer paso.

Visita este artículo: 5 aromatizantes naturales para combatir el estrés

2. Acepta que no todo gira en torno a ti

rivalidad entre hermanos

Aunque lo creas, las personas no hablan de ti a tus espaldas. No eres el objeto de burla de los demás, ni mucho menos te usan como referencia de errores.

Por el contrario, las personas suelen olvidar muy rápido lo que los demás hicieron por una sencilla razón: tienen cosas más importantes de las que preocuparse y problemas propios que resolver.

Es común que el síndrome del impostor se origine de la necesidad de complacer a los demás.

Puedes comenzar haciendo las cosas que consideras apropiadas a ojos de otros y terminar por sentir que te perdiste en el proceso.

En este punto es importante que reconozcas que la única persona que debe estar satisfecha contigo eres tú mismo.

3. Reconoce tus méritos en su justa medida

Uno de los factores fundamentales del síndrome del impostor es creer que los logros personales no son correspondidos o merecidos.

  • Identifica en qué casos ocurre y reconoce que la suerte no existe.
  • Lo único que determina tus éxitos o fracasos es la forma en que decides aprovechar las oportunidades que se presentan.

Quienes viven con este síndrome pueden sentir que aquello que los demás les reconocen no tiene fundamento. Resulta muy fácil dejarse llevar por este sentimiento y dejar que aumente como una bola de nieve.

Si estás en este punto, para y analiza si realmente estás siendo sobrevalorado o no. Para evitar el diálogo interno negativo, trata de ver la situación desde el exterior.

Es decir, replantea todo el ejercicio como si estuviese analizando a otra persona.

4. No vuelvas a compararte con otro

Cómo ofrecer una crítica constructiva

A pesar de lo mucho que nos gusta compararnos, debesmos dejar de hacerlo. Sí, sabemos que es difícil pues desde muy temprana edad hemos lidiado con ello.

Quizás te comparaban con tus hermanos, primos, familiares o en la escuela con los demás niños en función de las calificaciones o aptitudes.

Esto no es más que otro de los malos hábitos causantes del síndrome del impostor.

Lee también: Cómo evitar los celos y la rivalidad entre hermanos

Cada quien es competente para ciertas cosas y un completo desastre en otras. Eso está bien, es algo natural y objetivo pero esto no significa que solo una cosa nos defina.

Piensa en todas aquellas personas con las que alguna vez te comparaste. Aunque no lo creas, ellas también se han podido comparar contigo y desear algo que tú posees.

Puede ser cualquier cosa, desde tu pasión por algo hasta tu corte de cabello.

Debes tener presentes que como todos somos únicos, todos tenemos algo que es admirable para los demás. De la misma forma, tú tienes algo especial que te hace resaltar ante los demás.

5. Decide superar el síndrome del impostor

Aunque es el punto más obvio, este es el más difícil. Superar tus miedos o cambiar de mentalidad no es algo que suceda de la noche a la mañana, por mucho que nos esforcemos en ello.

Avanzar y dejar atrás el síndrome del impostor no va a ser tarea sencilla pero, con el empeño necesario, es posible. ¿Cómo? —te preguntarás.

Lo cierto es que no existe una respuesta concreta.

Coincidimos contigo en que esa es una terrible contestación, pero es la más acertada. Recuerda que cada persona es única y tiene problemas diferentes.

Nuestra recomendación es que trates de entender la raíz del problema.

Si descubres que llevas demasiado tiempo con él y ya no ves la forma de avanzar, acude a terapia.

No tengas miedo sobre cómo te verán los demás. Recuerda que cada uno tiene sus propias batallas y las debe librar de la mejor manera que le sea posible.

 

Te puede gustar